Mexicano de Colorado recibe $285,000 luego de ser golpeado por la Policía

El sujeto sólo reparaba su auto cuando fue agredido por los agentes

Jaime Alberto Torres Soto
Jaime Alberto Torres Soto
Foto: ACLU of Colorado / Cortesía

Un mexicano residente en Aurora, suburbio al este de Denver, recibirá una indemnización de $285,000 dólares para poner fin a una demanda judicial por uso excesivo de fuerza contra la policía de esa ciudad, anunció este jueves la filial en Colorado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

Según el comunicado de ACLU, Jaime Alberto Torres Soto fue “injustificablemente golpeado” por uniformados del Departamento de Policía de Aurora (APD) el 21de noviembre de 2016 en respuesta a una denuncia de ruidos molestos, causada porque Torres estaba reparando su auto dentro de su cochera después de la medianoche.

Relacionado: Brutalidad policial tiene gran impacto en latinos pero no repercusión nacional, reconoce congresista

La demanda de Torres contra el APD sostenía que los agentes “ilegalmente le ordenaron salir de su casa”, no le permitieron llamar a su esposa (que estaba dentro de la vivienda) para que actuase como traductora, lo esposaron, lo arrojaron al suelo por “resistirse al arresto” y lo golpearon de tal manera que “hasta hoy sufre de daños físicos y emocionales” (su rostro quedó desfigurado).

Cuando eventualmente las denuncias por los ruidos y por resistirse a la autoridad llegaron ante un jurado local, el jurado las desestimó inmediatamente, al igual que los cargos contra Torres.

“El Departamento de Policía de Aurora usa aerosol de pimienta, perros policía, pistolas eléctricas y otras armas, así como fuerza, desproporcionadamente en contra de afroamericanos y latinos”, dice el comunicado de ACLU Colorado, subrayando que entre 2003 y 2016 se produjeron otros 13 incidentes similares de “violencia y brutalidad policial” contra residentes de Aurora pertenecientes a minorías y sospechosos de contravenciones (no de crímenes).

Más recientemente cobró notoriedad nacional el caso de Elijah McClain, un joven afroamericano de 23 años, quien falleció el 24 de agosto de 2019 cuando la policía de Aurora lo detuvo sin motivo (McClain regresaba caminando a su casa luego de ir a una heladería), lo inmovilizó y le administró un sedante que le quitó la vida.

“El señor Torres sufrió abuso de la policía de Aurora cuando lo golpearon, y luego una vez más cuando trataron de silenciarlo y de cubrir las malas acciones. Para responder a la epidemia de violencia del APD contra comunidades de color, debemos continuar manteniendo al APD responsable por sus acciones”, dijo la abogada Mari Newman, del equipo de ACLU que representó a Torres.

Relacionado: Crece la indignación por muerte de joven indocumentado a manos de la policía

Por su parte, Mark Silverstein, director de asuntos legales de ACLU Colorado, afirmó que la indemnización “sugiere cuán malas fueron las acciones policiales en este caso, pero ni siquiera comienza a hacer justicia”.

El APD no hizo comentarios públicos sobre el tema, pero hace una semana el alcalde de Aurora, Mike Coffman, reveló que, al contrario de lo que sucede con la policía de Denver, el APD sigue colaborando con los agentes federales de inmigración en el arresto de presuntos indocumentados.