Cómo los hombres deben ejercitar el suelo pélvico para evitar la eyaculación precoz

Ejercitar el suelo pélvico también ayuda a prevenir y a disminuir la incontinencia urinaria y la incontinencia fecal

Cómo los hombres deben ejercitar el suelo pélvico para evitar la eyaculación precoz
Ejercitar la zona abdomino-pélvica aporta beneficios en la sexualidad de muchos hombres
Foto: Shutterstock

La eyaculación precoz es un problema que sufren muchos hombres en la actualidad y que afecta seriamente su salud y su sexualidad. Sin embargo, de acuerdo con el portal de BBC Mundo, es posible atacar esta afección a partir de ejercicios físicos que fortalezcan el suelo pélvico, que involucren la contracción y relajación de los músculos. 

La idea detrás de trabajar el suelo pélvico es incluir los ejercicios que lo refuercen en una rutina física para que el desarrollo del cuerpo sea integral. Si te interesa saber cómo hacerlo y además qué otros problemas puedes solucionar al trabajar el suelo pélvico, te lo contamos aquí.

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico es la parte del cuerpo ubicada debajo del tronco, el sitio en que se asientan y se protegen los órganos y vísceras inferiores. El suelo pélvico sirve de sustento para la vejiga, los intestinos y el recto, al actuar como el cierre de la caja abdómica-pélvica.

El suelo pélvico está conformado por 5 músculos, y 3 de ellos forman la musculatura elevada del ano, que es la zona que se trabaja en el entrenamiento del suelo pélvico. Estos músculos son el ileocoxígeo, el pubcoxígeo y el puborrectal.

¿Qué ejercicios son útiles para trabajar el suelo pélvico?

Para obtener resultados, estos ejercicios deben realizarse constantemente y de forma adecuada. Fuente: Shutterstock

El suelo pélvico se ejercita con una serie de actividades bautizadas en honor al Dr. Arnold Kegel, un especialista estadounidense que pensó estos ejercicios como un método para solucionar la incontinencia urinaria posterior al parto.

Los ejercicios de Kegel consisten en contraer y relajar repetidamente los músculos pélvicos al activar toda la zona del ano, la zona testicular y la región de los glúteos. Una forma de explicar esto al paciente es que debe apretar el ano como si intentara evitar que salga una flatulencia.

Este ejercicio también puede realizarse a la hora de orinar. En este caso, debe hacerse un poco de fuerza para cortar el flujo, aguantar un poco, dejar salir, cortar, y así sucesivamente. Esta actividad fortalece la parte posterior del cuerpo, ayudando a solucionar el problema de eyaculación precoz.

Esta rutina debe hacerse de 3 a 4 veces por semana en series de repeticiones. Se contraen los músculos y se aguantan por 10 segundos, después se relajan por otros diez. Entre serie y serie debería haber un mínimo de medio minuto de descanso.

Estos ejercicios deberían complementarse con una rutina de tonificación abdominal que fomente una mejoría en esta zona del cuerpo. Esta rutina debe alternarse con los ejercicios dirigidos hacia la zona pélvica, pero a veces pueden realizarse en un mismo día.

Ejercitar el suelo pélvico contribuye a disfrutar de una buena sexualidad, una de las razones por la que vale incluir en nuestra rutina física los ejercicios mencionados anteriormente. No son difíciles de realizar, sino bastante accesibles y sencillos.

También te puede interesar:

¿Cómo sería seguro tener relaciones sexuales en tiempos de Covid-19 con nuevas parejas?

5 maneras naturales de combatir la falta de erecciones

Los días del año en los que se tiene más sexo

En E.E.U.U. tenemos menos sexo que antes