¿Por qué algunos no creen que Trump dio positivo a coronavirus?; dudas y teorías de conspiración inundan redes sociales

Investigaciones y análisis apuntan a que si algunos no creen la noticia de la enfermedad del presidente es por culpa del propio mandatario

¿Por qué algunos no creen que Trump dio positivo a coronavirus?; dudas y teorías de conspiración inundan redes sociales
Donald Trump durante su recorrido en el hospital militar Walter Reed en Maryland, a donde fue trasladado ayer.
Foto: EFE

Si a una figura del ámbito político se le relaciona con desinformación en cuanto al tema del coronavirus es al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Un estudio de investigadores de Cornell University esta semana confirma que al republicano se le asocia directamente con el suministro de información falsa o engañosa sobre el alcance e impacto de la pandemia.

Los estudiosos destacan en el reporte citado por el New York Times que las menciones a Trump se hallan en un 38 % de la totalidad de las conversaciones sobre desinformación examinadas como parte de la muestra.

En al menos 34 ocasiones desde febrero el presidente ha expresado que el coronavirus se irá pronto, según una recopilación de The Washington Post.

Dudas y teorías de conspiración en redes sociales

En vista de lo anterior no es raro que muchas personas, principalmente en redes sociales, cuestionen los datos que divulga el Gobierno, y, si en efecto, el presidente está enfermo.

En las pasadas horas, las publicaciones de usuarios en redes como Facebook y Twitter se han multiplicado como parte del debate sobre la salud del presidente.

La especulaciones son variadas, y van desde planteamientos de que se trata de una estrategia para no participar en los próximos debates, y hasta para descarrilar las elecciones del próximo 3 de noviembre.

La información en redes -no confirmada- llega al nivel de supuestas teorías de conspiración compartidas en FB y Twitter con anterioridad que alertaban que para estas fechas Trump anunciaría su enfermedad.

“La sorpresa de Trump de octubre será el anuncio de su infección. Falso, pero muy dramático”, indica uno de los posts citados por el NYT en el que supuestamente se anticipó el plan.

No hay pruebas al momento que sustenten los planteamientos anteriores.

Trump abonó al clima de incertidumbre

Sin embargo, a esto se suman las innumerables declaraciones de Trump sobre el virus en tono de burla que para algunos demeritan la integridad de lo que se está divulgando por parte de la Casa Blanca. En internet, hay decenas de videos en los que Trump se mofa de quienes usan mascarillas, o en los que ha puesto en entredicho los consejos de sus propios asesores o hace recomendaciones sobre tratamientos que no están aprobados ni mencionados por expertos. Muchos recordarán cuando el presidente sugirió tratar el coronavirus con “una inyección” de “desinfectante” o con “luz solar” como medios efectivos contra la enfermedad. Una de las que alzó la vista en desaprobación fue la Dra. Deborah Birx, entonces coordinadora de respuesta al coronavirus del presidente.

Además, Trump dijo que “la hidroxicloroquina puede funcionar como cura”, aunque su efectividad no está probada.

En el propio debate de este martes, Trump se burló de Biden por el uso de mascarilla.

“Tengo mascarilla, tengo una aquí mismo, pero no la uso como él, que cada vez que lo ves tiene una mascarilla. Puede estar hablando, a 200 pies (alrededor de 60 metros) de distancia y lleva la mascarilla más grande que hayas podido ver”, sostuvo Trump.

Los hechos apuntan a otra dirección

El doctor presidencial Sean P. Conley confirmó el diagnóstico de Trump y de la primera dama este viernes, y las actualizaciones sobre el estado del mandatario son constantes con fuentes experimentadas en el tema.

El equipo que atiende al funcionario, quien se mantendrá en el hospital militar Walter Reed por los próximos días, informó que luego de tomar una dosis de ocho gramos del cóctel experimental de anticuerpos de la farmacéutica Regeneron conocido como REGN-COV2, sin iniciará una terapia con el antiviral Remdesivir.

Antes de partir a Maryland como medida de “precaución”, Trump compartió un video en sus redes desde la Casa Blanca en el que indica “que piensa que todo va muy bien, tanto para el como para su esposa, pero que tomó la acción para asegurarse que “las cosas están funcionando”.

Los datos y declaraciones disponibles al momento parecen no ser suficientes para apaciguar las pasiones de los simpatizantes y opositores del presidente que siguen de cerca el tema de su salud a un mes para las elecciones, y que, seguramente, continuarán compartiendo sus impresiones en el ciberespacio.