5 cosas que no debes pasar por alto para obtener el café perfecto

Expertos te dicen cómo escoger tu café y cómo hacerlo perfecto en casa con gran aroma y sabor

5 cosas que no debes pasar por alto para obtener el café perfecto
Foto: Elle Hughes / Pexels

El café es una de las bebidas favoritas del planeta. La mayoría de los amantes del café inician su día disfrutando una aromática y estimulante taza de café, es un ritual.

Esta antigua bebida no solo ha sido objeto de estudio por sus beneficios para la salud, los científicos en alimentos también se han dado a la tarea de identificar los puntos clave a tomar en cuenta para obtener una taza de café perfecta. Hay cinco cosas básicas que siempre debes tener en cuenta.

1. Elige los granos adecuados

Hay dos tipos principales de especies de café, Arábica y Robusta. El Arábica es un café de sabor suave y sabroso. El Robusta tiene baja acidez y alto amargor.

El Arábica es más caro de cultivar porque la planta de es sensible al medio ambiente y requiere sombra, humedad y temperaturas constantes.

2. El tueste importa

El tueste también juega un papel importante en el sabor del café. Cuanto más claro es el tueste, más claro es el color y mayor es su acidez. Los tostados oscuros hacen que el café tenga poca acidez y un sabor tostado amargo.

Un tostado demasiado elevado aumentará el amargor, aunque habrá sabores más complejos. “Un tueste medio es un buen lugar para comenzar con un buen equilibrio y un final agridulce “, señala la científica de alimentos Makenzie Bryson Jackson a Well + Good.  Jackson recomienda probar una variedad de tostados para encontrar lo que más le gusta a tu paladar.

En cuanto a la cafeína, los asados más ligeros tienen una concentración ligeramente más alta.

Preferentemente, usa granos que se hayan tostado en las últimas tres semanas, sugiere Kristine Hansen coautora de The Complete Idiot’s Guide to Coffee & Tea.

3. Almacena correctamente

Almacena el café en un recipiente hermético en un lugar sin humedad y sin exposición a la luz para evitar que tu café se ponga rancio.

4. Molido correctamente

Los granos no deben molerse demasiado tiempo antes de la preparación, esto altera el sabor, ya que ha expuesto una mayor superficie del grano al oxígeno. Cuánto más tiempo pase más habrá disminuido el aroma y sabor.

Lo mejor es molerlo mientras el agua se calienta, pero si no tienes molinillo de café en casa, muele los frijoles en la tienda. El café molido es mejor dentro de las dos semanas posteriores a su apertura.

5. Temperatura del agua

El agua no debe estar demasiado caliente o demasiado fría. “Si el agua está a más de 205 grados, el café será propenso a extraerse en exceso y será amargo y áspero. Si está por debajo de los 195 grados, será más difícil extraerlo, dejándote con un café amargo sin volumen”, dice Jackson.

La dureza del agua también afecta el sabor del café; un agua más dura tiene más minerales. Si eres un perfeccionista, los expertos usan agua destilada.

Por último, cuando agregas demasiado café al agua puedes obtener sabores más amargos. Si deseas un café más fuerte, en lugar de agregar más granos, compra un tueste más ligero. Una medida sugerida para tu café, son 2 cucharadas de café por cada 6 onzas de agua.

Te puede interesar: