Pfizer puede tener lista su vacuna del coronavirus en noviembre, pero no llegará antes de las elecciones

En reiteradas ocasiones, el presidente Donald Trump ha dicho que una vacuna para frenar COVID-19 se aprobaría para uso antes del 3 de noviembre

Pfizer puede tener lista su vacuna del coronavirus en noviembre, pero no llegará antes de las elecciones
Pfizer aún tiene que esperar que los resultados de su vacuna sean positivos.
Foto: Justin Lane / EFE

La farmacéutica Pfizer espera solicitar en noviembre la autorización de emergencia para la vacuna que está desarrollando contra el coronavirus, pero no será antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, como prometió Donald Trump.

Según informó este viernes el director ejecutivo de la compañía, Albert Bourla, Pfizer recién en la tercera semana de noviembre aplicará para obtener la autorización de emergencia por parte de la Administración de Medicinas y Alimentos (FDA, en inglés).

Bourla aseguró en un comunicado que pese a que la farmacéutica sabrá a fines de octubre si la vacuna funciona, necesitarán tiempo adicional para recopilar datos de seguridad y de fabricación, que extenderán el cronograma al menos hasta las últimas semanas de noviembre.

[La falta de pruebas pone en duda el uso de la vacuna del coronavirus en niños durante los primeros meses]

El anuncio marca un cambio respecto a las declaraciones previas entregadas por Pfizer, que enfatizaban que la vacuna podría estar lista en octubre, antes de las elecciones.

Eso cumplía el deseo de Trump, quien en reiteradas ocasiones afirmó que una vacuna para frenar el COVID-19 se aprobaría para uso antes del 3 de noviembre.

[Fact check: Trump dice que la vacuna del COVID-19 estará lista en octubre. Pero esto es improbable]

La autorización de emergencia es una facultad que tiene la FDA para aprobar el uso de un medicamento en un proceso resolutivo más ágil y rápido, evitando semanas o meses de análisis de los estudios que presente una farmacéutica.

La FDA endurecerá los requisitos para aprobar de emergencia una vacuna contra la COVID-19, en un intento por mostrar transparencia y generar confianza en el público, según publicó The Washington Post.

Para llegar a solicitar esa autorización, Pfizer aún tiene que esperar que los resultados de su vacuna sean positivos.

Otras farmacéuticas que están buscando la vacuna contra el coronavirus han enfrentado dificultades.

A comienzos de septiembre, el laboratorio AstraZeneca suspendió sus pruebas en voluntarios de la vacuna que desarrolla junto con la Universidad de Oxford del Reino Unido, tras la aparición de “una enfermedad potencialmente inexplicable” en uno de los voluntarios.

[El mundo ha gastado 21,000 millones de dólares en el desarrollo de la vacuna]

Y esta semana, Johnson & Johnson anunció que suspenderá los ensayos clínicos de su vacuna por reacciones adversas en los voluntarios que recibieron las dosis. La farmaceútica no dijo cuál es la enfermedad que los afecta.

El experto en enfermedades infecciosas Anthony Fauci dijo que la interrupción de los ensayos es un hecho “desafortunado” aunque matizó que es algo que puede ocurrir con frecuencia en vista de las precauciones por la seguridad de los pacientes.