Padres piden no cerrar escuelas en NYC si contagios de COVID-19 siguen bajos dentro de los planteles

Aunque el Alcalde aseguró que seguirán abiertas este miércoles, con los contagios generales acercándose más al 3%, padres solicitan no ignorar que casos en escuelas son de apenas 0.16%

Padres piden no cerrar escuelas en NYC si contagios de COVID-19 siguen bajos dentro de los planteles
Padres de familia de estudiantes presenciales piden no cerrar escuelas
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

Desde el viernes pasado, cuando se anunció que las escuelas de la Gran Manzana están a punto de cerrar, debido a que los índices de contagios del COVID-19 en la ciudad están llegando al 3%, métrica considerada para clausurar los centros educativos, Diana Jiménez anda intranquila.

La madre colombiana, quien trabaja como mesera en las mañanas en un restaurante de Woodside y tiene a su hijo de 10 años estudiando en clases presenciales en una escuela primaria cerca de College Point, confesó que está “prendiéndole una vela a cada santo” para que bajen los contagios.

La bogotana dijo que de cerrar las escuelas quedaría entre la espada y la pared. No tiene quien le cuide a su niño, y pudiera verse obligada a renunciar a su empleo, por lo que le pidió al alcalde Bill de Blasio descartar los cierres, por ahora.

“Yo sé que el Alcalde, como todos nosotros, está muy preocupado por la salud de todos, pero debería pensarlo dos veces antes de ordenar el cierre de las escuelas, más viendo que los contagios entre los niños son casi inexistente. Y ponerlos solo en clases virtuales, a muchos nos dejaría sin tiempo para poder trabajar”, aseguró la preocupada madre.

Aunque De Blasio mencionó este martes que los contagios alcanzaron el último día en la ciudad 3.2%, el promedio de la última semana, lo que determinará la toma de decisiones, está en 2.74%. Los contagios en las escuelas sin embargo, no superan el 0.16%.

“Una vez más, nuestros indicadores demuestran que estamos por debajo del umbral que establecimos con respecto a nuestras escuelas, y eso significa no solo que hay escuelas abiertas hoy (martes) en la ciudad de Nueva York, sino que las escuelas también estarán abiertas mañana en la ciudad”, dijo el mandatario, anunciando que por ahora este miércoles los planteles no cerrarán, a la espera de los nuevos indicadores diarios.

Pero el clamor entre padres de los aproximadamente 300,000 estudiantes que han optado por clases presenciales, como Diana Jiménez, parece estar creciendo. Pues mientras algunos temen que mantener las escuelas abiertas pudiera poner en riesgo a familias enteras, y respaldan que todos los niños entren al proceso de enseñanza virtual, muchos otros insisten en que las escuelas deberían ser lo último que se cierre.

“Yo no veo lógico que se apresuren a cerrar para volver a abrir en un mes. Mejor el Alcalde debería cerrar primero otras cosas, como gimnasios y salones de uñas, pero no las escuelas, cuando hay pocos contagios allí”, dijo el mexicano Diego Cruz, compartiendo el llamado que hizo hace unos días el gobernador Andrew Cuomo, de que la decisión de cerrar no se tome basada en los índices generales. “Cerrar escuelas tendría más complicaciones que beneficios para nosotros. Además, no nos digamos mentiras, los niños no aprenden bien con clases en una computadora y nos podemos quedar sin sustento”.

¿Podrían cambiar el límite de 3%?

Sobre la posibilidad de cambiar los parámetros de cierres escolares, una vez se llegue al índice señalado, el Alcalde aseguró están en conversaciones con el Estado y varios estamentos, pero advirtió que cuando se impuso el 3% como cifra de alerta, lo hicieron para que los padres de familia confiaran en que ese asunto se manejaría con mucha precaución y se reabrirían los centros educativos de forma segura.

“Estamos hablando con padres y organizaciones de padres y, obviamente, muy especialmente con el Estado que, en última instancia, tiene la capacidad clave para tomar decisiones y estamos hablando de la manera correcta de manejar esto. Y si llegamos a ese umbral, no es una conclusión inevitable, sino si alcanzamos ese umbral, cómo podemos dar la vuelta y regresar lo más rápido posible y qué se necesitará. Así que esas conversaciones continúan”, dijo el mandatario municipal.

El Alcalde agregó: “Hay muchas partes interesadas y tenemos que hacerlo bien. Pero lo que podemos decirles es que queremos descubrir cómo aprovechar la fortaleza de las escuelas, que han sido increíblemente seguras y todos han hecho lo que se les pidió, lo cual es una bendición, pero también reconocer que tenemos algunos desafíos nuevos (…) y descubrir el enfoque correcto para esta próxima fase”.

De Blasio prefirió no adelantarse a eventuales cambios en las métricas e insistió que por ahora los padres deben estar preparados por si se dan los cierres.

“Les advertí a los padres el viernes, prepárense, porque creo que eso fue lo responsable, decir, miren, esto podría suceder, hay una buena probabilidad de que suceda. Prepárese, tengan su plan listo para saber cómo desean asegurarse de que sus hijos reciban el debido cuidado si tenemos que cerrar las escuelas por un período de tiempo”, dijo el mandatario. “Obviamente, también he dicho muy claramente, que el objetivo si tuviéramos que cerrar, es regresar lo más rápido posible, y esperamos un cambio rápido. Pero yo no entraría en el negocio de las probabilidades porque cada día depende de la gran cantidad de personas que se hacen la prueba y de lo que eso nos diga”.

DOE listo para hacer cambio a solo online

Y ante el panorama de que los estudiantes que hoy acuden a las escuelas en persona pasen de un día al otro a clases virtuales, probablemente esta semana, de seguir el alza en los indicadores de contagios, el Departamento de Educación (DOE) asegura estar listo.

“Nuestro modelo híbrido fue diseñado específicamente para que las escuelas pudieran realizar una transición sin problemas entre modalidades, y nuestros maestros, directores y personal han estado preparados para esto desde el primer día“, aseguró Danielle Filson, vocera del DOE.

Kim Sweet, directora ejecutiva de la organización “Advocates for Children of New York (AFC)”, tambien se sumó al llamado de los padres y pidió al Añcañde que no se apresure a cerrar planteles, más cuando en muchos lugares es incluso el 10%, la cifra que se tiene en cuenta para dar ese paso.

Nada puede reemplazar adecuadamente la instrucción en persona. El aprendizaje remoto ha sido desastroso para muchos estudiantes, incluidos muchos estudiantes con discapacidades, estudiantes del idioma inglés y estudiantes sin hogar”, dijo la activista, destacando que debe ponerse sobre la balanza el enorme impacto que esa medida tendría en estudiantes y sus familias. “Educar a los niños es uno de los servicios más esenciales que brinda la ciudad, y el alcalde debe hacer todo lo posible para mantener las escuelas abiertas y mantener seguras a las comunidades escolares (…) La Ciudad debe reexaminar la necesidad de cerrar las escuelas en todo el sistema y, en su lugar, debe continuar usando un enfoque más específico para cerrar escuelas individuales cuando sea necesario“.