Anímate a eliminar el azúcar de tu dieta por 7 días: adelgazarás y reestablecerás tu bienestar

El excesivo consumo de azúcar deteriora la salud en todos niveles. Descubre los beneficios de darle un descanso al organismo

Anímate a eliminar el azúcar de tu dieta por 7 días: adelgazarás y reestablecerás tu bienestar
Ser conscientes de nuestra ingesta diaria de azúcar es indispensable para prevenir enfermedades degenerativas.
Foto: shutterstock

Todo aquello que nos haga regresar a lo natural y saludable, forma parte de las actuales y más relevantes tendencias de nutrición. Con base en ello últimamente diversos especialistas en medicina y nutrición han hablado sobre las devastadoras consecuencias de un alto consumo de productos procesados. Principalmente por su alto contenido en calorías y nulo aporte en nutrientes, que se relacionan con su elaboración rica en azúcares, grasas saturadas, harinas refinadas, sodio y todo tipo de conservadores. 

Sin embargo una de las conductas alimenticias más preocupantes y con inmediatas consecuencias en la salud, es el alto consumo de azúcar. Después de todo es innegable el efecto que causa un subidón de azúcar y cuando esto es recurrente se vuelve una condición a la que el cuerpo tiende acostumbrarse muy fácilmente a una constante ingesta de azúcar. 

Lo que en muchas ocasiones sucede es que no solemos ser conscientes de las cantidades de azúcar que consumimos día con día, esto se debe a que el azúcar agregada tiene una peculiar forma de colarse en todo tipo de productos de consumo cotidiano y que ni siquiera se relacionan con lo dulce. De lo que no hay duda es que se trata de alimentos con un gran valor calórico y que a menudo suelen relacionarse con un aumento en el peso corporal y otras cuestiones que afectan considerablemente la salud. 

El exceso de azúcar en la sangre puede aumentar los niveles de glucosa en la sangre hasta derivarse en diabetes, favorece las caries dentales, es causa directa del hígado graso, aumenta el riesgo de padecer condiciones cardiovasculares y diversos desórdenes metabólicos, incrementa los marcadores inflamatorios, altera el estado de ánimo, disminuye la concentración y causa fatiga crónica. 

A grandes rasgos la solución aparente es eliminar por completo en consumo de azúcar; sin embargo diversos especialistas en nutrición coinciden en que el caso de personas que llevan años con conductas alimenticias nocivas, estas restricciones tan tajantes pueden conducir a patrones menos saludables como los atracones. Es por ello que una buena alternativa para cambiar el rumbo es optar por iniciar con períodos de desintoxicación de azúcar, en los cuales le estaremos dando la oportunidad al organismo de reiniciar y resetarse. Cuando empezamos a disfrutar de lo positivo de estos métodos, poco a poco vamos modificando nuestro estilo de vida y lo mejor de todo es que será a largo plazo. 

¿Cómo hacer un detox de azúcar?

Teniendo en cuenta los parámetros establecidos por la Organización Mundial de la Salud, la cantidad recomendada para tener una nutrición saludable debe ser de menos de 6 terrones por día, que es lo equivalente a menos de 25 gramos. Resulta bastante relevante saber que la población estadounidense consume un promedio de 77 gramos al día, es decir un poco más del triple y es por ello importante crear una nueva conciencia al respecto.

Los 4 pasos para eliminar con éxito el azúcar por 7 días:

1. Adapta tu rutina diaria

Descubre aquellos hábitos que son la raíz del constante consumo de azúcar en tu dieta, considera esos pequeños gustos culposos que te das a lo largo del día como el café de la mañana, colaciones, postres, aderezos, salsas y todo tipo de bebidas azucaradas. Una vez que detectas esas costumbres, integra cambios concretos para omitir por completo esos alimentos y encuentra alternativas más saludables. 

2. Integra alimentos ricos en proteínas y fibra

Son los perfectos aliados para hacer frente a los antojos dulces, esto se debe a su poder saciante. A la vez son un buen complemento para estabilizar los niveles de azúcar en la sangre al ser de lenta absorción y bajo índice glucémico. Opta por alimentos integrales como la avena, quinoa, pan de centeno, frijoles, lentejas, garbanzos, arroz integral, judías, soja, frambuesas, fresas, manzana, naranja, plátano y vegetales como los guisantes verdes, brócoli, coles de bruselas, papas, vegetales de hoja verde, semillas de chía, almendras, pistaches, huevos, hummus, pollo y semillas de girasol. No sólo serán clave en el control del consumo de azúcar, benefician al sistema digestivo, la salud intestinal y estimulan la inmunidad. 

3. Buena hidratación

Es muy importante consumir a lo largo del día bebidas naturales sin azúcar como es el caso de agua natural e infusiones, ya que la falta de hidratación puede hacer que sea mucho más difícil para el hígado depurarse de los excesos del azúcar. Para promover los procesos detox es recomendable el consumo de líquidos tibios, como es el caso de la infusión de jengibre, cúrcuma, canela, limón y menta. Son de gran ayuda para acelerar los procesos digestivos y eliminar la inflamación. 

4. Evita el consumo de alimentos procesados y alcohol

Durante los 7 días que realices el proceso de desintoxicación de azúcar es indispensable evitar por completo cualquier producto procesado: bebidas azucaradas, yogurts y cereales comerciales, sopas instantáneas y de sobre, comidas congeladas, aderezos y salsas, snacks, granolas y postres. A la vez es fundamental evitar por completo la ingesta de alcohol, esto será de gran ayuda para promover la depuración. Finalmente ¿sabes cuánta azúcar se esconde en estos alimentos? Es por ello muy importante basar la rutina alimenticia en productos naturales, locales, de temporada y priorizar todos los ingredientes de origen vegetal. 

Con estos pequeños cambios no estarás eliminando por completo y restrictivamente el azúcar, simplemente vas a evitar el consumo de azúcares refinados, que son tan dañinos para la salud. Es una buena manera de iniciar con un positivo cambio gradual en el estilo de vida, que se relaciona con beneficios para perder peso, prevenir enfermedades degenerativas, mejorar la salud bucal, el estado de ánimo, el rendimiento físico y mental y la belleza de la piel.