Cómo beber alcohol sin aumentar grasa abdominal

Evita la hinchazón, la barriga dura y la inflamación estomacal por beber alcohol

Cómo beber alcohol sin aumentar grasa abdominal
El alcohol no solo te provoca aumento de peso, también afecta tu estómago.
Foto: unsplash

Es alcohol te provoca hinchazón y con el tiempo también puede hacer que obtengas una barriga comúnmente llamada panza cervecera. La manera más evidente de evitar que esto suceda es prescindir del alcohol, pero qué puedes hacer si quieres disfrutar de una bebida de vez en cuando.

Hinchazón

El alcohol es una sustancia inflamatoria, causa hinchazón en el cuerpo, lo puedes notar en varias partes de tu cuerpo, entre ellas tu cara y estómago, pero esto no es grasa y es temporal. La inflamación empeora si agregas bebidas carbonatadas y azúcar, lo que también aumenta los gases.

La hinchazón sucede porque el alcohol deshidrata el cuerpo y este responde reteniendo la mayor cantidad de agua posible.

Qué hacer: beber agua antes, durante y después de beber alcohol. Evita las bebidas carbonatadas y limita las cervezas. Para no tragar tanto aire y evitar aumento de gases, evita fumar, los caramelos, masticar chicle y come despacio.

Barriga cervecera

Las bebidas alcohólicas pueden aumentar tu grasa y peso porque te ofrecen una gran cantidad de calorías vacías. El cuerpo convierte el exceso de calorías en grasas. Además, cuando bebes alcohol, el hígado se está encargando de quemar alcohol en lugar de estar quemando grasa, dice el endocrinólogo de la Clínica Mayo, Michael Jensen a WebMD.

La panza cervecera es dura porque es causada por grasa visceral. Esta grasa no es dura en sí, pero a medida que se acumula empuja la pared abdominal hacia afuera, los tejidos que forman el abdomen son duros.

Cómo evitar la barriga por consumo de alcohol:

Limita el consumo de alcohol. El consumo moderado es una bebida diaria para las mujeres y de una a dos para los hombres.

Incluye las bebidas en tu conteo calórico diario para no excederlo.

Elige bebidas bajas en calorías

  • Alcohol destilado (ginebra, ron, vodka, whiskey, tequila). Contiene aproximadamente 100 calorías por una porción de 1.5 onzas (45 ml).
  • Vino. Aproximadamente 100 calorías por una copa de 5 onzas (145 ml)
  • Cerveza light. Aproximadamente 100 calorías por un vaso de 12 onzas (355 ml). Según Medline Plus, una cerveza regular tiene 150 calorías.

Evita las bebidas mezcladas

Muchas bebidas mezcladas incluyen jugos y jarabes que suelen añadir muchas calorías que se acumulan rápidamente. Una piña colada tiene aproximadamente 500 calorías en un vaso de 7 onzas (205 ml).

Busca opciones más bajas en calorías, como un toque de jugo o agua con gas.

Cuida los tamaños de las bebidas. En algunos bares o restaurantes, una bebida puede incluir 2 o más porciones y con ello, el doble de calorías.

Come algo antes de beber. Te provocará beber menos y le ayudarás a tu estómago a absorber el alcohol más lentamente.

Toma tu bebida lentamente dejándola en la mesa entre tragos. Beber rápido puede hacer que tomes más de lo que deseas.

Después de una bebida de alcohol, toma agua.

Inflamación de estómago

Hay efectos del alcohol que se dan dentro de tu estómago y no en lo que lo rodea. Drink Aware, explica que beber, aunque sea un poco, hace que tu estómago produzca más ácido de lo normal, lo que a su vez puede causar gastritis (la inflamación del revestimiento del estómago).

Qué hacer: El Dr. Moriarty recomienda en lugar de tomar pastillas para aliviar el malestar estomacal después de beber, probar con un antiácido o té de menta.

Come y toma agua antes de beber alcohol.

Antes de salir, establece un límite de lo que beberás y apégate a dicho plan. Siéntete con la confianza de negarte a que te sirvan otra bebida.

Te puede interesar: