Empleada doméstica se convierte en “viuda negra” al asesinar a su esposo e hijos para quedarse con millonaria herencia

La mujer acabó con la vida de su marido y de sus hijos por haberla sacado de su millonario testamento

Su marido la habría dejado fuera de la herencia al descubrirle varias infidelidades.
Su marido la habría dejado fuera de la herencia al descubrirle varias infidelidades.
Foto: Shutterstock

Los habitantes de la ciudad de Puebla, en México, se han movilizado en redes sociales para dar con el paradero de una mujer llamada Berenice Alanís Morales, a quien han apodado como “la viuda negra”, luego de que supuestamente mandara asesinar a su esposo y a los hijos de este para poder quedarse con la herencia.

Según la información divulgada por algunos medios locales, Berenice trabajaba como empleada doméstica en el domicilio del empresario Jacobo Quesada, a quien poco a poco fue enamorando y finalmente se casaron.

Quesada tenía 2 hijos de su matrimonio anterior, Patricia y Jacobo Jr., quienes legalmente serían los herederos de una fortuna millonaria, en la cual estaba incluida una colección de autos valuada en $1 millón de dólares.

Supuestamente, Alanís Morales habría quedado fuera del testamento de su marido luego de que este le descubriera varias infidelidades, incluida una con su propio hijo.

 El crimen de la “viuda negra”

Según el portal C4NoticiasMX, la noche del 4 de abril de 2019, Berenice acudió a uno de los gimnasios de su esposo aparentemente para entrenar y en donde se encontraban los hijos y su pareja, con quien ya no vivía pero que legalmente aún no estaban divorciados.

La mujer le pidió al empleado del lugar saliera a hacer unas cosas y fue cuando aprovechó para dar ingreso a unos sicarios, los cuales abrieron fuego en contra de Quesada y sus hijos, de lo cual casi nadie se enteró porque Berenice puso la música a todo volumen.

Tras varias semanas de investigación, las autoridades detuvieron a Alanís luego de que en su declaración cayera en varias contradicciones. Pese a ello, un juez determinó dejarla en libertad, alegando que su detención había sido ilegal.

A más de uno año de este acontecimiento, el caso se ha vuelto a reabrir por órdenes de un juez de la Ciudad de México, el cual giró orden de búsqueda, localización y detención de Berenice, por su presunta relación en el asesinato de su expareja y los hijos de él.

Según diversas informaciones sobre las indagatorias de las autoridades, la llamada “Viuda Negra” se ha movido por los estados de Puebla, Querétaro, Hidalgo y la Ciudad de México.