Bebidas energéticas comerciales contienen desinfectante diluido

Estos productos contienen niveles nocivos de peróxido de hidrógeno
Bebidas energéticas comerciales contienen desinfectante diluido
Las bebidas energéticas contienen altos niveles de cafeína y azúcar. Fuente: Unsplash.
Foto: Unsplash

Por su alto nivel de cafeína y azúcar, las bebidas energéticas comerciales suelen consumirse para mantenerse despierto, pero una investigación reciente encontró que estos productos también contienen desinfectante diluido en niveles que rebasan hasta 15,000 veces los niveles naturales producidos por el cuerpo.

La Universidad de Monash, una de las más prestigiadas de Australia, realizó un estudio de diversas bebidas energéticas que se venden en el mercado y encontró que contienen cantidades que pueden ser nocivas de peróxido de hidrógeno, un agente de desinfección que se utiliza comúnmente.

El peróxido de hidrógeno es el agente activo del agua oxigenada y la industria alimentaria lo utiliza frecuentemente para desinfección. De hecho, explican los investigadores, el organismo humano produce peróxido de hidrógeno en niveles que pueden inactivarse mediante procesos celulares, pero esta sustancia contenida en las bebidas energéticas, se estabiliza con la acidez de la misma bebida y del estómago, por lo que es difícil eliminarla del cuerpo.

La investigación, publicada en Food Chemistry, encontró niveles de peróxido de hidrógeno en marcas comerciales de este tipo de bebidas más altos de los que produce el cuerpo naturalmente. “La investigación indica que las personas beben peróxido de hidrógeno diluido cuando consumen algunas bebidas energéticas. Los efectos a largo plazo pueden explicar algunas tendencias de riesgo de cáncer en el grupo de edad que consume bebidas energéticas”, explicó la autora principal del estudio, la profesora Louise Bennett.

Los niveles medidos en las bebidas son 15,000 veces más altos que los niveles naturales producidos en el cuerpo y, aunque los niveles permitidos por los reguladores australianos son de hasta cinco miligramos por kilogramo, en muchos países los niveles permitidos son más bajos.

“Esto refleja que la toxicidad no se comprende bien, particularmente para el consumo regular de los 350 mililitros que contiene una bebida comercial“, señaló Bennett. Y aunque no especificó marcas, añadió que “esperamos que nuestra investigación conduzca a nuevos estándares para evitar la producción de peróxido de hidrógeno en este tipo de bebidas populares”.