Congresista neoyorquino Adriano Espaillat confirma que salió positivo al COVID-19

El político dominicano se une a una lista de representantes demócratas que se han infectado en días recientes

Congresista neoyorquino Adriano Espaillat confirma que salió positivo al COVID-19
Espaillat representa a varios vecindarios del Alto Manhattan y el noroeste del Bronx.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images

Una semana después de la violenta revuelta en el Capitolio en Washington por parte de seguidores del presidente Donald Trump, sigue aumentando el número de congresistas que se han enfermado con el coronavirus. Este jueves el representante por Nueva York Adriano Espaillat confirmó que salió positivo a la prueba del COVID-19.

Espaillat, quien es el primer dominicano en servir en la Cámara de Representantes, indicó en un comunicado que está siguiendo las instrucciones de su médico y, “me estoy poniendo en cuarentena en casa después de haber dado positivo en la prueba del COVID-19”.

“Me han administrado ambas inyecciones de la vacuna contra el COVID-19 y me han seguido haciendo pruebas con regularidad, uso mi mascarilla y sigo las pautas recomendadas. Continuaré con mis deberes representando al Distrito congresual 13 de Nueva York de forma remota hasta que reciba la autorización de mi médico”, dijo el congresista.

Precisamente Espaillat representa a vecindarios de la Gran Manzana que han sido golpeados con fuerza por la pandemia, como son Harlem, East Harlem, West Harlem, Hamilton Heights, Washington Heights, Inwood, Marble Hill y el noroeste de El Bronx. Y a los habitantes de su distrito les envió este mensaje: “Animo a todos los residentes a seguir las pautas de salud pública para prevenir la propagación del virus”.

Varios demócratas infectados

Antes de revelarse el caso de Espaillat, en la pasada semana, después del ataque violento contra el Capitolio, ya se había informado que al menos otros tres congresistas demócratas habían dado positivo al virus.

Brad Schneider, Pramila Jayapal y Bonnie Watson Coleman se quejaron que durante la insurrección se vieron obligados a permanecer encerrados varias horas en una habitación con otros congresistas, y varios de sus colegas republicanos se negaron a ponerse sus máscaras e incluso se burlaron de ellos.

El Diario confirmó que durante la revuelta el congresista Espaillat permaneció en su oficina, y no estuvo en la habitación encerrado con los otros congresistas.

“Lamentablemente, recibí un resultado positivo a una prueba de covid-19”, reveló en su cuenta de Twitter el representante Schneider, quien agregó que varios “congresistas republicanos presentes en la sala se negaron categóricamente a llevar mascarilla”.

Un tuit similar publicó la congresista Jayapal, quien denunció: “Muchos republicanos se negaron a tomar precauciones mínimas contra el COVID-19 y usar una simple máscara en una habitación abarrotada en medio de una pandemia, lo que provocó un incidente supertransmisor en medio de un ataque de terrorismo nacional”.

Watson Coleman, de 75 años, fue la primera congresista en informar a través de un comunicado que se había infectado con el virus, asegurando creer que estuvo expuesta al COVID-19 durante el encierro obligatorio para tratar de protegerse de los violentos seguidores de Trump.

Precisamente en la misma noche del miércoles 6, el día del incidente en el Capitolio, el representante republicano Jake LaTurne informó que había dado positivo al coronavirus.