Los 6 mejores alimentos para integrar en la dieta diabética

La calidad de los alimentos juega un papel esencial en el buen control de la diabetes. Conoce los productos que no podrán faltar en tu dieta, son nutritivos y llenos de propiedades antioxidantes y antiinflamatorias

Los 6 mejores alimentos para integrar en la dieta diabética
Toma el control de la diabetes con está selección de alimentos con grandes propiedades terapéuticas, que regulan los niveles de glucosa en la sangre.
Foto: Shutterstock

Uno de los aspectos más difíciles de controlar cuando se padece diabetes, es aprender a seleccionar las mejores opciones de alimentos. Teniendo en cuenta que la dieta diabética tiene como principal objetivo controlar los niveles de azúcar en la sangre, resulta más importante que nunca revisar a fondo los principales elementos en los que se basa la dieta.

Si bien seguir una alimentación natural, fresca y de temporada y evitar cualquier tipo de alimento procesado, es fundamental. También es importante considerar alimentos que actúen como un buen aliado para prevenir las complicaciones que suelen relacionarse con la diabetes, como es el caso del sobrepeso, los padecimientos cardíacos, digestivos, alteraciones en el estado de ánimo, afecciones en la piel, entre otras.

Lo cierto es que a grandes rasgos las principales recomendaciones de diversos especialistas en nutrición y medicina coinciden en disminuir y tener bien controlada la ingesta de carbohidratos, aumentar el consumo de proteínas, vegetales, grasas saludables, frutos secos y semillas; la fruta y los productos lácteos están permitidos pero en porciones controladas. Sin embargo existen alimentos particulares que son un maravilloso aliado nutricional en la alimentación diabética, que brillan por su extraordinario aporte nutricional y se destacan por su contenido en antioxidantes y antiinflamatorios. A continuación 6 de las mejores y más accesibles alternativas de alimentos para llenar de nutrición y bienestar cualquier plan alimenticio diabético. 

1. Pescados grasos

Las variantes de pescados grasos son consideradas una de las mejores fuentes de proteínas de alto valor biológico y también una de los alimentos más saludables del planeta. Variedades como el salmón, las sardinas, el arenque, las anchoas y el bacalao, representan los alimentos más ricos en ácidos grasos Omega 3 y que son considerados sustancias fundamentales para la salud cardíaca, también son grandes protectores del corazón. Una ingesta adecuada de grasas saludables, es un aspecto muy importante en la alimentación diabética, ya que son las responsables de prevenir todo tipo de enfermedades cardíacas. 

A la vez los ácidos grasos Omega 3 reducen los marcadores de inflamación, aspecto que ayuda significativamente a regular los altos niveles de colesterol en la sangre y arrasan con los lípidos que se acumulan en las arterias. Este tipo de pescados también son una rica alternativa, son versátiles y bajos en calorías, aportan saciedad y son de bajo índice glucémico. Sin lugar a dudas un producto básico en la dieta diabética, se recomienda consumirlos de dos a tres veces por semana. 

pescado salmón
Salmón./ Foto: Shutterstock

2. Canela

La canela es una de las especias medicinales más valoradas actualmente, es mucho más que un delicioso condimento; contiene compuestos aromáticos (aldehído cinámico, el eugenol y el alcohol cinámico) que le confieren un gran potencial medicinal. Todas estas sustancias le confieren un inmenso poder antioxidante y antiinflamatorio, los cuales se asocian con una larga lista de bondades para la salud. Una de las más populares son sus positivos efectos para reducir los altos niveles de glucosa en la sangre y mejorar la sensibilidad a la insulina. 

Es considerada un valioso elemento en la dieta de personas con prediabetes y diabetes tipo 2, ya que también tiene la capacidad de reducir las consecuencias negativas de consumir alimentos ricos en grasas y junto con ello la acción sobre el azúcar. Lo mejor de todo es que es versátil y exquisita, puedes integrarla en todo tipo de batidos, con avena, en pan casero, en agua e infusión.

canela
Canela. /Foto: Shutterstock

3. Huevos

Hace muchos años el consumo de huevos en una dieta saludable era controversial; actualmente las cosas han cambiado y son considerados uno de los alimentos más saludables y nutritivos que existen. Son una extraordinaria fuente de proteínas de alto valor biológico, aminoácidos esenciales, vitaminas, minerales y ácidos grasos Omega 3. También llama de manera especial la atención su contenido en colina, considerada una sustancia esencial para el buen funcionamiento del sistema nervioso y su poder antioxidante. Los huevos son saciantes, accesibles y muy versátiles, es de lo más sencillo crear todo tipo de platillos con ellos.

Son valorados por sus propiedades antiinflamatorias, son un buen aliado para perder peso ya que aportan grasas saludables y mucha energía por un bajo aporte calórico. A la vez gracias a su contenido en luteína y zeaxantina son un gran alimento para proteger la salud ocular, que tiende a debilitarse con la diabetes. Por otra parte aportan un efecto positivo en la disminución de los altos niveles de colesterol. 

Desayuno con huevo.
Huevo. /Foto: Pixabay

4. Semillas de chía

Solo son pequeñas en tamaño, ya que sus propiedades nutricionales y terapéuticas son de lo más destacadas. Pertenecen a la lista de los superalimentos más valorados en la actualidad y son consideradas las reinas del Omega 3, que resulta tan importante en el buen control de la diabetes. Las semillas de chía son una de las mejores fuentes de proteínas de origen vegetal y nutricionalmente hablando también se destacan por su extraordinario aporte en minerales como el calcio, magnesio y boro. De manera especial llama la atención su inigualable contenido en fibra, que se relaciona con beneficios para la salud digestiva, intestinal y es clave para evitar el aumento en los niveles de glucosa y colesterol. 

Por otra parte son valoradas por sus beneficios antiinflamatorios, son buenas para fortalecer al sistema inmune, prevenir enfermedades y un buen complemento en la dieta para perder peso; esto se relaciona con su poder saciante, su valor nutricional y sus propiedades desintoxicantes, las cuales son de gran ayuda para que el organismo elimine todo lo que no necesita. 

Pudín de chía. /Foto: Michael Gerhardy/Pixabay

5. Frijoles

Los frijoles negros son el tipo de legumbre que no puede faltar en la alimentación diabética, en principio por que son un alimento muy completo y de bajo índice glucémico, es decir son de absorción lenta y no aumentan drásticamente los niveles de glucosa en la sangre. Por otra parte se caracterizan por ser una gran fuente de fibra, proteínas, minerales y antioxidantes, que benefician la salud en muchos aspectos. Son saciantes y bajos en calorías, muy fáciles de preparar y un acierto para el bolsillo. 

A la vez se trata de un alimento muy adecuado para combatir la anemia, deficiencias nutricionales y casos de fatiga crónica, todo gracias a su contenido en hierro y otros minerales. También son considerados un gran aliado para promover la pérdida de peso y son un buen alimento para la salud digestiva e intestinal, ya que combaten el estreñimiento y la inflamación. Por último y no menos importante son un gran amigo de la salud cardíaca, que tiende a deteriorarse con la diabetes.

Ensalada de frijoles. /Foto: Shutterstock

6. Yogurt griego

Mucho se ha dicho sobre el consumo de lácteos y sus efectos nocivos en diversas áreas de la salud. Sin embargo son un gran aliado en la dieta, siempre y cuando sepamos elegir las mejores y más puras fuentes; tal es el caso del consumo de yogurt griego en la población diabética. Se trata de una variante de yogurt cremosa y deliciosa, que se caracteriza por contener un mayor aporte en proteínas, vitaminas, minerales y menos grasas y azúcares. Se caracteriza por su sabor ácido y es un alimento muy recomendado para las personas que desean perder peso, controlar los niveles de glucosa  y también evitar los picos de azúcar en la sangre. 

Es una gran opción para las personas que padecen diabetes tipo 2, ya que es bajo en calorías y se relaciona con grandes beneficios para reducir el apetito. Gracias a su contenido en probióticos es un alimento fundamental en la buena salud intestinal y una microbiota sana, aspectos clave en un sistema inmune fuerte. 

Yogurt griego. /Foto: Shutterstock