Nueva York dará paso el lunes a segunda fase de vacunación en el peor momento de la segunda ola del COVID-19

Al ritmo actual de suministros se necesitarán 14 semanas para inmunizar a los dos primeros grupos elegibles

Neoyorquinos mayores de 75 años, podrán pedir sus citas para inmunizarse.
Neoyorquinos mayores de 75 años, podrán pedir sus citas para inmunizarse.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

Nueva York está enfrentando el angustiante pico más alto hasta ahora de la segunda ola de la pandemia de coronavirus, y a la vez también encara otra crisis por el reducido suministro de la vacuna, si se toma en cuenta la densidad de la población del estado.

Pero lo peor, es que de acuerdo con los cálculos de las autoridades de Salud estatales a este ritmo pasarán 14 semanas antes de poder cumplir la meta de aplicar las dosis a por lo menos  los dos primeros grupos elegibles. Y es por ello que este viernes el gobernador Andrew Cuomo anunció que el próximo lunes se pasará a la siguiente fase de vacunación que alcanza a policías, rescatistas y adultos mayores de 75 años.

Precisamente este viernes marcó la fecha en la que se presumía que los neoyorquinos empezaran a enfrentar las consecuencias reales de las reuniones familiares de las pasadas fiestas. Y, en efecto, ya los números muestran una escalada peligrosa que pone al COVID-19 en su punto mal alto desde mayo, en medio de una estrategia de vacunación que sigue generando forcejeo entre la Ciudad y el Gobierno estatal.

Cuomo explicó que no es un sorpresa que durante esta semana las salas de emergencia y las unidades de cuidados intensivos empiecen a saturarse. “Era totalmente predecible. Por ello insistimos tanto que para Acción de Gracias, Hannukak, Navidad y Año Nuevo tuviéramos unas celebraciones inteligentes. Ya vemos en los números, lo que temíamos”.

Solamente en la Gran Manzana la tasa de contagios trepó casi al 10%, teniendo en cuenta que se había mantenido controlada entre julio y octubre en un promedio del 1.1%.

Durante el verano y parte del otoño en los promedios consecutivos de siete días, los casos no rompían el umbral de 350 confirmados en coronavirus en la ciudad de Nueva York, ahora la tasa de contagiados se precipitó en la primera semana de este 2021 a 3,960 nuevos infectados.

El número de nuevos infectados está subiendo rápidamente en El Bronx y Queens.

Una dosis de realidad

El Gobernador está centrado en la creciente ocupación de las camas de los hospitales, como el indicador que podría llevar a cierres económicos drásticos.

“Cuando de acuerdo a nuestros modelos los centros hospitalarios estén a 21 días de tener una capacidad de hospitalización menor al 15%, en ese momento vendrán las decisiones drásticas. No queremos repetir la pesadilla de la primavera en donde la gente llamaba a ambulancias y no había capacidad de respuesta”.

Los hospitales de los cinco condados de la ciudad de Nueva York, a pesar del repunte, hasta este viernes tenían solo el 31.59% de camas ocupadas.

El lunes empieza la fase 1B

En cuanto a la administración de las vacunas y la demanda creciente de funcionarios electos de la Gran Manzana de modificar el orden de los grupos prioritarios, Cuomo fue muy categórico: “Ningún jefe local puede saltar la estrategia. No depende de nosotros hay una Administración Federal que nos envía los suministros. Ellos establecen a quién y cuándo deben aplicarse”.

Sin embargo, a partir del próximo lunes más de 3 millones de neoyorquinos que pertenecen al grupo 1B recibieron luz verde para comenzar a inscribirse en las citas de vacunación.

El número de personas ahora elegibles para recibir la vacuna a partir de la próxima semana se expande para incluir maestros, policías, bomberos, trabajadores de seguridad y transporte público, así como uno de los grupos más vulnerables: las personas mayores de 75 años.

Cuomo reconoció que los adultos mayores han vivido el lado “más duro y desesperante” de esta crisis de salud, pero que el verdadero drama es que si el inventario de dosis que se recibe en Nueva York continúa siendo “solo de 300,000 por semana” se necesitarían 47 semanas para inmunizar al 70% de los neoyorquinos que es el estándar para que el plan sea realmente efectivo.

“Estamos logrando asociaciones con redes de salud comunitaria para mover la vacuna más rápido. Nos hemos reunido con sindicatos, instalaremos grandes centros para inocular las 24 horas. Este panorama solo puede cambiar si recibimos otros suministros. En este instante, solo podemos aplicar el fármaco a los trabajadores de la salud. No hay otra opción”, remató.

La meta de que en el próximo verano más del 70% de los neoyorquinos estén inmunizados se ve lejana. (Foto: AFP-Getty Images)

Alcalde De Blasio insiste

Horas previas, por tercer día consecutivo, en su sesión ante los medios, el alcalde Bill de Blasio exigió a las autoridades federales y estatales “flexibilidad y libertad” para que se le autorice brincar las pautas de vacunación.

“Los números están muy altos. Estamos muy preocupados, sobre todo por la aparición de la nueva variante del COVID-19. Es la razón por la cual no le podemos fallar en este momento crítico a los más vulnerables. En este caso quiero insistir que es una emergencia empezar a vacunar inmediatamente a nuestros adultos mayores de 75 años”, acotó el mandatario municipal.

De Blasio “empujó” nuevamente a que se le permita en las próximas horas inmunizar a otros grupos vulnerables tomando en consideración que centenares de personas elegibles del personal crítico hospitalario categorizado en el grupo 1A,  ha rechazado hasta ahora inocularse.

Los cálculos del Departamento de Salud de la Ciudad (DOHMH) es que la segunda ola de COVID-19 está golpeando con mucha fuerza a los ancianos, los cuales estadísticamente significan cerca del 60% de los fallecimientos en las últimas cuatro semanas.

“Tenemos la logística para vacunar en los próximos días a 270,000 de nuestros ancianos de los 560,000 que necesitan ser protegidos en toda la ciudad. Estamos perdiendo vidas innecesariamente por los límites y la camisa de fuerza que nos pone el protocolo de vacunación”, subrayo el Alcalde.

De acuerdo con los protocolos de inmunización del Estado, los adultos mayores deberán esperar que todos los trabajadores de la salud se inmunicen para pasar a la fase 1B en conjunto con docentes, efectivos de seguridad, rescate y empleados del sistema de transporte.

A paso lento

  • 1 millón de dosis se necesita para completar la fase 1A que está dirigida a trabajadores de la salud.
  • 3.2 millones de inmunizaciones se necesitan para la fase 1B que incluye a policías, maestros, rescatistas y todos los adultos mayores de 75 años.
  • 300,000 inoculaciones está recibiendo NY a la semana.
  • 14 semanas o aproximadamente el 16 de abril se terminaría con estas dos primeras etapas, si se mantiene el inventario de vacunas del Gobierno federal para NY.
  • 1.2 millones de personas mayores de 75 años viven en NY.
  • 13% de los elegibles del grupo 1A se han inoculado hasta ahora en la Gran Manzana, es decir 122,477 profesionales de la salud.