Avanza proyecto de ley para extender restaurantes al aire libre de manera permanente en NYC

Aunque De Blasio ya había anunciado que el plan continuaría, el Comité de Asuntos del Consumidor y Negocios del Concejo Municipal aprobó un proyecto para amparar la iniciativa como norma de la Ciudad

Avanza proyecto de ley para extender restaurantes al aire libre de manera permanente en NYC
El mexicano Reynaldo Jiménez, del restaurante Patrón, de Manhattan.
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

Para Reynaldo Jiménez, quien trabaja en el restaurante Patrón, de Manhattan, la ubicación de mesas al frente del reconocido negocio de comida mexicana de Hell’s Kitchen, significó la posibilidad de tener mayor estabilidad laboral tras los duros meses de pandemia del COVID-19, que no solo han dejado más de 20,000 muertes en la ciudad, sino bolsillos desangrados.

El ayudante de mesero calificó el plan implementado desde el verano por la Ciudad, como un buen “salvavidas” para miles de neoyorquinos que tienen allí una fuente de ingresos, y también una buena alternativa para los restaurantes, que hasta ahora solamente pueden operar adentro a un 25% de su capacidad.

“En medio de la situación tan dura, al menos esto de tener mesas afuera nos ha ayudado un poco, aunque hay que estar entrando y sacando cosas todos los días, pero es algo bueno”, dijo el mexicano.

Pero ahora que se acerca el invierno, y aunque la Administración De Blasio ya había anunciado hace unas semanas que el programa continuaría más allá del 31 de octubre (fecha en la que debía terminar), el Concejo Municipal quiere garantizar ese derecho de manera permanente en la Gran Manzana por ley, y este martes, se dio un paso más en la ruta legislativa.

El Comité de Asuntos del Consumidor y Empresas de ese órgano municipal, sometió a votación el proyecto de ley 6655, promovido por el concejal Antonio Reynoso, que busca delinear toda la estructura para mantener en funcionamiento en cualquier momento del año los espacios exteriores, tomando en cuenta medidas como calefacción y seguridad, entre otras cosas.

Proyecto será votado el jueves

Con 4 votos a favor, dos en contra y un salvamento, ese comité aprobó la iniciativa, que ahora deberá ser sometida a votación este jueves próximo en la plenaria del Concejo Municipal, y luego deberá ser firmada por al alcalde Bill de Blasio, quien se ha mostrado como defensor del programa de Restaurantes Abiertos. Se estima que hasta el momento se han beneficiado más de 10,300 negocios y se han restaurado unos 90,000 puestos de trabajo, con una iniciativa que deja de lado trámites de burocracia y al que pueden aplicar negocios que tengan la manera de instalar mesas afuera, en aceras, estacionamientos, patios, e incluso calles.

“Lo que queremos hacer con esta ley es clarificar los esfuerzos del alcalde para convertir este plan en algo permanente”, aseguró el concejal Andrew Cohen, presidente del Comité del Consumidor y Empresas, tras manifestar que faltando poco para que llegue el frío en todo su esplendor, urge que el Concejo apruebe una ley que presente todos los lineamientos necesarios para el uso de carpas que protejan los espacios exteriores, y medidas de calefacción, tema donde algunos dueños de restaurantes tienen dudas todavía.

“Queremos proveer todo el alivio posible a los restaurantes hasta que pase la pandemia”, enfatizó el concejal, poniendo de manifiesto que la industria de los restaurantes ha sido una de las más impactadas por el coronavirus, dejando más de 13,000 negocios cerrados y 187,000 empleos perdidos en el área del servicio y la hospitalidad.

El legislador explicó que el proyecto de ley extendería el vencimiento del actual programa hasta el 30 de septiembre de 2021, y de ahí en adelante, la iniciativa sería reemplazada por “un programa permanente para permitir el uso de asientos en la calle como áreas de comedor al aire libre”.

Cohen destacó que además, el proyecto de ley autorizará el uso de calentadores portátiles eléctricos y de propano en las áreas exteriores, bajo las normativas que emita el Departamento de Bomberos de la Ciudad.

A pesar de manifestar su apoyo al programa de restaurantes, el concejal Peter Ko, no votó a favor del proyecto y aseguró que la Ciudad debería revisar más el programa, antes de que se convierta en ley municipal.

“Extender esto al invierno requiere más examinación cuidadosa para conocer el impacto verdadero de las calles y tenemos la responsabilidad de implementar un programa piloto para monitorear el programa en el invierno, antes de codificarlo como ley”, dijo el legislador.

El concejal Brad Lander, de Brooklyn, coincidió con su colega en que es necesario vigilar los efectos del programa de mesas en el exterior, pero votó a favor del plan y dijo que los negocios, que actualmente siguen pasando necesidades debido a las restricciones de abrir plenamente al 100% no pueden darse el lujo de esperar.

“Es importante monitorear y poner atención, pero tenemos que empezar a ayudar a la gente como sea posible. No hemos hecho suficiente por los restaurantes ni por los trabajadores delivery”, comentó, pidiendo que además de mueva en el Concejo un proyecto que ayude a los repartidores de comida.

Permitirán usar calentadores eléctricos portátiles

El presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson, también respaldó el proyecto de ley y aseguró que permitir el uso de equipos de calefacción movibles será un alivio para muchos negocios.

“Nuestros restaurantes locales son una parte fundamental de la ciudad de Nueva York, pero es una industria que se ha visto muy afectada por la pandemia de COVID-19. Ampliar las comidas al aire libre durante todo el año y permitir que los restaurantes utilicen calentadores eléctricos portátiles y de propano ayudará a nuestros restaurantes a sobrevivir en este momento difícil”, dijo Johnson, advirtiendo que de una forma, ello de paso contribuye con la sanación emocional de los habitantes de la Gran Manzana.

“También ayuda a los neoyorquinos. Nos encanta salir a comer, y cenar al aire libre nos ha dado una sensación de normalidad estos últimos meses. Me enorgullece apoyar este proyecto de ley y votaré sí el jueves cuando se someta a una votación en pleno del Consejo”, concluyó el jefe del Concejo.

Rocío Molina, quien suele comer en los restaurantes de Hell’s Kitchen, se mostró contenta con la medida, ya que confesó que con el incremento de casos del COVID en más de una decena de vecindarios de la ciudad, no se siente cómoda comiendo en espacios interiores.

La verdad a mi me da miedo comer adentro, por todo lo que uno oye, especialmente con el tema del movimiento del aire acondicionado que se sabe que otras ciudades eso ha disparado los cotagios”, dijo la colombiana, quien trabaja en una compañía se consultoría. “Me siento mejor si sé que puedo seguir saliendo en el invierno, protegida y con calefacción, comiendo afuera”.

Según el ecuatoriano Ronald Rodríguez, quien trabaja como mesero en un restaurante de la Avenida Novena de Manhattan, son muchos los clientes que manifiestan temores similares, y optan por no usar las mesas en el interior.

“Aunque ya abrimos los restaurantea adentro desde el 30 de septiembre, es decir, ya dos semanas, la verdad muchas veces estamos vacíos, porque la gente no quiere comer allá”, dijo el trabajador.

El programa de restaurantes abiertos en cifras