Es incierto si Trump acudirá a la ceremonia de inauguración de Biden

El presidente, sin embargo, publicó un video de 46 minutos sobre el supuesto "fraude electoral"

Es incierto si Trump acudirá a la ceremonia de inauguración de Biden
El presidente Trump se niega a reconocer que perdió la elección.
Foto: Olivier Douliery / Getty Images

La portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, fue cuestionada sobre la asistencia del presidente Donald Trump a la ceremonia de inauguración del presidente electo Joe Biden el 20 de enero, pero a diferencia de cuando habla con certeza de “fraude electoral”, la funcionaria no quiso responder directamente.

Es una tradición que los presidente salientes acudan a recibir al nuevo mandatario en una ceremonia ya programada en el Capitolio, pero ha habido reportes de que el republicano decida no asistir y organice un evento paralelo.

“¿El presidente está considerando seriamente saltarse la inauguración?”, se preguntó a McEnany durante la conferencia de prensa en la Casa Blanca.

“Dejaré que el presidente haga su anuncio”, respondió McEnany. “Tuiteó algo en el sentido de que sabe cuál es su decisión y la tomará en el momento adecuado”.

La portavoz fue cuestionada de cuál sería la razón para que el mandatario no acudiera.

“No voy a especular sobre la decisión del presidente. Dejaré que él lo anuncie”, dijo.

El día de Acción de Gracias, un periodista le preguntó al mandatario si planeaba asistir a la inauguración, pero él dijo que no había tomado una decisión.

“No quiero decir eso todavía”, dijo Trump. “Quiero decir, sé la respuesta. Seré honesto, sé la respuesta, pero no quiero decirlo todavía”.

Más acusaciones de fraude

El presidente Trump publicó un video de 46 minutos en YouTube y Facebook, donde habla del supuesto fraude electoral.

“Este sea quizá mi más importante discurso”, comenzó el mandatario.

No hubo nada nuevo en su mensaje que su equipo de abogados, liderado por Rudy Giuliani, no hayan dicho: reclamos de personas muertas que votaron, anomalías en las máquinas de votación y la corrupción en grandes ciudades gobernadas por demócratas.

Tampoco mostró pruebas de sus dichos, salvo una serie de gráficas que no explican mucho.

“Incluso lo que estoy diciendo ahora será degradado y menospreciado”, lamentó. El mandatario olvidó que su propio fiscal general, William Barr, dijo que no había evidencias contundentes de un fraude electoral. “Esta elección fue amañada. Todos lo saben. No me importa si pierdo una elección, pero quiero perder una elección justa y cuadrada. Lo que no quiero hacer es que se lo roben al pueblo estadounidense”.

El video del mensaje grabado desde la Casa Blanca no es de un discurso continuo, sino que fue editado. El mandatario acusó que era “estadísticamente imposible” que él perdiera y que el demócrata Biden haya recibido más de 80 millones de votos.

“Es estadísticamente imposible que la persona, yo, que encabezó la contienda perdiera”, dijo citando a “los mejores” encuestadores. “Ganamos por mucho… los encuestadores reales que son justos y honestos, dijeron: ‘No podemos entender algo como esto: nunca sucedió antes de que llevaras al país a la victoria y eras el único que estaba perdido. No es posible'”.

El mandatario insistió que la elección fue una “catástrofe total” y en su diagrama del “fraude electoral” incluye a jueces que han decidido en su contra.

“Incluso jueces hasta ahora se han negado a aceptarlo. Saben que es verdad. Saben que está ahí. Saben quién ganó las elecciones. Pero se niegan a decir: tienes razón. Nuestro país necesita que alguien diga que tienes razón”, expresó el mandatario.

Hay una petición para que la Suprema Corte revise el caso de Pensilvania y el mandatario dijo que “con suerte” eso pudiera ocurrir, ya que consideró que era “lo correcto para el país”.