Segunda ola de COVID-19 golpea con fuerza a cárceles de Nueva York con 120 nuevos casos en apenas seis días

Coaliciones de defensa de la población penitenciaria piden al Gobernador un proceso inmediato de indultos y la libertad condicional para ancianos, medidas que aseguran salvarán vidas

Segunda ola de COVID-19 golpea con fuerza a cárceles de Nueva York con 120 nuevos casos en apenas seis días
• En las cárceles de Nueva York hay actualmente 4,022 internos que ya son elegibles para la libertad condicional.
Foto: John Moore / Getty Images

La confirmación de 120 nuevos casos de COVID-19 en siete cárceles estatales, en los últimos seis días, activó las alarmas de organizaciones de defensa de la población penitenciaria en Nueva York, que exigieron nuevamente al gobernador Andrew Cuomo y legisladores de Albany iniciar un “proceso inmediato de indultos que salven vidas”.

“Deben tomar medidas en las prisiones del estado de Nueva York. Se deben aprobar la libertad condicional para ancianos, la libertad condicional justa y oportuna, además de legislar para prohibir el confinamiento solitario. Sin una acción rápida y audaz, el virus continuará propagándose y los internos seguirán muriendo “, expresaron este viernes en conjunto un grupo de coaliciones.

Actualmente se ha registrado un aumento de infecciones por coronavirus en instalaciones correccionales de Attica, Bedford Hills, Clinton, Woodbourne, Groveland, Cayuga y Walsh, cuando todo el estado enfrenta una ascendente segunda ola de infecciones.

Organizaciones que elevaron en conjunto esta petición, como el Centro for Community Alternatives, Campaña Liberar a las Personas Mayores en Prisión, el Proyecto de Preparación para la Libertad Condicional, el Club Liberal Democrático Jim Owles, la Campaña de Confinamiento en Solitario, La Hora Nueva y también FWD.us, habían alertado sobre el avance del COVID-19 en los centros de reclusión antes del otoño.

Poder de clemencia

Estas organizaciones renovaron esta semana sus campañas de presión para que el gobernador Cuomo utilice su “poder de clemencia” y reduzca la población de ancianos e inmunodeprimidos en prisión. También median para que se liberen a todas las personas que están a un año de completar su pena.

Además, exigen a la Legislatura estatal reducir al mínimo la población carcelaria, mientras se exige que no se presenten más personas al sistema durante la pandemia.

Los expertos en salud pública han advertido que para reducir la transmisión del virus, las cárceles deben reducirse al 50 por ciento de su capacidad.

“En medio de la pandemia, el gobernador Andrew Cuomo ha concedido tres clemencias totales a los neoyorquinos en prisión, esto es escandalosamente menor a estos beneficios procesales aprobados por el presidente Donald Trump, y gobernadores en otros estado del país como California, Illinois, Oklahoma y Kentucky”, precisa el comunicado de este viernes.

Las organizaciones en bloque aseguran que el gobierno estatal en lugar de otorgar más indultos “ha condenado a miles a confinamiento solitario, que solo exacerba el daño y propagación de COVID-19”.

En paralelo, ante el inicio del plan de vacunación contra COVID-19, la Asociación Médica Estadounidense y el Centro de Seguridad Sanitaria de John Hopkins, abogan por inmunizar rápidamente a las personas encarceladas y detenidas debido a la realidad de las condiciones en las que viven. En prisión, no pueden mantener el distanciamiento social y, a menudo, no tienen acceso a la atención médica adecuada.

A capa y espada

Anthony Annucci, comisionado del Departamento de Correcciones y Supervisión Comunitaria del Estado (DOCCS) ha defendido a capa y espada los procedimientos para controlar el virus en los recintos penitenciarios.

“A medida que se comprendió de una mejor forma la pandemia, somos rigurosos con acciones de control, distanciamiento, testeo y saneamiento. Hoy tenemos procedimientos muy eficientes que incluyen el aislamiento en unidades habitacionales a quienes resulten positivos en COVID-19, sin impedir que tengan comunicación a través de tabletas digitales con sus familiares”, argumentó el funcionario.

Asimismo, Annucci precisó en una sesión legislativa hace un par de semanas que con base a las normas de los Centro para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC) y las políticas de contención del virus del Estado, tienen una estrategia muy clara a seguir ante la segunda ola en otoño o invierno.

“Hemos sido un modelo a nivel nacional de control del COVID-19 dentro de los centros correccionales. Con una de las tasas más bajas de mortalidad. Obviamente, una sola muerte nos pesa, pero el avance ha sido claro”, reiteró.

El Diario no consiguió comentarios del titular del DOCCS ante este brote de casos denunciado esta semana.

Esperando libertad condicional:

Hay miles de personas en las prisiones del estado de Nueva York que son elegibles para la libertad condicional, de 50 años o más, encarceladas por una infracción técnica no criminal de la libertad condicional y / o dentro de un año de su fecha de liberación:

  • 4,022 internos que ya son elegibles para la libertad condicional.
  • 3,305 personas detenidas por violación de la libertad condicional técnica.
  • 8,291 reclusos de 50 años o más.
  • 6,524 privados de libertad se encuentran en el periodo de un año de su liberación máxima.
  • 5 mujeres con bebés que son parte del programa de guardería de Bedford Hills.
  • 1 mujer embarazada.