Descubre el poder medicinal del agua de chía y aprende a prepararla

El agua de chía es refrescante, ligera y muy nutritiva. Su consumo se relaciona con beneficios para perder peso, mejorar la digestión y depurar el organismo

Descubre el poder medicinal del agua de chía y aprende a prepararla
El agua de semillas de chía es saciante, hidratante, rica en minerales, antioxidantes y fibra.
Foto: shutterstock

Seguir una alimentación equilibrada es más importante que nunca, esto se debe en gran parte a que es un aspecto que se relaciona directamente con el peso corporal y el estado de salud. Lo cierto es que es un tema que en los últimos años se ha puesto de moda y que ha dado luz a numerosas tendencias de nutrición y bienestar, que se basan en diversas pautas alimenticias. Con base en ello existen alimentos de gran potencial terapéutico los cuales no pueden faltar en ninguna dieta saludable y medicinal, tal es el caso de las semillas de chía. 

Las semillas de chía son consideradas uno de los superalimentos del momento, aunque en realidad son un ingrediente milenario que ha sido utilizado hace muchos años por diversas culturas. Son inmensamente valoradas por su composición nutricional que se destaca por su alto contenido en ácidos grasos Omega 3, un inigualable contenido en proteínas vegetales y una riqueza muy peculiar en minerales y vitaminas,  como es el caso de calcio, hierro, magnesio, fósforo y vitaminas del grupo B.

Si bien las semillas de chía son un ingrediente muy versátil, sin embargo el agua de chía es uno de sus más valorados y populares usos. Y su consumo cotidiano se relaciona con extraordinarios beneficios  entre los que se destacan sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, que son responsables de la mayoría de su potencial terapéutico. Descubre todo lo que este maravilloso remedio cotidiano podrá hacer por tu salud, una gran alternativa para hidratarte y protegerte de enfermedades. 

Beneficios del agua de chía:

  • Las semillas de chía son muy ricas en fibra y gracias a ello son consideradas un maravilloso aliado para la buena digestión, promueven la eliminación de desechos y por ende el estimular el tránsito intestinal, son buenas para combatir el estreñimiento. 
  • Otro de los extraordinarios beneficios sobre su alto contenido en fibra, se debe a sus bondades para estimular la pérdida de peso. Al entrar en contacto con el agua las semillas tienen la capacidad de absorber de 10 a 12 veces su peso en agua y esto les otorga una consistencia similar a la de un gel, que las convierte en un alimento de gran poder saciante. Son un buen aliado para controlar el apetito, son un buen complemento para comer menos calorías y adelgazar. 
  • Las semillas de chía contienen una cantidad impresionante de ácidos grasos omega-3: ácido alfa-linolénico o ALA y gracias a ello son un alimento cadioprotector y de gran ayuda para salud del corazón.
  • Las semillas de chía son ricas en calcio, magnesio y fósforo, nutrientes esenciales que intervienen de manera positiva en la buena salud de los huesos.
  • El consumo de agua de semillas de chía es un gran remedio para regular los altos niveles de glucosa en la sangre, a la vez mejoran la sensibilidad a la insulina. 
  • Sus compuestos esenciales le confieren grandes propiedades antiinflamatorias, gracias a ello son muy efectivas en la prevención de enfermedades. 
  • Gracias a su contenido en minerales son perfectas para combatir la retención de líquidos. 
  • Es una bebida hidratante que proporciona mucha energía y también mejora el rendimiento físico y mental.

¿Cómo preparar agua de chía?

Ingredientes, para 1 litro de agua:

  • 30 gramos de semillas de chía
  • 2 limones
  • 2 cucharadas de miel cruda
  • 1 litro de agua
  • Hojitas de menta al gusto

Modo de elaboración:

  1. El primer paso es dejar las semillas de chía en previo reposo, para ello lo único que tendrás que hacer es colocarlas en un recipiente hondo con agua fresca. Este paso es importante para que se hagan más blanditas y crezcan su tamaño, realizarlo con 1 hora de anticipación es lo recomendable.
  2. En una jarra de vidrio exprime el jugo de dos limones grandes y frescos, agrega el litro de agua y mezcla bien. Finaliza disolviendo la miel.
  3. Agrega las semillas de chía, considerando también el agua de su remojo. Mezcla bien y agrega un par de rodajas de limón y hielo.
  4. Disfruta a lo largo del día, notarás rápidamente su maravilloso efecto en todo el organismo. La recomendación es consumir 1 litro al día.