Finlandia tiene una nueva arma para luchar contra el COVID-19: perros

Con sus 220 millones de receptores olfativos, los caninos pueden ser una valiosa forma de detección

Finlandia tiene una nueva arma para luchar contra el COVID-19: perros
Los perros ya son utilizados en los aeropuertos para detectar productos agrícolas y drogas.
Foto: Getty Images

Entre los muchos aspectos que la pandemia de coronavirus ha cambiado en el estilo de vida mundial, los viajes son uno de los más afectados. En vista de que varias investigaciones han demostrado que es posible contagiarse de coronavirus a bordo de un avión, las autoridades aeroportuarias están ocupadas en mejorar los métodos de detección de la enfermedad antes de que una persona infectada entre en contacto con decenas de pasajeros.

Mientras la mayoría de los aeropuertos utilizan controles de temperatura y pruebas rápidas para ubicar a personas enfermas, Finlandia tiene una nueva arma para luchar contra el COVID-19: perros.

Gracias a que cuentan con 220 millones de receptores olfativos contra los cinco millones que tenemos los humanos, los caninos tienen un sentido del olfato 10,000 veces más preciso que el nuestro, así que desde que inició este aciago 2020 investigadores de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Helsinki han entrenado perros para detectar el nuevo coronavirus con sus potentes narices. Y hoy trabajan en el aeropuerto de la capital finlandesa.

Desde ayer, un equipo de 16 perros entrenados participan en un programa piloto en el que se pide a algunos pasajeros que se limpien la piel con una toalla de prueba y la depositen en una taza. El animal huele entonces la toalla y, si detecta la presencia del virus, el pasajero es dirigido al punto de información de salud del aeropuerto. De esta manera se garantiza el anonimato de los viajeros y se evita la exposición directa del perro al patógeno.

Según el International Airport Review, los perros requieren sólo de 10 a 100 moléculas para detectar el COVID-19 casi con total exactitud, mientras las pruebas de PCR que se realizan con hisopos requieren de 18’000,000 de moléculas. Además, los canes son capaces de identificar el SARS-CoV-2 incluso días antes de que se presenten los síntomas, algo que ninguna prueba puede lograr hasta el momento.

Numerosas investigaciones en diversas partes del mundo han demostrado ya la sorprendente capacidad del olfato canino para detectar otras afecciones como malaria y cáncer.