Por qué la calabaza es tan beneficiosa para quienes sufren diabetes

Excelente fuente de betacarotenos, baja en calorías y con beneficios para la salud
Por qué la calabaza es tan beneficiosa para quienes sufren diabetes
Foto: Polina Tankilevitch/Pexels
Foto: Polina Tankilevitch / Pexels

Las calabazas de invierno en distintas variedades como butternut, delicata, spaghetti, kabocha, hubbard, bellota, dumpling dulce y calabazas de azúcar, son deliciosas, fáciles de almacenar y preparar y ofrecen beneficios para la salud.

La pulpa de la calabaza se puede comer directamente de su caparazón después de la cocción o disfrutar de su textura y sabor en sopas, guisos y postres. No solo la pulpa es comestible y muy nutritiva, también sus semillas.

La calabaza de invierno es una fuente excelente de la vitamina A y también aporta muchos minerales. Es rica en carotenoides como el betacaroteno, luteína y zeaxantina. Proporciona vitamina C, potasio, hierro y fibra.

Es un alimento con beneficios que pueden ayudar a reducir el riesgo de muchas enfermedades, incluidas enfermedades cardíacas y respiratorias, cáncer, diabetes y artritis, señala la Universidad del Estado de Michigan.

¿Por qué es un buen alimento para las personas con diabetes?

La calabaza es un alimento denso y que llena a pesar de ser bastante bajo en calorías (45-90 calorías por taza cocida, según el tipo) con un índice y carga glucémicos bajos. Tiene casi la mitad de la cantidad de carbohidratos que una batata, explica la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Los polisacáridos, un tipo de fibra no digerible que puede evitar que el azúcar en sangre suba después de comer.

Las proteínas y los aceites insaturados de las semillas también pueden tener un efecto moderador sobre el azúcar en sangre.

Otros beneficios a la salud:

Cáncer. El betacaroteno y la luteína son flavonoides que pueden ayudar a proteger las células de los efectos dañinos del oxígeno. Los flavonoides también se han investigado ampliamente por su posible papel en afectar o inhibir el crecimiento de las células cancerosas.

Las personas que consumen una gran cantidad de alimentos con betacaroteno podrían presentar un riesgo más bajo de tener ciertos tipos de cáncer, como cáncer de pulmón o cáncer de próstata.

No obtienes el mismo beneficio si tomas suplementos con vitamina A. Según la Oficina de Suplementos Dietéticos de NIH. 

Salud visual. La luteína y zeaxantina, pueden proteger los ojos de los rayos ultravioleta de la luz solar, y también ayudar a prevenir las enfermedades oculares relacionadas con la edad como las cataratas, publica el sitio especializado en salud WebMD.

Salud del corazón. La calabaza de invierno es rica en potasio y puede contrarrestar los efectos del sodio, ayudando así a prevenir la alta presión arterial. Una taza de calabaza cocida o bellota contiene 500 mg de potasio.

Cocina calabaza

La calabaza de invierno se puede hornear, hervir, cocer al vapor o preparar en guisados. Una forma rápida y saludable de preparar la calabaza de invierno es pelarla y cocinarla al vapor. Córtala en cubos y su tiempo de cocción al vapor dura aproximadamente siete minutos.

Para hornearla no necesitas pelarla, basta con que retires los extremos y cortes la calabaza a lo largo por la mitad.

También puedes darle cocción en el microondas. Retira la piel y corta por la mitad. Coloca en un plato apto para microondas con el lado cortado hacia abajo y programa de 5 a 10 minutos a temperatura alta hasta se ponga tierna.

Antes de cocinarla retira las semillas para después enjuagarlas, asarlas y disfrutarlas como una botana muy nutritiva y saludable. Son ricas en antioxidantes, hierro, zinc y magnesio.

Te puede interesar: