Madre que mató a su hija de 2 años, la lanzó a lago en Texas y la hizo pasar por muñeca cumplirá cárcel

La mujer junto a su novio guardaron el cadáver durante tres días antes de deshacerse de los restos

Imagen de una menor abusada.
Imagen de una menor abusada.
Foto: Shutterstock

Una madre que mató a su hija de 2 años y lanzó su cuerpo a un lago en Texas City fue sentenciada a 20 años de cárcel por manipular un cadáver.

Un jurado en el condado Galveston sentenció este lunes a Tiaundra Christon, de 23 años, a la máxima pena disponible por el crimen reportado en octubre de 2018.

Para ese entonces, las autoridades iniciaron una búsqueda masiva de la víctima, identificada como Hazana Anderson, que había sido reportada desaparecida en College Station por la propia madre.

Más de 160 personas participaron en la búsqueda.

La hizo pasar como una muñeca

No solo eso, sino que Christon utilizó una muñeca para hacerla pasar como su hija. Christon se despaseó con la muñeca por Houston e incluso la llevó a un cochecito a Walmart para tratar de desviar la atención de las autoridades.

Madre confesó el horrendo crimen

Luego de su arresto, la mujer confesó que la pequeña murió en un hotel de la ciudad de Houston y que tanto su novio Kenny Hewitt, como ella, abusaron de la menor.

La madre admitió que golpearon a la niña con una correa porque estaba llorando hasta que en momentos perdió la consciencia.

El reporte de KHOU además detalla que la pareja trató de revivirla en la bañera.

Signos de abuso sexual

Mientras Christon sacaba a la víctima del baño, notó signos de abuso sexual. No está claro si el hombre fue el responsable.

Posteriormente, acostaron a Hazana en la cama y con el aire caliente del secador de cabello trataron de que reaccionara. En lugar de esto, le quemaron la cara.

Guardó el cadáver durante tres días

Fue entonces cuando la progenitora metió el cuerpecito en el asiento trasero de su auto, en una bolsa plástica, por unos tres días.

El 23 de octubre, la pareja ató una piedra a la bolsa con el cadáver y lo lanzó al lago Moses en el condado Galveston.

La mujer no reportó la desaparición hasta cinco días después.

Buzos de la Policía recuperaron los restos de la pequeña.

Hewett cumple una sentencia de 20 años de cárcel luego de que en noviembre fuera declarado culpable del mismo cargo.