¿Cómo será la distribución en fases de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer en EE.UU.?

Las autoridades quieren distribuir la vacuna "más rápido que la luz", pero no todo es tan sencillo

¿Cómo será la distribución en fases de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer en EE.UU.?
Una dosis de la vacuna de Pfizer.
Foto: Victoria Jones / EFE

El Gobierno de Estados Unidos se ha dispuesto distribuir 3 millones de dosis de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus en una primera fase, luego de que la Administración federal de Drogas y Alimentos (FDA) aprobara este jueves su uso de emergencia.

El general Gustavo Perna, de la Operación Warp Speed (Más rápido que la luz), dijo que, en un periodo entre 24 y 48 horas, los estados deberían empezar a recibir el material médico.

Unas 2.9 millones de dosis adicionales serán reservadas para la segunda dosis y unas 500,000 como medida de precaución.

El encargado de la logística de distribución dijo en una conferencia telefónica el miércoles que luego del primer envío; unos 21 días después, se procederá con la segunda tanda.

Inicialmente, serán los empleados sanitarios, de emergencia, y los inquilinos de residencias de ancianos quienes reciban la inmunización.

Progresivamente, el acceso se ampliará al resto de la población.

Como parte del proceso, las farmacias y personal sanitario privado apoyarán las iniciativas.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estiman que en el país hay unos 21 millones de personas en el sector de la salud que serían elegibles para recibir la inmunización.

Los encargados en los distintos estados deberán actuar rápidamente para identificar a los recipientes prioritarios.

Sin embargo, la selección dependerá de la situación en cada demarcación.

Dependerá de cada estado

Un reporte de National Geographic destaca que en el caso de Oklahoma, por ejemplo, las autoridades le darán prioridad al personal médico que atiende pacientes hospitalizados. Mientras que en Utah las primeras dosis la recibirán los trabajadores de hospitales con un alta prevalencia de coronavirus.

Una barrera en el proceso es que Pfizer le requiere a los hospitales y a los proveedores de cuidado de salud ordenar un mínimo de 975 dosis de una vez, lo que sería una cantidad grande para algunos lugares.

Esto podría llevar a pérdidas debido al requisito de instalaciones extra frías para almacenar las vacunas.

“Esto ha supuesto retos, especialmente en las zonas urbanas del país donde ese volumen de productos es más difícil de manejar”, dijo ayer Anita Patel, del Grupo de Trabajo sobre Vacunas de los CDC en la reunión encabezada por miembros de la FDA.

Otro ángulo que afecta el proceso de distribución son los reportes de los efectos secundarios de la vacuna en algunas personas. Lo anterior ha llevado a que los administradores de algunos programas limiten las vacunas contra el coronavirus en algunos grupos focales como por ejemplo empleados de unidades de cuidado intensivo de modo que no todos se tomen días libres al mismo tiempo.