El caso de dos médicos y los 1,200 inmigrantes que pudieron obtener la ciudadanía en forma fraudulenta

Aumenta vigilancia sobre procesos de "green card" y naturalización

Las personas que mienten en sus procesos migratorios pueden perder los beneficios.
Las personas que mienten en sus procesos migratorios pueden perder los beneficios.
Foto: John Moore/Getty Images

Un par de médicos de Michigan enfrentan cargos penales por supuestamente crear un esquema para permitir que 1,200 inmigrantes lograran completar sus requisitos para la naturalización.

La psicóloga Firoza Van Horn, de 70 años, de Bloomfield Hills, y el médico Muhammad Awaisi, de 61, de Pontiac, están acusados ​​de crear diagnósticos y documentos falsos, reportó Michigan Live.

Esto habría ayudado a los inmigrantes a obtener exenciones para ciertos requisitos de naturalización, según un comunicado de prensa de la Oficina del Fiscal del Distrito Este de Michigan.

“Las acusaciones en este caso son verdaderamente escandalosas y perjudican a todo inmigrante que llega a Estados Unidos y se convierte en ciudadano de la manera correcta y honesta”, dijo el fiscal federal Matthew Schneider.

El reporte añade que Van Horn presuntamente ayudó a 1,249 inmigrantes a presentar solicitudes de exención durante los últimos cuatro años, a quienes cobró $500 dólares, según los registros de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

Parte del plan incluía que Awaisi recetara analgésicos opioides a un paciente, quien mintió sobre dolor, según la denuncia penal.

Los inmigrantes beneficiados pudieron evitar el examen de naturalización en inglés, ya que recibieron la exención médica –sin condiciones existentes– lo que deriva en la obtención en forma fraudulenta de la naturalización.

Otro de los casos indica que Van Horn supuestamente escribió un informe en el que diagnosticaba a un inmigrante con un trastorno de estrés postraumático crónico causado por el accidente, al haber sido retenido y agredido por terroristas sunitas, pero haber sido el único sobreviviente.

La investigación incluyó al FBI y el proceso legal sigue abierto.

USCIS ha advertido el aumento de vigilancia para evitar los procesos migratorios fraudulentos que deriven en otorgar la Residencia Permanente y la naturalización.