“Hemos trabajado como si la pandemia no existiera”

Cinco millones de trabajadores esenciales son indocumentados y esperan un cambio justo con la nueva Administración

“Hemos trabajado como si la pandemia no existiera”
358,000 indocumentados trabajan en el campo y procesadoras de alimentos, según el CAP./Archivo
Foto: John Moore/Getty Images

Vicente Reyes lleva años trabajando en el campo con sus padres. Ha recogido aguacates, zanahorias, cebollas, lechugas y mandarinas en California y es algo que tiene que seguir haciendo para pagar sus estudios. Quiere desarrollar su carrera en ingeniería robótica pero por el momento sigue estudiando y trabajando en el campo. Él es DACA pero sus padres son indocumentados.

Están en la misma situación cinco millones de trabajadores que son considerados como esenciales por el Departamento de Seguridad Nacional, por más que estén indocumentados. Se trata de tres de cada cuatro trabajadores sin status de inmigración regularizado, según cifras tabuladas por el Center for American Progress, CAP, en el informe sobre protección de indocumentados en la primera línea de la pandemia.

Este centro de estudios de corte progresista explica que los indocumentados y sus hogares pagan casi $80,000 millones de dólares en impuestos federales y $41,000 millones más a los estatales. Además contribuyen a la red social con sus impuestos al Seguro Social y Medicare aunque no tienen derecho a estos recursos.

En una declaración que daba cuenta de la injusta situación, Reyes comentaba que tanto él como su padres fueron designados como esenciales y no pudieron quedarse en casa, pero se preguntaban diariamente si les pararía la policía y cómo les iban a proteger de la pandemia (sin máscaras, instrucciones..). “Hemos trabajado como si la pandemia no existiera”, explicaba Reyes.

Nadie en el campo quería hacerse el test porque si daba positivo, explicaba este jornalero y estudiante, que recordaba altas cifras de contagios en su condado. El motivo es que tendrían que haberse quedarse en casa sin beneficios de pago. “Somos el centro de la cadena alimentaria, sin nosotros esta caería pero vivimos en un miedo infinito por nuestro futuro y merecemos un camino a la ciudadanía y el reconocimiento de nuestro papel esencial.

Este instituto de estudios de corte progresista ha pedido al presidente electo, Joe Biden, que dado el papel clave de los inmigrantes indocumentados se provea un camino a la legalización de su estatus no solo por el trabajo y los sacrificios que hacen sino también por el papel durante la pandemia y en la reconstrucción de la economía.

Julian Castro, nuevo consejero del CAP y ex secretario de vivienda, comentaba en una reunión para presentar el estudio de las cifras que más que nunca en este año de la pandemia se ha visto cuán esenciales son estros trabajadores. “Los EE UU no pueden prosperar sin inmigrantes y especialmente los documentados hacen un trabajo esencial”.

Castro explicaba que tras los cuatro años de “crueldad de la Administración Trump” puede haber una política de “compasión y sentido común” con Joe Biden.

El presidente electo, recordó Castro, dijo que en los primeros 100 hará una reforma con un camino a la ciudadanía “y espero que además use la acción ejecutiva para deshacer lo peor de la Administración de Trump”. Este político dijo que no solo hay que deshacer el daño hecho “sino que hay que hacer justicia”.

Admitió que no es la primera vez que se habla de ello pero piensa que esta vez es diferente por los años duros pasados y la pandemia. “Los indocumentados han dado un paso adelante en estos momentos de urgencia y es el momento de que nosotros lo demos por ellos. Es urgente”, dijo.

Desde el CAP se recuerda que estos contribuyentes no reciben ayudas por la pandemia y que en el caso de las empleadas domésticas y las personas que cuidan a mayores o discapacitados en el hogar esta crisis ha sido económicamente devastadora. AI-Jen Poo, de la Domestic Workers Alliance, describe la pandemia como una tragedia para mujeres indocumentadas que son madres solteras y las que traen el dinero a las casas.

“La cuestión del status es fundamental para la supervivencia de estas familias y el futuro de las familias americanas”, dijo Poo quien explicó en el foro del CAP que el trabajo de estos empleados son los que permiten que el trabajo del resto sea posible.

Poo habló de inversión en infraestructura social, “No hay forma de que las americanos puedan seguir adelante sin la infraestructura social eue proveen los inmigrantes, más ahora cuando la sociedad está envejeciendo”

Desde el CAP se explica que aumentar las protecciones legales incrementará las ganancias y beneficios para los trabajadores indocumentados y eso incrementará sus contribuciones por vía fiscal además de empujar al alza de todos los trabajadores.