Deportan a Cuba a nueve inmigrantes que se dirigían a la costa de Florida

La Guardia Costera interceptó a la embarcación a 10 millas al sur de Key Colony Beach

40 cubanos han intentado llegar sin autorización por mar a territorio estadounidense en el último años.
40 cubanos han intentado llegar sin autorización por mar a territorio estadounidense en el último años.
Foto: Guardia Costera / Cortesía

La Guardia Costera deportó a Cuba a nueve inmigrantes de ese país que fueron interceptados el domingo pasado en una embarcación en los Cayos de Florida, en el extremo sur de Estados Unidos, informó este martes la institución.

Los inmigrantes, todos hombres, fueron detectados por la Guardia Costera a unos 16 kilómetros (10 millas) al sur de Key Colony Beach.

La Guardia Costera además detalló que los cubanos fueron repatriados a Puerto de Cabañas (Cuba) por la tripulación del buque Kathleen Moore.

Durante el actual año fiscal, desde el 1 de octubre pasado, unos 40 cubanos han intentado llegar sin autorización por mar a territorio estadounidense, comparado con lo 327 contabilizados en todo el año fiscal 2019, según datos de la Guardia Costera.

Estas cifra representan el número total de interceptaciones en el mar y desembarques en los estrechos de la Florida, el Caribe y el Atlántico.

En enero de 2017, el entonces presidente Barack Obama (2009-2017) canceló la política “pies mojados/pies secos” decretada en 1995 que facilitaba la migración de cubanos al país.

Mediante dicha ley, los cubanos que tocaban territorio eran favorecidos con la Ley de Ajuste Cubano y podían quedarse en el país e incluso obtener residencia permanente, mientras que los otros eran deportados a la isla.

El presidente Donald Trump ha mantenido dicha restricción migratoria, mientras que ha revertido en su mayoría la política de deshielo sostenida por el Gobierno Obama.

Poco antes de la eliminación de ese beneficio, en el Estrecho de Florida se registró un inusual arribo de migrantes provenientes del país caribeño, en vista de que muchos anticiparon el fin de “pies mojados/pies secos”, ola migratoria que ha decaído en los últimos años.

Tras la cancelación de la política, el cruce de los llamados “balseros” se redujo notablemente y se volvieron más inusuales.