Madres con cáncer pueden transmitir la enfermedad a sus bebés durante el parto

Investigadores japoneses observaron el caso de dos pequeños

La transmisión maternoinfantil de cáncer es poco probable.
La transmisión maternoinfantil de cáncer es poco probable.
Foto: Unsplash

El nacimiento por vía vaginal es altamente recomendado por los especialistas en neonatología, pero cuando la madre padece alguna condición seria de salud, probablemente no sea la mejor opción.

Especialistas del Centro Nacional del Cáncer en Tokio, Japón, encontraron que las madres con cáncer pueden transmitir la enfermedad a sus bebés durante el parto, particularmente las que padecen cáncer de cuello uterino. Al analizar el caso de dos pequeños de seis años y de 23 meses, ambos con cáncer de pulmón, hallaron una “coincidencia genética exacta” de los tumores de los menores con el cáncer de cuello uterino de sus madres.

Al practicar análisis de rutina, los investigadores observaron un patrón de crecimiento tumoral localizado sólo en los pulmones y a lo largo de los bronquios de los niños, lo que sugiere que los pequeños pudieron haber aspirado células cancerígenas durante el parto vaginal.

“Si la madre tiene cáncer de cuello uterino, el bebé puede estar expuesto a las células tumorales en los fluidos del canal del parto y podría aspirar las células tumorales a los pulmones. Por lo tanto, la transmisión del tumor de madre a hijo puede ser un riesgo de parto vaginal entre las mujeres con tumores de cuello uterino”, escribieron los autores de la investigación publicada en The New England Journal of Medicine (NEJM).

Si bien “la transmisión del cáncer de la madre a la descendencia es extremadamente rara y se estima que ocurre en aproximadamente un bebé de cada 500,000 madres con cáncer”, es posible que los bebés estén expuestos a la transmisión de la enfermedad a través de la placenta, especialmente en los casos en que la madre padece cáncer de sangre, piel, pulmones y cuello uterino. En estos casos, se observa “la diseminación de las células tumorales de la madre a múltiples órganos (como huesos, hígado y tejidos blandos) en el bebé” que suele diagnosticarse durante los primeros dos años de vida.

Pero en el caso de las madres con cáncer de cuello uterino, los expertos creen que probablemente las células tumorales de la madre están presentes en el líquido amniótico, las secreciones o la sangre del cuello uterino, por lo que pueden ser aspiradas por los bebés durante el parto vaginal.

“Estos casos indican que la transmisión maternoinfantil del cáncer de cuello uterino es posible durante el parto vaginal; por lo tanto, se debe recomendar la cesárea a las madres con cáncer de cuello uterino”, aseguran.