Migbelis Castellanos revela que para conquistar a un hombre ella seduce a través de la intimidación

La estrella de Univision reveló que estuvo prometida, que no devolvió el anillo al terminar la relación y que al final destruyó la joya para hacerse otra pieza con él...

Migbelis Castellanos.
Migbelis Castellanos.
Foto: Mezcalent

Migbelis Castellanos se une a Roberto Hernández para presentar el segmento digital “Seguimos Enamorándonos” (Unimás) todos los viernes a través de Instagram. Y hablando del amor, la última reina de “Nuestra Belleza Latina” comparte como haría para conquistar a un chico, y resulta que justamente eso es lo que está haciendo ahora.

“Yo soy bien lanzada, ¡jajaja! Cuando a mí un muchacho me gusta, yo hago todo lo posible para que él lo sepa y trato de intimidarlo. Siempre eso es lo que hago, siempre trato de mirarle a los ojos fijamente para que se intimide, y ya ahí lo tengo atrapado; la clave es la mirada“.

¿Tú das el primer paso?

Sí, si me gusta mucho yo soy la que me acerco. De hecho, yo voy a confesarte que ahora mismo soy yo la que, como decimos en Venezuela, le está “echando los perros” al chico que me gusta, no él a mí, ¡imagínate! Yo soy la que estoy pendiente de él, yo le escribo y él se deja consentir, ¡jajaja!

Entonces, ¿ya es tu novio?

Sí, estamos “dating”, pero todavía ahí….

Su compañero en el show, Roberto, interviene. “Tranquila, que yo voy a traer todo lo que pasa detrás de cámaras, (risas). Por eso tenemos este show digital (Seguimos Enamorándonos), porque nos vamos a encargar de todo lo que pasa en ‘Enamorándonos’, y el viernes traemos esos secretos que tanto ustedes quieren saber”.

Y tú Roberto, ¿Cómo hiciste para conocer a tu esposa?

Eso fue fácil, le dije “¿quieres bailar?”, después la arrinconé en un sitio y le robé el beso. Yo soy más lanzado que Migbelis, y después de ese beso ya tenemos once años juntos y dos años de matrimonio; próximamente ¡el bebé!, (risas).

Migbelis, ¿cuál ha sido tu mayor desilusión en el amor?

Yo ya lo superé, pero ¡imagínate! Me pidieron matrimonio y pensé que me iba a casar y luego no se dio y rompimos.

“¿Regresaste el anillo?”, pregunta Roberto. “No regresé el anillo, obvio que no, eso no se regresa, es un regalo. Pasó a mejor vida”.

“¿Lo vendiste?”, le preguntaron. “Sí, más o menos, lo destruí y me hice otra cosa con él”, confiesa la venezolana.