¿Vale la pena correr el riesgo de contraer o contagiar COVID-19 por reunirse en familia para Acción de Gracias? Muchos papás creen que sí

Las reuniones familiares pueden exponer al virus a personas vulnerables como los abuelos

¿Vale la pena correr el riesgo de contraer o contagiar COVID-19 por reunirse en familia para Acción de Gracias? Muchos papás creen que sí
Las autoridades de salud han pedido limitar las reuniones presenciales el Día de Acción de Gracias.
Foto: Unsplash

Hace un año la escena tradicional de Thanksgiving era una mesa llena de comida con muchas personas alrededor: abuelos, hijos, nietos, familia extendida, familiares que viajaban para reunirse en la única temporada del año en que podían hacerlo; pero 2020 tiene otros planes. La pandemia de coronavirus nos ha mantenido distanciados de la familia y, ante el extenso repunte de casos en el país, las autoridades de salud advierten que lo mejor es no juntarse.

Sin embargo, muchos papás creen que reunirse en familia para Acción de Gracias vale la pena el riesgo de contraer o contagiar COVID-19. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los casos de coronavirus en Estados Unidos han superado los 12 millones y las muertes, las 255,000, y a pesar de ello muchas personas están viajando y realizando los preparativos para tener una celebración este jueves.

Una encuesta nacional realizada por el CS Mott Children’s Hospital entre 1,443 padres de familia con al menos un hijo menor de 12 años, reveló que uno de cada tres encuestados consideran que vale la pena arriesgarse a contraer COVID-19 o incluso a propagarlo a cambio de reunirse con sus parientes el Día de Acción de Gracias, pues consideran “muy importante” que los niños vean a la familia y participen en las tradiciones de la época.

El sondeo realizado por la institución médica en Michigan señala también que, paradójicamente, un 75 por ciento cree que es importante prevenir la propagación de la enfermedad en las reuniones familiares.

De acuerdo con la encuesta, un 90 por ciento afirmó que los abuelos, uno de los grupos más vulnerables al coronavirus, están típicamente presentes en la celebración de Thanksgiving. Aún así, un 61 por ciento planea reunirse en persona el Día de Acción de Gracias, aunque sólo un 18 por ciento planea involucrar a personas que viajen desde otros estados.

“Para muchos padres, las vacaciones significan compartir rituales especiales entre diferentes generaciones y oportunidades para que los niños se conecten con abuelos, primos y otros parientes“, afirmó Sarah Clark, la codirectora de la encuesta.

¿Distanciamiento social?

La mitad de los padres encuestados afirmó que han reducido de manera sustancial el tiempo que los niños pasan con la familia desde que comenzó la pandemia, por lo que cierto cansancio explicaría que “algunos padres puedan tener dificultades para renunciar a las reuniones navideñas para reducir los riesgos de COVID-19″.

Un 88 por ciento de quienes planean una celebración presencial aseguraron que pedirán a sus familiares con síntomas o exposición al virus que no asistan a la reunión y dos tercios dicen que no invitarán a sus parientes que no tomen precauciones de seguridad.

Dos tercios también señalaron que intentarán que sus invitados mantengan la distancia social “tanto como sea posible”, pero los expertos advierten que “puede ser difícil mantener la distancia entre los niños y los adultos de alto riesgo durante una visita de varios días o incluso durante una cena prolongada”.

“Es posible que las familias deban considerar formas alternativas y más seguras de celebrar y preservar las tradiciones a fin de mantener seguros a sus seres queridos”, agregó Clark y advirtió: “Los padres deben ser realistas sobre lo factible que será limitar el contacto y pensar detenidamente si reunirse en persona con familiares de alto riesgo”.