Lamar Jackson asegura que no abandonó el partido para ir a hacer popó

Lamar Jackson estaba liderando a sus Ravens contra los Browns cuando algo salió mal con el QB en el tercer cuarto y corrió para llegar al vestuario

Lamar Jackson asegura que no abandonó el partido para ir a hacer popó
Lamar Jackson negó que el viaje al vestuario estuviera relacionado con sus intestinos.
Foto: Getty Images

Lamar Jackson fue la figura del Monday Night Football que guió a los Baltimore Ravens a la remontada y triunfo de visitantes por 42-47 frente a los Browns de Cleveland, sin embargo, dejó una de las imágenes más curiosas de la temporada, ya que abandonó la cancha en pleno partido y los rumores señalan que tuvo que ir a hacer popó.

Lamar Jackson estaba liderando a sus Ravens en un juego cerrado y acalorado contra los Browns cuando algo salió mal con el QB en el tercer cuarto y corrió para llegar al vestuario.

En las imágenes se ve al QB luchando para llegar al vestuario, como cuando a uno lo persigue “el córrele que te alcanzo” (ganas de hacer popó).

El mariscal de campo dejó el campo con bastante prisa, para volver al vestuario con un trote extraño, hizo un gesto a un empleado del equipo para que se apartara del camino, se fue por unos minutos y luego regresó aliviado para llevar a los Ravens a la victoria.

Al final del juego se le preguntó a Lamar Jackson sobre su escapada al baño, pero negó rotundamente que el viaje al vestuario estuviera relacionado con sus intestinos y aseguró que se trató de unos calambres.

“Tenía calambres (…) ¡No apliqué un Paul Pierce!” dijo el QB en referencia al jugador de la NBA que en las Finales de 2008 salió en una silla de ruedas debido a una aparente lesión, solo para regresar a la cancha minutos después y llevó a los Celtics a la victoria.

Años más tarde, Pierce admitió que necesitaba la silla de ruedas para evitar hacerse popó encima.

Te puede interesar:

Lamar Jackson da positivo a COVID-19, no jugará contra Steelers

Lo agarraron “descansando” en un sofá: Arrestan a hombre que se metió a la casa de Tom Brady y Gisele Bundchen