Ethan Hawke: “Si vas a cambiar el modo en que piensa el mundo, no puedes pensar como piensa el mundo”

El actor estrena “The Good Lord Bird”, una serie sobre John Brown, figura clave en la lucha contra la esclavitud en los años previos a la Guerra Civil

Ethan Hawke: “Si vas a cambiar el modo en que piensa el mundo, no puedes pensar como piensa el mundo”
Ethan Hawke en The Good Lord Bird.
Foto: William Gray / SHOWTIME / Cortesía

BROOKLYN, NY – Cuando en 1861 comenzó oficialmente la Guerra Civil en Estados Unidos, en Kansas ya llevaban siete años de enfrentamientos entre quienes se oponían y abogaban por la legalidad de la esclavitud en el territorio que entonces aspiraba a convertirse en nuevo estado de la Unión.

Una de las figuras de este periodo que anticipó la Guerra Civil fue el abolicionista John Brown, que reunió a un grupo de hombres para luchar por la liberación de los esclavos negros y dio el golpe del arsenal de Harpers Ferry, por el que fue arrestado y condenado.
Brown se convirtió así en la primera persona ejecutada por traición en Estados Unidos. Sus hazañas durante la época de “Bloody Kansas” se cuentan en la novela “The Good Lord Bird” de James McBride, publicada en 2013 y cuyos derechos para televisión obtuvo sólo un año más tarde Ethan Hawke y su esposa Ryan Shawhughes.

Ahora el actor acaba de estrenar “The Good Lord Bird” en Showtime de la mano de Blumhouse Television. Pudimos hablar con el productor y protagonista –Hawke interpreta a Brown en la serie– sobre la importancia de su personaje y las heridas mal curadas que dejó la Guerra Civil en el país.

Pregunta: ¿Es John Brown un personaje conocido para el público general en Estados Unidos?
Ethan Hawke: En mi experiencia de dos años trabajando en esta serie me di cuenta de que la mayoría de la gente no sabe quién es John Brown. Quizá recuerdan que fue un abolicionista o algo sobre Harpers Ferry, pero diría que la gran mayoría no lo conocen de nada. Y los que sí, saben poco de él. Fue una figura incendiaria en la historia de Estados Unidos porque enseñar a John Brown obliga a plantearse grandes preguntas. Te obliga a enseñar que la Guerra Civil fue sobre la esclavitud, algo sobre lo que mucha gente no quiere hablar. También sobre leyes justas e injustas, violencia versus no violencia… Son conversaciones difíciles para gente joven, o para padres que no quieren hablar de eso con sus hijos o que en los colegios les hablen de esto. Durante años, en el Sur, las Hijas de la Confederación se encargaron de que John Brown fuera borrado de los libros de historia.

P.: ¿Por eso creíste importante producir esta serie?
E.H.: Creo que es importante por varias razones. Una es que el buen arte aspira a provocar al pensamiento y a arrojar luz en lugares oscuros, a guiarnos hacia conversaciones significativas. El país parece que ahora está realmente interesado en entender el racismo sistémico, lo que significa. Y para eso tiene que mirar atrás y ver cómo se formó este país, cómo se distribuyeron las ciudades… Hay tantos aspectos que toca la historia de John Brown.

Ahora, lo cierto es que el buen arte tampoco es educación. Tan pronto como le dices a alguien que quieres enseñarle, no quiere escucharte. La genialidad de McBride es su habilidad para contar la historia de John Brown desde el punto de vista de un joven afroamericano que se viste como mujer. Es inmediatamente divertido y extraño, así que no estás totalmente concentrado en la violencia, en el pecado, los crímenes, el horror… Sólo lo estás viendo desde el punto de vista de un chico que lo ve todo con inocencia.

Joshua Caleb Johnson como Onion y Ethan Hawke como John Brown en The Good Lord Bird.
Joshua Caleb Johnson como Onion y Ethan Hawke como John Brown en The Good Lord Bird. / Foto: Kevin Lynch/SHOWTIME

P.: Y es muy divertida. Hay mucho humor en la serie.
E. H.: Sí. No es la historia de John Brown que te contaría Toni Morrison. Es la historia de John Brown que te contarían Richard Pryor, Chris Rock o Red Fox. Ése es más el ángulo del que viene McBride.

P.: Hay una frase de Brown en la que dice que América nunca estará en paz hasta que erradiquemos la esclavitud. América erradicó la esclavitud, ¿pero está en paz?
E.H.: Es una cita textual de John Brown que dice: “América nunca tendrá paz hasta que se ocupe de la esclavitud”. Y aunque se eliminó el crimen de la esclavitud humana, creo que no lidió realmente con los principios que hicieron que aquello ocurriera. Y no lo ha remediado. Porque la forma en que están separadas las ciudades en barrios, el sistema educativo, el sistema policial… todo está orientado a una línea de pensamiento que empezó hace mucho tiempo.

Tuvimos esta maravillosa mujer en la serie que gestiona el Museo de la Guerra Civil en Virginia. Ella nos habló sobre cómo la mayoría de guerras civiles terminan en un genocidio o en una victoria clara. Y la Guerra Civil de Estados Unidos terminó en un extraño pacto de caballeros para seguir adelante sin culpar a nadie. Así se produjo la restauración y eso plantó las semillas para Jim Crow y la segregación, lo cual no curó el crimen de la esclavitud. Simplemente lo apartó a un lado.

 

P.: El personaje es muy histriónico y violento. Sus ideales son correctos, pero es extremadamente violento. ¡Y está loco!
E.H.: La verdad es que esta novela me fascinó. Con su sentido del humor y con el hecho de que no alaba como héroe a nadie. Ni a John Brown ni a Frederick Douglass. Son seres humanos llenos de salvaje hipocresía, y de brillantez, y de genio. Me fascinó cómo siembran el caos en la sociedad. Si tú vas a cambiar el modo en que piensa el mundo, no puedes pensar como piensa el mundo. Brown fue una figura tan extravagante. Era intransigente en su creencia en la igualdad humana. Y eran otros tiempos. La gente solía llevar a los niños a ver las ejecuciones públicas. La forma en que pensamos está siempre evolucionando y él quería realmente cambiar por completo la forma en que pensaba la gente sobre otros seres humanos. Y esto no es exclusivo de los Estados Unidos de América. La gente ha sido terrible con los demás por todo el mundo a lo largo de la historia de la Humanidad. Los que tienen dinero causan estragos en los que no lo tienen. Y cuando los que no tienen dinero tratan de luchar, son a menudo aplastados. John Brown se puso del lado de los desposeídos. Y es extrañamente hipócrita, porque cita a Jesús a la vez que carga su pistola. Es un personaje fascinante para interpretar.

P.: Y fue la primera persona ejecutada por traición en Estados Unidos.
E.H.: Y básicamente todo lo que hizo fue citar la Declaración de Independencia. ¿Cómo pudo ser un traidor? Él trató de subrayar la hipocresía de la sociedad de su tiempo: lo horrible que trataban a las mujeres, lo horrible que trataban a los nativos americanos, lo horrible que trataban a la gente negra. Y estaba dispuesto a hacer algo sobre ello. Por eso es por lo que llaman loco a uno.

Para Hawke, como actor, John Brown es un personaje "fascinante". / Foto: Kevin Lynch, Showtime
Para Hawke, como actor, John Brown es un personaje “fascinante”. / Foto: Kevin Lynch, Showtime

P.: ¿Se justifica la violencia? Brown decía que estaba cansado de la gente que habla y no actúa.
E.H.: Son preguntas muy difíciles, realmente. Cuando ves la historia de la lucha por la igualdad… Nelson Mandela estuvo en la cárcel por almacenar armas. Y pudo haber salido mucho antes si hubiera elegido la línea “no violenta”, pero no lo hizo hasta que se terminó el apartheid. La lucha por la justicia es muy larga. Sé que McBride hubiera dicho: “La sangre ya ha sido derramada”. Pero John Brown hizo más por la causa con las cartas que escribió desde la prisión que con todo lo que hizo con las pistolas.

Harriet Tubman dijo: “Estamos en el umbral de la puerta del cambio. Sólo tenemos que caminar a través de ella”. El problema es que caminar a través de esa puerta está tomando mucho más tiempo del que nadie hubiera pensado.