Manzana para bajar de peso: 4 dulces maneras en las que te ayudará a reducir la grasa del vientre

Cada manzana es una compleja fórmula de salud, integrar su consumo en la dieta cotidiana es una magnífica adición en todo plan de adelgazamiento

Una manzana al día no solo te mantendrá alejado del doctor, es el complemento nutricional perfecto para quemar grasa, acelerar el metabolismo y bajar de peso.
Una manzana al día no solo te mantendrá alejado del doctor, es el complemento nutricional perfecto para quemar grasa, acelerar el metabolismo y bajar de peso.
Foto: Annafill28 / Pixabay

Es bien sabido que la manzana se encuentra en la lista de los alimentos más saludables del planeta, su consumo se asocia con una larga lista de beneficios para la salud. No en vano se cree que una manzana al día puede ser la clave para mantenernos alejados del doctor y tal vez no lo sabías pero también resulta la fórmula perfecta para mantener a raya esos kilos de más. La manzana es una de las frutas más accesibles y versátiles que nos ofrece la naturaleza, se caracteriza por su única composición nutricional que la coloca como uno de los super-alimentos más fundamentales en la dieta. Lo cierto es que cada manzana es un cóctel maravilloso de nutrientes, entre los cuales se destacan sus bondades para promover la pérdida de peso.

Entre sus principales cualidades llama la atención su inigualable contenido en fibra, que aumenta los niveles metabólicos. También tienen grandes propiedades cardio-protectoras, que se asocian con su contenido en un tipo de fibra soluble llamada pectina y su aporte en polifenoles antioxidantes reducen los niveles de colesterol LDL nocivo. Además las manzanas son un gran complemento para regular los niveles de glucosa en la sangre, al regular la liberación del azúcar. Complementariamente cada manzana es una compleja fórmula de vitaminas, minerales y poderosos antioxidantes, que son de gran ayuda para combatir el efecto de los radicales libres y así promueven la salud de los huesos, dientes y piel. Todo esto beneficia el funcionamiento de absolutamente todos los órganos y sistemas, de manera especial son maravillosas para promover la buena digestión, un gran complemento en la salud intestinal y también estimulan al sistema nervioso.

No en vano las manzanas son un auténtico alimento medicina, en tan solo una pieza mediana se reúne todo el poder de importantes sustancias fitoquímicas, como la pectina, ácidos orgánicos, taninos, flavonoides y más. Se cuenta con innumerables referencias científicas que avalan sus propiedades terapéuticas, llama de manera especial la atención un detallado estudio realizado por los doctores Boyer y Liu, de la Universidad de Cornell. En el cual se concluyó que existe una relación entre el consumo de manzanas y un riesgo menor de sufrir enfermedades circulatorias y del corazón, cáncer de pulmón, asma y diabetes. Conoce las 4 dulces formas en las que comer manzana a diario te ayudará a cumplir tus objetivos en peso y salud. 

¿Por qué las manzanas son tan recomendables para perder peso?

1. Son increíblemente ricas en fibra

Es bien sabido que uno de los nutrientes más importantes para garantizar la pérdida de peso es la fibra y las manzanas tienen un impresionante contenido. Para ser más claros: una manzana de tamaño mediano contiene 4 gramos de fibra, que por sí sola puede representar el 16% de la ingesta de fibra recomendada por día para las mujeres y el 11% para los hombres. Como se mencionaba anteriormente, las manzanas no contienen cualquier tipo de fibra; son ricas en pectina considerada la fibra más sana. Su papel es importante ya que ayuda a reducir la absorción corporal del exceso de grasas dietéticas. Otra de sus genialidades es que les brinda un excepcional poder saciante, que es de gran ayuda para evitar comer en exceso y controlar la ansiedad por comer alimentos que engordan y sobre todo aquellos que son muy ricos en azúcar. Por último y no menos importante la pectina interviene de manera contundente en el proceso de digestión, retiene el agua y se convierte en un gel que actúa como una emulsión que absorbe desechos en el intestino y facilita la eliminación de toxinas con las heces. Este tipo de fibra también alimenta a las bacterias intestinales saludables, lo que a su vez ayuda a acelerar el metabolismo, y promueve la pérdida y el control de peso a largo plazo. 

2. Una buena digestión, es sinónimo de pérdida de peso

Primero lo primero, hoy en día contamos con todo tipo de recomendaciones para perder peso y en muchas ocasiones suelen ser algo complejas. Sin embargo aunque no lo creas es más simple de lo que creemos: una mala digestión puede provocar un aumento de peso, ya que no somos capaces de absorber y asimilar los nutrientes adecuadamente; además es posible que derivado de lo mismo tampoco podamos eliminar los desechos del organismo de manera eficiente. La buena noticia es que tanto las manzanas verdes como las rojas contienen ácido málico, que desempeña un papel fructífero en la digestión. También una mala digestión  puede conducir a una desaceleración de la tasa metabólica, lo que hace que sea más difícil quemar calorías correctamente. Por lo tanto el ácido málico en conjunto con el abundante aporte en fibra de la pectina; extrae agua de su tracto digestivo y forma un gel, lo que ayuda a retardar la digestión y empujar las heces a través de los intestinos sin problemas, lo que ayuda tanto a la digestión como a la pérdida de peso. Todas estas virtudes le confieren a las manzanas un poder depurativo y desintoxicante importante en el adelgazamiento. 

3. Es una fruta con calorías negativas 

¡Sí, leíste bien! La manzana es una fruta con calorías negativas, esto no quiere decir que no contengan calorías. Lo que sucede es que las manzanas aportan muy pocas calorías, estamos hablando de alrededor de 50 calorías por cada 100 gramos, lo que significa que puede consumir tanta fruta de calorías negativas como desee sin asociarse con un aumento de peso. ¿Suena maravilloso? Lo es y de hecho la razón es sencilla: la digestión de estos alimentos consume más calorías de las que contienen de forma inherente. Por lo tanto: comer manzanas minimiza la adición de calorías en la dieta diaria, a esta gran virtud sumemos que brindan saciedad, nutrición y propiedades medicinales ¿Qué más se necesita? Nada, son simplemente perfectas. 

4. Aportan hidratación y consistencia a la dieta

La calidad de la alimentación diaria es determinante en la pérdida de peso, incluir manzanas diariamente es la perfecta adición. La manzana es una de las frutas más abundantes y nutritivas que podemos incluir en cualquier plan de dieta y si bien hemos mencionado las grandes cualidades de su compleja fórmula nutricional, nos falta un detalle muy relevante: su altísimo contenido en agua. Muy al contrario de lo que se pensaría, sobre todo al comparar las manzanas con otras frutas muy ligeras e hidratantes, una manzana de tamaño mediano contiene aproximadamente el 85% de su composición de agua. Recordemos que mantener los buenos niveles de hidratación es clave en la buena salud y el adelgazamiento, ya que permite que el organismo libere todo lo que no necesita y también son ideales para combatir la retención de líquidos. De tal manera que comer frutas ricas en agua induce la saciedad sin mucha ingesta calórica.