Por qué es preocupante para latinos que jueza Barrett evada hablar de Obamacare y derechos electorales

La nominada a la Corte Suprema declina abordar temas clave

Por qué es preocupante para latinos que jueza Barrett evada hablar de Obamacare y derechos electorales
La jueza Amy Coney Barrett.
Foto: ANDREW CABALLERO-REYNOLDS/POOL / AFP / Getty Images

Aunque parece que habla a un macronivel político durante sus audiencias en el Senado, las opiniones de la jueza Amy Coney Barrett –o su silencio sobre ciertos temas– deben tomarse en cuenta para entender cómo actuaría en la Corte Suprema, por ello es preocupante que evada asuntos como el Obamacare, los derechos electorales e inmigración, temas que impactan a la comunidad latina.

Antes de avanzar sobre los dichos de la jueza en el Comité Judicial es necesario señalar que la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA), conocido como Obamacare, ha aumentado la capacidad de los estadounidenses para obtener la atención médica, especialmente entre comunidades de color, incluidos los latinos.

Según The Commonwealth Fund, con base en datos de la Encuesta sobre la Comunidad Estadounidense (ACS) federal y el Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento (BRFSS) para los años 2013 a 2018, hubo una mejor cobertura médica para adultos mayores y jóvenes.

“Las expansiones de la cobertura de la ACA han llevado a reducciones históricas en las disparidades raciales en el acceso a la atención médica desde 2013”, indica el reporte. La brecha entre las tasas de latinos y blancos sin seguro disminuyó 9.4 puntos.

Agrega que ha habido un estancamiento desde 2016, año en que comenzó el Gobierno del presidente Donald Trump, quien ha buscado desaparecer el programa.

Los demócratas han enfocado sus esfuerzos al tema de salud, considerando las intenciones de la Administración Trump y la audiencia de este miércoles, el senador Patrick Leahy (Vermont) fue directo: “¿Alguna vez escribió o habló en contra la ACA?”

Barrett reconOció críticas al programa, pero argumentó que fue como “académica”. En 2017, la jueza quien era profesora de derecho de la Universidad de Notre Dame, se opuso a la postura de 2012 del presidente de la Corte Suprema, John Roberts, sobre Obamacare.

Ante senadores dijo que “nunca” había hecho una posición política sobre el tema, pero no detalló a qué se refiere.

“No, nunca he tenido la oportunidad de opinar sobre la cuestión de la política”, expresó. “No estoy aquí con la misión de destruir la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio… Solo estoy aquí para aplicar la ley y cumplir con el estado de derecho”.

Derechos de votación

En el caso de los derechos electorales, estos afectan a votantes de raza negra, latinos y nativos americanos, principalmente, debido a cambios en legislaciones estatales sobre identificación, la depuración de listas, el cierre de lugares de votación, la reducción de sufragio anticipado y la impugnación de la elegibilidad, destaca el Comité Nacional de Abogados para los Derechos Civiles Bajo la Ley.

Kristen Clarke, quien forma parte de ese Comité, dijo a USA Today que los cambios estatales ocurren principalmente ante la falta de una revisión federal.

“Sin ese proceso de revisión federal, hemos visto literalmente que los esfuerzos desenfrenados de supresión de votantes se apoderaron de partes del país en los últimos años”, advirtió Clarke.

A esa problemática se suma la presión del presidente Trump sobre un supuesto fraude electoral con el voto por correo, el cual ha sido necesario ante la pandemia de coronavirus, que ha impactado severamente a comunidades de color.

Barrett no quiso responder el cuestionamiento de la senadora Amy Klobuchar (Minnesota) sobre si la votación por correo era esencial para millones de estadounidenses en este momento.

“Esa es una cuestión de política sobre la que no puedo expresar una opinión”, dijo Barrett someramente.

Su postura aumenta las suspicacias sobre cómo actuará en caso de que la Corte Suprema deba decidir una controversia electoral, si el presidente Trump y el exvicepresidente Joe Biden llevan la contienda a trIbunales.

¿Y la separación de niños migrantes?

La jueza Barrett tuvo un momento álgido cuando se abordó la separación de niños migrantes de sus padres, una política del presidente Trump de 2018 que debió terminar en julio de ese año.

El senador Cory Booker (Nueva Jersey) la cuestionó “si estaba mal separar a los niños” de sus padres como una estrategia migratoria.

A pesar de que distintas cortes se han pronunciado en contra de esa política del presidente Trump, la jueza Barrett afirmó que era una discusión política.

“Ese es un tema de debate político candente en el que no puedo expresar una opinión o ser involucrada como jueza”, dijo.

El presidente Trump confía en que su nominada a ocupar la posición de la jueza Ruth Bader Ginsburg sea confirmada antes de las elecciones del 3 de noviembre. El Senado podría tomar una decisión el 22 de octubre.