7 razones por las que el huevo puede ayudarte a perder peso efectivamente

Integrar en la dieta diaria el consumo de huevos, llenos de proteínas y ricos en nutrientes es un aliado infalible para perder peso

7 razones por las que el huevo puede ayudarte a perder peso efectivamente
El consumo habitual de huevos enteros es una de las mejores recomendaciones para quemar grasa abdominal y acelerar el metabolismo.
Foto: Unsplash

En los últimos meses la tendencia de nutrición y salud, nos invita a basar la dieta en el consumo de alimentos naturales que brillen por su poder nutricional y medicinal. Si bien la lista de ingredientes terapéuticos es larga, los superalimentos han tomado un lugar muy relevante en toda alimentación saludable, inspirada en perder peso y prevenir enfermedades. 

Lo cierto es que entorno al consumo de huevo a lo largo de los años han surgido toda clase de mitos, la buena noticia es que hoy en día sabemos que forman parte de los alimentos más recomendados y cuando se consumen de manera correcta aumentan el éxito en la pérdida de peso y otras genialidades relacionadas con el estado de salud general. Con base en ello te presentamos las 7 principales razones, avaladas por especialistas en nutrición para volver el huevo el mejor aliado adelgazante.

1. El poder de la yema, para quemar calorías

Si normalmente acostumbras consumir únicamente las claras del huevo con el objetivo de cuidar la ingesta calórica, después de leer esto cambiarás de opinión. Las yemas de huevo son de lo más nutritivas y de manera específica contienen un nutriente esencial para activar el metabolismo que se encarga de la quema de calorías: la colina. Se trata de un micronutriente que en muchas ocasiones pasamos desapercibido, la realidad es que el cuerpo puede sintetizar una pequeña cantidad de colina y es por ello indispensable obtenerla a través de ciertos alimentos. Comer huevos es la mejor manera de mantener en buenos niveles la colina y beneficia importantes funciones como es el caso del metabolismo, la función nerviosa y el desarrollo del cerebro. Un huevo grande con yema, proporciona 145 miligramos de colina, o más de una cuarta parte del valor diario de 550 miligramos. Se cuenta con interesantes referencias que avalan dichos beneficios como es el caso de un estudio publicado por Journal of Human Kinetics incluso informó que complementar su dieta con colina contribuía a una menor masa corporal en las atletas y su consumo recurrente se asocia con un mejor rendimiento atlético.

2. Los increíbles beneficios de la vitamina D, contra la grasa abdominal

Otra de las grandes cualidades nutricionales que aportan las yemas de huevo se debe a su alto contenido en vitamina D, un nutriente que juega un papel fundamental en la buena salud ósea y en un sistema inmunológico fuerte. Sin embargo la vitamina D, es un nutriente que no se encuentra de manera tan sencilla en los alimentos y en el caso de los huevos su aporte total está en las yemas. No comer las yemas hace que perdamos una fuente importante de vitamina D, según un estudio publicado en el año 2018 se encontró que existe una correlación entre el exceso de grasa abdominal y la deficiencia de vitamina D en personas con sobrepeso y concluyó que los niveles saludables de vitamina D en la dieta podrían reducir potencialmente la grasa abdominal.

3. Una dieta rica en proteínas, es la clave para perder peso

Los huevos son considerados una de las mejores fuentes de proteínas de alto valor biológico, son saciantes y brindan grandes niveles de energía. Adicionalmente se han comprobado los inmensos beneficios de seguir una dieta rica en proteínas para fomentar la pérdida de peso, mucho más rápida y efectivamente. Un huevo grande aporta 6 gramos de proteína de alta calidad, lo cual los hace un elemento fundamental para perder peso. Según un estudio del año 2014 liberado por Nutri Metab, una dieta con un alto consumo de proteínas acelera el metabolismo, mantiene los niveles de energía altos y brinda saciedad por más tiempo: todos son factores clave en el control del peso.

4. Sobre el papel de las grasas

Mucho se ha dicho sobre el alto contenido en grasas de los huevos, sobre todo de la yema completa. Lo cierto es que los huevos tienen menos grasa de lo que pensamos, un huevo grande tiene alrededor de 5 gramos de grasa, que es menos del 10% de las necesidades totales de grasa por día en una dieta promedio de 2,000 calorías. Según lo señalado en un trabajo de investigación publicado en la revista Diabetes and Endocrinology, se ha demostrado que consumir grasas no es el enemigo en la pérdida de peso. Inclusive se han comprobado los beneficios se seguir una dieta rica en grasas saludables para perder peso y quemar grasa, como es el caso particular de la dieta mediterránea. 

5. Los huevos benefician al cerebro y con ello la pérdida de peso

La colina es el nutriente estrella en los huevos y es imprescindible para el desarrollo del cerebro, especialmente durante el nacimiento y crecimiento. A esto se suma su aporte en luteína, que se relaciona con efectos positivos en el funcionamiento cognitivo y el rendimiento académico.  Según un estudio publicado en Harvard Health, podría haber una conexión entre la función cerebral saludable y el mantenimiento de un peso saludable, comer alimentos azucarados procesados no sólo hace que subamos de peso, es perjudicial para el cerebro y contribuye en diversos problemas de salud mental.

6. Comer huevos, mejora el funcionamiento de la tiroides

Los huevos brillan por su riqueza mineral, entre la que se destaca su aporte en yodo y selenio. Ambas sustancias son fundamentales para sintetizar las hormonas tiroideas, lo cual promueve su óptimo funcionamiento y es clave en la prevención de diversas enfermedades. Es bien sabido que la tiroides es una glándula muy importante en el control del peso corporal, ya que es la principal encargada de regular el metabolismo. Entre las señales más claras que anuncian alguna deficiencia, se encuentran las alteraciones en el peso.

7.  Mejoran el estado de ánimo y benefician la pérdida de peso

Esta comprobada la directa relación entre la salud del cerebro y un estado de ánimo positivo, en el control y disminución del peso corporal, los altos niveles de cortisol, sustancia conocida como “la hormona del estrés” hacen estragos en el peso corporal. Los huevos se vuelven un gran aliado, otra vez gracias a su contenido en colina que participa en la producción de células que se ocupan de la memoria, el estado de ánimo, el control muscular y otras funciones cerebrales. Los estudios sugieren que los trastornos del estado de ánimo como la ansiedad y la depresión parecen estar relacionados con un peso y un metabolismo poco saludables.