Hispana muere de coronavirus sin poder abrazar a su recién nacido

Sólo tuvo fuerzas para dar a luz a un bebé saludable

Una hispana murió de coronavirus luego de dar a luz a su segundo hijo.

Erika Becerra, de 33 años y quien se había mudado a  Detroit desde Los Ángeles por el trabajo de su esposo, fue diagnosticada con COVID-19 cuando tenía ocho meses de embarazo. Los médicos decidieron inducir el parto al ver que tenía problemas para respirar.

De acuerdo con KCAL-TV, la madre logró traer al mundo a un saludable bebé, pero su condición no mejoró. Becerra tuvo que ser entubada al terminar el parto.

“Tuvo un trabajo de parto normal, dio a luz a su hijo, pero no pudo abrazarlo porque justo después de dar a luz, fue cuando le pusieron el tubo y de ahí empezó a empeorar su condición”, dijo Michael Avilez, hermano de Becerra.

De acuerdo con familiares, la madre hizo todo lo posible para cuidarse. Pocas veces salió de casa en los últimos meses, siempre llevaba una mascarilla en el rostro y limpiaba las superficies que tocaba. Las pruebas de coronavirus de su esposo y dos hijos salieron negativas.

“La gente no entiende lo que está pasando, muchos creen que es un chiste hasta que se contagian ellos o uno de sus familiares”, dijo Avilez a CNN.