7 claves para cuidar una quemadura y evitar la cicatriz

No es recomendable usar agua muy fría para tratar las quemaduras

7 claves para cuidar una quemadura y evitar la cicatriz
Se deben atender las quemaduras con mucho cuidado porque pueden contaminarse con mucha facilidad.
Foto: Shutterstock

Las quemaduras son lesiones delicadas que se deben tratar cuidosamente para evitar que sus secuelas sean muy visibles sobre nuestra piel. Como indica Cuídate Plus, hay aspectos para tener en cuenta al momento de cuidar de ellas.

Por ejemplo ¿qué tan fría debe estar el agua que usemos sobre la quemadura? ¿es bueno que reventemos las ampollas que deje la lesión? ¿con qué desinfectar las lesiones? Estas y otras interrogantes serán respondidas a continuación.

1.   No usar agua muy fría

Un mito muy extendido es que el agua que usemos para tratar la quemadura debe ser lo más fría posible para que ofrezca los resultados más adecuados. Sin embargo, esto no es deseable si consideramos que las quemaduras también pueden ocurrir por frío.

En este sentido, es importante que el agua que usemos sea tibia de modo que no expongamos nuestra piel a los estragos del agua caliente ni de la fría.

2.   No untar mantequilla ni aceite en la herida

Ninguno de estos elementos cuenta con propiedades curativas para el caso. Muchas veces son usados para tratar estas lesiones en el espacio casero. Incluso, su uso puede ser peligroso en la medida en que las grasas retienen el calor.

3.   Soplar la quemadura cuando no es grave

Podemos soplar la quemadura siempre que no sea una lesión muy abierta o que corra un riesgo importante de contaminación. No obstante, el dermatólogo siempre tenderá a indicar al agua como una mejor alternativa.

4.   No usar alcohol ni vinagre para desinfectar la herida

En efecto, tanto el alcohol como el vinagre son sustancias que pueden desinfectar, pero su uso para tratar quemaduras está contraindicado, al menos para las lesiones graves, cuyo dolor puede aumentar notablemente por el uso de estas sustancias.

quemadura
Se recomienda no utilizar aceites u otros líquidos que puedan afectar el progreso de la recuperación. Fuente: Shutterstock

5.   No usar pasta de dientes en la quemadura

El efecto de frescor que proporciona la pasta de dientes dura muy poco sobre la herida, y la pasta puede ensuciar y contaminar la herida. Además, la aplicación de pasta de dientes le dificultará al especialista una correcta evaluación de la lesión.

6.   Reventar las ampollas solo en casos puntuales

Los especialistas suelen sugerir que las ampollas solo se revienten cuando estén llenas y sean dolorosas al estar sometidas a tensión. En este escenario, ellas deberían ser vaciadas de forma estéril (libre de gérmenes), pero dejando que la piel recubra la herida.

7.   Usar el aloe vera solo en quemaduras leves

Aunque las propiedades antiinflamatorias del aloe vera estén confirmadas, no es recomendable hacer uso de ellas para las quemaduras graves, aunque sí puede usarse sin inconvenientes en lesiones menos graves y profundas.

Todas estas claves deben ser útiles para ti en el escenario en que sufras una quemadura lo suficientemente grave que amerite un tratamiento más especializado y complejo que atienda el nivel de la herida.

También te puede interesar:

¿Por qué aplicar hielo sobre el rostro puede ser tan benéfico para evitar arrugas, manchas y acné?

Cómo desaparecen las cicatrices del cuerpo