El desayuno número 1 para perder peso de manera saludable y nutritiva

Un desayuno adelgazante debe conformarse por un sano equilibro de carbohidratos complejos, proteínas, grasas saludables y fibra

El desayuno número 1 para perder peso de manera saludable y nutritiva
Desayunar alimentos de calidad y que aceleren el metabolismo es fundamental en la pérdida de peso.
Foto: Imagen de StockSnap en Pixabay / Pixabay

Todos queremos perder peso lo más rápido posible y sin sufrir tanto. La realidad es que para algunas personas, someterse a una dieta específica puede ser difícil de lograr y bastante restrictivo. La buena noticia es que la tendencia actual de nutrición y salud, propone como principal medida para perder peso a largo plazo consumir alimentos de calidad.

El desayuno es una de las comidas más importantes del día y que se relaciona con numerosos beneficios, en principio porque aporta los nutrientes que el organismo necesita para romper el ayuno, brinda vitalidad y energía, promueve el buen rendimiento físico y mental, y es importante para la salud digestiva y el metabolismo. Es por ello que en los últimos meses todo se preguntan ¿Cuáles son los mejores alimentos para desayunar saludable y perder peso? Teniendo en cuenta que existen algunos productos típicos para desayunar que se asocian con un alto contenido calórico, vale la pena informarnos.

Lo cierto es que todos amamos desayunar unos deliciosos pancakes bañados en mantequilla y miel, los muffins, las donas, el pan dulce y todo aquello que contenga quesos y tocino; sin embargo cuando se trata de perder peso, los alimentos con los que iniciamos el día tienen mucha relevancia. De tal manera que todo desayuno que sea rico en azúcares, grasas saturadas y harinas refinadas, será un impedimento para alcanzar nuestros objetivos de peso corporal.

Entonces ¿Cuál es el mejor desayuno para perder peso? La buena noticia es que no se trata de un platillo particular, que terminaría siendo cansado y aburrido comer diariamente. El desayuno perfecto para adelgazar, está conformado por una combinación de carbohidratos complejos, grasas saludables, proteínas y fibra, lo cual nos permite ser de lo más creativos.

Según Maggie Michalczyk, fundadora de Once Upon A Pumpkin y autora del libro The Great Big Pumpkin Cookbook, considerar el consumo de estos nutrientes clave en el desayuno, es fundamental para lograr perder el peso del que siempre nos hemos querido deshacer y que por alguna razón llega un punto en el que nos estancamos. La razón es más simple de lo que crees: Desayunar todos los días y sin saltarlo, conduce a la pérdida de peso.

El primer paso es crear un esquema en el cual desayunemos los alimentos correctos y también es importante olvidarnos de la falsa creencia “saltarse el desayuno te ayudará a perder peso.” Es absolutamente falso,  lo que sucede es que las personas suelen tratar de ahorrar calorías al omitir el desayuno, desafortunadamente se ha comprobado que es una costumbre relacionada con comer en exceso y alimentos menos nutritivos a lo largo del día. 

De tal manera que crear nuestros desayunos con el perfecto equilibrio de nutrientes, se relaciona con una grandiosa capacidad saciante y nutricional. De hecho existe un estudio que comprueba que las personas que desayunan más abundantemente, tienden a pesar menos. También un buen desayuno brinda la energía necesaria para mejorar el rendimiento durante la actividad física.

¿Cuáles son los mejores alimentos de cada grupo?

  • Carbohidratos complejos: Son considerados saludables y saciantes, ya que son aquellos hidratos de carbono a los que no se les ha despojado de su fibra natural y almidón, tienen cadenas más largas de moléculas de azúcar, lo cual se relaciona con beneficios para perder peso ya que cuerpo necesita más tiempo para digerir y descomponer la energía. Algunos ejemplos de carbohidratos complejos: pan y tortillas integrales, así como alimentos integrales como avena, quinua, cebada y arroz integral. Las verduras con almidón (patatas, calabaza, maíz) y legumbres (garbanzos, frijoles, lentejas).
  • Grasas saludables: Las grasas son importantes para el buen funcionamiento del organismo y también para perder peso. Lo único importante es optar por el consumo de grasas insaturadas, las cuales se relacionan con beneficios para la salud cardiovascular, ya que tienden a disminuir el colesterol LDL “malo” y aumentar el colesterol HDL “bueno”. Además, las grasas insaturadas se relacionan con una gran capacidad saciante. Las encontrarás en alimentos como: el aguacate, la mantequilla de nueces, los frutos secos, las semillas e incluso algunos aceites como el de oliva extra virgen.
  • Proteínas: Son uno de los de los nutrientes más fáciles de agregar a su desayuno y también de los más importantes para perder peso, lo mejor de todo es que muchos productos para el desayuno, son grandiosas fuentes de proteínas de alto valor biológico.  Como es el caso de los huevos, por cada pieza estarás obteniendo 5 gramos de proteína, el yogur griego, el tocino de pavo, el requesón y la mantequilla de nueces también puede proporcionar algunas proteínas de alto valor.
  • Fibra: Todos sabemos sobre la inmensa relevancia del consumo de fibra, es uno de los nutrientes más importantes en la salud digestiva, para perder peso y es clave en el buen funcionamiento cardiovascular. El desayuno es el pretexto perfecto para dar un impulso adicional de fibra en la dieta, lo único que tendrás que hacer es enriquecer y llenar de colores tus platillos con muchas frutas y verduras. Aportan altas cantidades de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes, que benefician a todos los órganos y sistemas. Las frambuesas son una de las mejores alternativas, aportan 8 gramos de fibra con una simple taza, también se aconseja el consumo de frutas cítricas, manzana, plátano, aguacate, vegetales de hoja verde, papaya, tomates y frutos rojos.

Las mejores combinaciones:

  1. Toast de huevo y aguacate, en pan de centeno o 100% integral.
  2. Batido verde con fresas, espinacas, leche vegetal, mantequilla de nueces y proteína en polvo.
  3. Avena con mantequilla de nueces y frutos rojos.
  4. Yogur griego (bajo en azúcar, alto en proteínas) con frambuesas y semillas de chía.
  5. Wrap de huevo con verduras y queso bajo en grasas.