Queensland es la nueva casa de los esquiadores acrobáticos de cara a los Juegos Olímpicos de Invierno del 2022

Los australianos ahora tienen una estación donde podrán entrenar todo el año

La dos veces olímpica Danielle Scott es una de las beneficiadas por la obra.
La dos veces olímpica Danielle Scott es una de las beneficiadas por la obra.
Foto: Cameron Spencer / Getty Images

El complejo deportivo Sleeman de Brisbane, en Queensland, Australia, ahora tiene la mejor instalación de esquí al aire libre del mundo.

Hasta hace poco era inimaginable que Queensland fuera el lugar ideal para entrenar durante todo el año para un deporte de los Juegos Olímpicos de Invierno, pero hoy es posible. Luego de 1 año de espera, la estación con la rampa de 37 metros de altura ya es una realidad. Y llega en el mejor momento, ya que los atletas no necesitarán salir de su país para entrenar en esta época en la que siguen los contagios por coronavirus alrededor del mundo.

Este lugar será el nuevo campo de entrenamiento del equipo olímpico de esquí acrobático Flying Kangaroos, quienes podrán deslizarse por la rampa a más de 70 kilómetros por hora, lo que les permitirá elevarse hasta 17 metros para practicar sus trucos y maniobras.

Danielle Scott, una de las atletas olímpicas beneficiadas manifestó su alegría en una entrevista para ABC Australia, ya que esto le permitirá ahorrar tiempo y destinar el dinero invertido a su país, porque últimamente tenía que viajar a Estados Unidos para prepararse en una rampa similar.

“Realmente significa el mundo. Hemos estado a merced de otros países durante tanto tiempo, y todo ese dinero que hemos estado poniendo en el extranjero ahora se puede devolver a Queensland y Australia“.

View this post on Instagram

First day of spring baby! @goproanz

A post shared by Danielle Scott (@daniellescottski) on

Sobre la funcionalidad de la rampa, la dos veces olímpica y doble medallista mundial de salto aéreo opinó que les permitirá simular perfectamente los saltos de las competencias oficiales.

Tenemos los mismos esquís y botas, un chaleco salvavidas y un traje de neopreno, y básicamente tenemos la misma forma de salto, recién construida con una superficie de plástico, lo que nos permite practicar esos saltos y aterrizar con seguridad en el agua” aseveró.

Ahora podemos entrenar todo el año, cuando queramos, cuando lo necesitemos, así que se ve bien para el futuro”, finalizó Abbey Willcox, otro miembro del equipo Flying Kangaroos, quien ve esto como una ventaja competitiva antes de los Juegos Olímpicos de Beijing 2022.