Los 6 alimentos cotidianos sorpresivamente repletos de azúcares añadidos

Existen alimentos que su contenido en azúcar es evidente. Descubre cuáles son los productos de consumo cotidiano con azúcar oculto ¡Te sorprenderás!

Los 6 alimentos cotidianos sorpresivamente repletos de azúcares añadidos
Vigilar nuestra ingesta diaria de azúcar no solo es clave para cuidar el peso corporal, es una medida de salud esencial para prevenir enfermedades crónicas.
Foto: Shutterstock

La fuerza de voluntad para cumplir nuestros objetivos relacionados con el peso corporal, puede verse seriamente afectada con la amplia oferta de alimentos azucarados y procesados. La buena noticia es que actualmente mucho se ha hablado sobre los efectos negativos de un alto consumo de procesados, y cada día somos más conscientes sobre ellos. Sin embargo no podemos olvidar los “azúcares ocultos” que se encuentran en productos de consumo cotidiano, que llevamos años considerando como “seguros” y desafortunadamente no siempre lo son. Es por ello que una de las reglas de oro para cuidar la calidad de nuestra alimentación, es leer las etiquetas nutricionales de todo lo que compramos (inclusive de los alimentos más básicos).

Actualmente la industria alimentaria tiene ciertas mañas y en muchas ocasiones suelen disfrazar el contenido en azúcar con el uso de 60 nombres diferentes para sustituir la palabra azúcar. Teniendo en cuenta esto y sabiendo hoy más que nunca sobre los peligros que conlleva un excesivo consumo de azúcar, que se asocia con la aparición de todo tipo de condiciones crónicas como la diabetes, la obesidad, la depresión y afecciones cardiovasculares, vale la pena estar informados. Estos son 6 de los alimentos básicos y de consumo cotidiano, que seguro ni te pasa por la mente que contienen azúcar ¡Toma nota!

1. Fruta deshidratada

Existe una amplia variedad de frutas deshidratadas también conocidas como secas o desecadas, son el producto que se obtiene del secado realizado a diversas frutas especiales y propensas a este proceso. La frutas deshidratadas son masticables y dulces, brillan por su valor energético y son muy saciantes. Sin embargo a pesar de obtenerse de frutas, no aportan el mismo contenido en fibra ni en azúcar y la razón es sencilla: sin agua, los azúcares se concentran más en la variedad seca. Por si fuera poco los fabricantes suelen cubrir los dulces secos con más azúcar, un claro ejemplo: los arándanos son originalmente una de las frutas más bajas en azúcar en comparación con la mayoría, pero marcas como Ocean Spray decide inyectar las bayas con azúcar de caña para crear una delicia menos ácida

  • Una opción saludable-Veggie-Go’s Fruit and Veggie Strips(1 tira): 15 calorías, 0 g de grasa, 5 mg de sodio, 5 g de carbohidratos (1 g de fibra, 2 g de azúcar), 0 g de proteína.
  • Una opción poco saludable-Ocean Spray Original Cranberries ( 1/4 taza): 130 calorías, 0 g de grasa (0 g de grasa saturada), 0 mg de sodio, 33 g de carbohidratos (3 g de fibra, 29 g de azúcar), 0 g de proteína.
fruta-seca
Fruta seca. /Foto: Shutterstock

2. Barritas de avena y granola

Estamos demasiado acostumbrados a considerar las barritas de granola como una alternativa de desayuno saludable y rápido, sin embargo es un grave error sustituir la comida más importante del día con estos productos. De hecho, tenemos una noticia para ti: muchas de estas barras a base de avena, contienen azúcar como primer o segundo ingrediente. De tal modo que se trata de un producto procesado en el que pasa muy a segundo término el valor nutricional de la avena y los frutos secos, por ende suelen carecen de las propiedades que ofrecen como su contenido en fibra y proteína. 

Barras energéticas.
Barras energéticas. /Foto: Amazon

3. Aderezo para ensaladas

No nos vamos a cansar de repetirlo los aderezos para ensaladas embotellados destruyen cualquier esfuerzo por mantenerte en línea. Cuando se trata de mantenerse delgado, elegir un aderezo que se comercializa como “sin grasa” o “ligero” es un clásico error de novato. Lo que sucede es que en la industria alimentaria para hacer más atractivos sus productos, suelen compensar la pérdida de sabor que proporciona la grasa y agregan diversos productos químicos, sodio y, por supuesto, azúcar

Aderezo. /Foto: Pxhere

4. Leches vegetales

En los últimos dos años el consumo de leches vegetales elaboradas a base de almendra, nueces, avena, coco y arroz, ha crecido a pasos agigantados. Si bien es cierto que son una gran alternativa para quienes no pueden procesar la lactosa y en general para quienes no disfrutan de los lácteos, existen algunas opciones en las que hay prestar especial atención ya que están llenas de azúcar. Por ejemplo opciones como la leche de vainilla y almendras de Silk contienen más azúcar que un helado de vainilla. Pueden contener hasta 13 gramos de azúcar y es peor cuando lo mezclamos con cereales y otros productos ricos en azúcar.

  • Una opción saludable-Leche de almendras y vainilla sin azúcar de Silk (1 taza): 30 calorías, 2.5 g de grasa (0 g de grasa saturada), 115 mg de sodio, 1 g de carbohidratos (<1 g de fibra, 0 g de azúcar), 0 g de proteína.
  • Una opción menos saludable-Silk Vanilla Almond Milk (1 taza): 80 calorías, 2.5 g de grasa (0 g de grasa saturada), 125 mg de sodio, 14 g de carbohidratos (<1 g de fibra, 13 g de azúcar), 1 g de proteína.
leche
Leches vegetales. /Foto: Shutterstock

5. Salsa de tomate

En general las salsas de tomate envasadas nunca serán una buena opción para la salud, y de hecho es un producto que se consume mucho en los hogares estadounidenses. Con dos dígitos de azúcar, las salsas de tomate no cumplen con los ideales de la dieta mediterránea, nunca se podrán comparar con los beneficios que aporta una salsa de tomate casera y orgánica. De hecho estas salsas, normalmente están llenas de azúcar y omega-6 inflamatorios, lo que puede derivarse en un aumento de peso y grasa abdominal. 

  • Una opción saludable-Salsa clásica de tomate y albahaca de Classico (1/2 taza): 50 calorías, 1 g de grasa (0 g de grasa saturada), 410 mg de sodio, 8 g de carbohidratos (2 g de fibra, 5 g de azúcar), 2 g de proteína.
  • Una opción menos saludable-Emeril’s Homestyle Marinara (1/2 taza): 90 calorías, 3 g de grasa (0 g de grasa saturada), 470 mg de sodio, 14 g de carbohidratos (2 g de fibra, 9 g de azúcar), 2 g de proteína
Salsa de tomate
Salsa de tomate./Foto: Pixabay

6. Bagel de cereales integrales

La mayoría de las veces los bagels, no son un alimento saludable. Sin embargo últimamente ha  salido a la luz las versiones de granos integrales, que se disfrazan como una opción más ligera y benéfica. Desafortunadamente, aunque las marcas promocionan el uso de granos integrales hay en sus bagels, están minimizando la cantidad de azúcar que agregan para que sean apetecibles. Las empresas de pan saben que los consumidores que están cambiando el grano entero blanco por versiones integrales, y han intentado crear versiones que se promuevan como más sanas y ricas en fibra.

Bagel. /Foto: Shutterstock