¿Por qué es tan nutritivo y medicinal el sancocho?

El sancocho es uno de los platillos más emblemáticos de la cocina de América Latina. Se trata de una sopa de gran tradición, sumamente generosa y nutritiva, descubre todo lo que puede hacer por tu salud

¿Por qué es tan nutritivo y medicinal el sancocho?
El sancocho es un alimento completo y lleno de energía. Es un gran complemento para fortalecer al sistema inmune y prevenir enfermedades.
Foto: Imagen de Jeser Andrade Arango en Pixabay / Pixabay

La gastronomía latinoamericana es un tesoro del que siempre vale la pena hablar. Se trata de un legado que simboliza el origen cultural, las costumbres y tradiciones de cada región y que simboliza cómo vive cada sociedad. De manera particular la cocina latinoamericana se caracteriza por ser el resultado de la historia de los pueblos y nace de la fusión de diversos elementos étnicos, culturales y sociales, que hacen de cada estilo culinario una poderosa mezcla de sabores, ingredientes típicos, platillos y estilos.

Si bien la cocina de cada región aporta elementos que la hacen única e inconfundible, la comida latinoamericana se destaca por ser muy generosa, saciante, nutritiva y llena de colores. Tal es el caso de el sancocho, una de las sopas más representativas de la cocina de América Latina y que no sólo forma parte de una inmensa tradición, es un tesoro nutricional sin precedentes.

Se trata de un platillo muy sustancioso que se elabora con carnes, tubérculos, verduras y condimentos, es una de las sopas más icónicas en países como Colombia, Cuba, Ecuador, República Dominicana, Panamá, Puerto Rico y Venezuela. Se dice que gran parte de sus orígenes se relacionan con el tradicional ajiaco y el cocido español.

Lo cierto es que según la región existen diferentes variantes del sancocho, uno de los elementos que más suelen variar es el tipo de carne que se utiliza; puede ser de pollo, gallina, pescado o res y se usa un condimento base sumamente popular conocido como sofrito. El cual se elabora con pimientos suaves, cebolla, ajo, tomate y aceite de oliva, y es considerado un gran aliado nutricional y por supuesto en cuestiones de sabor. El complemento perfecto y que lo hace un plato muy energético, se debe a que suelen agregarse diversas fuentes de almidones, entre las que sobresale el uso de la yuca, el taro y las mazorcas de maíz.

Lo cierto es que si le preguntas a cualquier latinoamericano ¿Qué ingredientes incluir en un lote de sancocho? Sin lugar a dudas obtendrás muchas respuestas diferentes. Lo cierto es que existen elementos indispensables, que no pueden faltar en un sancocho tradicional: plátano maduro y verde, calabaza y al menos dos variantes de los siguientes almidones malanga, yautía, taro y yuca.

¿Por qué es tan nutritivo y curativo?

No es ninguna casualidad que el sancocho sea tan exquisito, reconfortante y nutritivo, todo se relaciona directamente con sus numerosos ingredientes de alto valor terapéutico que aportan nutrientes únicos y muy importantes a la dieta.

En principio la carne simboliza un alto contenido en proteínas de alto valor biológico, que son de gran utilidad para el buen funcionamiento de numerosos órganos y sistemas. Entre los aspectos más importantes se relaciona con su contenido en aminoácidos esenciales, entre los que llama de manera especial la atención su contenido en lisina. Esta sustancia se relaciona con grandes cualidades para aumentar las defensas, favorece la absorción del calcio y aumenta la producción de anticuerpos. El caldo que se forma en la lenta cocción del sancocho es muy rico en proteínas, las cuales son un alimento esencial para las células y aportan materiales para el buen mantenimiento de los músculos, huesos, órganos internos, sistema nervioso, la sangre y otros líquidos del cuerpo.

Adicionalmente las proteínas intervienen de manera muy positiva en el aumento de masa muscular, fortalecen al sistema inmunológico, mejoran el funcionamiento cognitivo y son un buen aliado para combatir anemias, deficiencias nutricionales y casos de fatiga crónica. 

Por su parte el grupo de los almidones se destacan en primer lugar por su alto contenido en hidratos de carbono de origen natural, a grandes rasgos son un tipo de polisacárido que se obtiene a partir de los cereales y tubérculos. Es el único polisacárido de origen vegetal que el organismo es capaz de asimilar y se asocian con grandes cualidades, de entrada la mayor parte de la energía que el cuerpo utiliza para completar sus funciones vitales procede del almidón.

El plátano, el maíz, la malanga, la yautía, el taro y la yuca, son alimentos que brillan por su contenido en almidones. Al ser fuentes de origen natural y sin procesamiento alguno, son fuentes de carbohidratos muy saludables que no solo aportan grandes niveles de energía. Se destacan por su alto contenido en fibra dietética, que beneficia significativamente la salud digestiva e intestinal. A la vez son ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes, aportan propiedades antiinflamatorias y son un gran aliado para fortalecer al sistema inmune y prevenir enfermedades. 

Un plato de sancoho es tradición y también nutrición de primer nivel, es una comida que contribuye a una alimentación variada y completa. Es de gran potencial hidratante y ayuda a que el cuerpo recupere minerales esenciales, es fácil de digerir, de gran poder saciante y muy económico. Reconforta al organismo y es un gran aliado para hacer frente a enfermedades e infecciones del tipo viral, sin lugar a dudas es una sopa cálida que reconforta hasta el alma.