6 motivos para evitar las cabinas de bronceado

La exposición prolongada a los rayos UV puede producir cáncer de piel

6 motivos para evitar las cabinas de bronceado
El uso prolongado de las cabinas de bronceado puede ser perjudicial para la salud.
Foto: Shutterstock

Debido al aislamiento por la pandemia del COVID-19, es probable que muchas personas hayan optado por las cabinas de bronceado para lucir una piel tostada característica de la temporada de verano. Sin embargo, son muchas las consecuencias nocivas que se pueden generar por el uso de estas cabinas.

Desde quemaduras en la piel hasta riesgo de cáncer, aquí te mencionamos cuáles son los 6 motivos por los que no deberías usarlas.

1. Envejecimiento prematuro de la piel

La exposición prolongada a los rayos UV contribuye a perder la elasticidad de la piel, a volverla reseca y a generar arrugas mucho antes de entrar en la etapa de la vejez.

2. Riesgo de padecer cáncer

Según la organización Skin Cancer Foundation, el uso de las cabinas de bronceado aumenta el riesgo de sufrir melanoma en comparación con solo exponerse al sol. 

De hecho, según un estudio de la organización, el 97% de las mujeres con melanoma habían usado cabinas de bronceado frecuentemente. 

3. Podría provocar daños irreparables en la vista

El mal uso de estas cabinas para lograr un bronceado perfecto o no usar las gafas de protección durante la sesión podrían causar lesiones graves en la retina.

Estas lesiones en muchas ocasiones pueden ser irreparables o derivar en otro problema conocido como ojo seco, el cual consiste en la dificultad de producir lágrimas que contengan los componentes necesarios para la lubricación del ojo.

4. Quemaduras

Pasar largo tiempo en exposición intensa de rayos UV producidos por estas cabinas podría generar serias quemaduras en la piel.

En casos extremos incluso las consecuencias podrían ser más graves, ya que la piel corre el riesgo de sufrir de infecciones

quemadura
Exponerse demasiado a los rayos UV puede generar quemaduras en la piel. Fuente: Shutterstock

5. Afecta el sistema inmune

El contacto de la radiación de rayos ultravioletas crea un efecto inflamatorio en la piel y puede tener connotaciones negativas sobre el sistema inmunológico.

Cuando esto sucede, las defensas del organismo bajan, y si bien el bajón es momentáneo, el cuerpo de todas formas queda expuesto a infecciones, y peor aún, a la formación de procesos cancerígenos.

6. Produce reacciones alérgicas

Las reacciones alérgicas se producen cuando se combina el uso de estas cabinas con el consumo de cierto tipo de medicamentos, tales como antidepresivos, ansiolíticos, antibióticos y antifúngicos, anticonceptivos y otros más.

Las reacciones que surgen son fotoalérgicas, es decir, producen urticaria y ronchas en la piel. Estas pueden ser severas o leves, dependiendo de la sensibilidad de la piel.

Recomendaciones

Según información del la Skin Cancer Foundation, se debe evitar el bronceado por completo, ya que es la mejor manera de proteger nuestra salud. También recomiendan tomar mucha agua para mantener la piel hidratada y hacer ejercicio de forma constante.

Sin embargo, si piensas usar una de estas cabinas, infórmate bien sobre el lugar al que irás. Procura que la exposición sea menos de 3 veces a la semana y que no sea muy prolongada. De esta forma, podrás cuidar el bienestar de tu piel.

También te puede interesar:

3 tips para lucir un rostro bronceado

Mascarilla de pepino y miel para mantener tu rostro hidratado

Descubre las mascarillas faciales adecuadas según tu tipo de piel

Cómo el retinol nos ayuda a tener una piel más joven