Biden lanza ambicioso plan ambiental con siete acciones celebradas por expertos

El demócrata cumple otra de sus promesas al impulsar política que ayudará a comunidades desfavorecidas

Biden lanza ambicioso plan ambiental con siete acciones celebradas por expertos
El presidente Biden ordenó varios lineamientos ambientales a su gobierno.
Foto: JIM WATSON / Getty Images

Durante su campaña, el presidente Joe Biden se comprometió a implementar políticas ambientales que atendiera la emergencia por el cambio climático y este miércoles da los primeras siete pasos, los cuales son celebrados por expertos.

Dadas las diferencias con las políticas del expresidente Donald Trump, varias de las estrategias de éste serán revertidas, lo cual comenzó con la reintegración de Estados Unidos al Acuerdo de París, pero el demócrata lanza varias órdenes para atender la problemática en el país.

De entrada busca alejarse de la polémica de que una acción de protección del medio ambiente significa un daño al empleo.

La visión pretende “una revolución de energía limpia” con resultados concretos para 2035, pero con un plan hacia 2050.

“Las acciones de hoy promueven esos objetivos y garantizan que aprovechemos el talento, la determinación y la innovación de los trabajadores estadounidenses, revitalizando el sector energético… conservando nuestros recursos naturales”, indica la Administración Biden.

Destaca que el plan, además de impulsar energía limpia, crearía empleos bien remunerados y protegidos bajo un sindicato, además de ayudar a comunidades a afectadas por daños ambientales.

Las siete líneas de trabajo son: (1) centrar la crisis climática en las consideraciones de política exterior y seguridad nacional; (2) adoptar un enfoque en todo el gobierno sobre la crisis climática; (3) aprovechar la huella y el poder adquisitivo del gobierno federal para liderar con el ejemplo; (4) reconstruir la infraestructura para una economía sostenible; (5) promover la conservación avanzada, agricultura y reforestación; (6) revitalizar las comunidades energéticas, y (7) asegurar la justicia ambiental y estimular las oportunidades económicas.

“(Se) ordena al Director de Inteligencia Nacional preparar una Estimación de Inteligencia Nacional sobre las implicaciones de seguridad del cambio climático; al Departamento de Estado a preparar un paquete de transmisión al Senado para la Enmienda de Kigali al Protocolo de Montreal, y todas las agencias para desarrollar estrategias para integrar las consideraciones climáticas en su trabajo internacional”, indica el proyecto que coloca como eje el Acuerdo de París y la coordinación con agencias internacionales.

También se crea el Grupo de Trabajo Nacional sobre el Clima, el cual reunirá a líderes de 21 agencias y departamentos federales, quienes se asegurarán de mantener el enfoque contra cambio climático en todo el gobierno federal.

Impacto al empleo

Una de las principales temores a programas ambientales es que su implementación dejaría sin trabajo a miles de personas.

La Administración Biden retoma ese discurso para intentar darle la vuelta con su plan de “reconstruir mejor”, al señalar que su plan de empleos de energía limpia es un pilar central.

Se ordena a las agencias federales obtener electricidad libre de contaminación de carbono y vehículos “limpios” o sin emisiones, los cuales deberán adquirirse a productores estadounidenses, al cruzar la orden ejecutiva “Compra americano”.

“La orden requiere que esas compras se hagan en Estados Unidos… que las agencias apliquen y hagan cumplir estrictamente las pautas de salarios y beneficios vigentes”, indica. Esos trabajos deberán ofrecer derecho a la sindicalización.

Además de buscar mejorar en los sistemas de pronósticos del clima, se ordena al Secretario del Interior a reestructurar los “arrendamientos de petróleo y gas natural en tierras públicas o aguas marinas”, pero con una consulta indispensable a las tribus.

La Administración Biden promoverá nuevos empleos con proyectos de infraestructura considerados en el plan ambiental.

“La orden cataliza la creación de puestos de trabajo en la construcción, la fabricación, la ingeniería y los oficios calificados… (que ayuden) a reducir la contaminación climática”, señala.

Al cruzar todas las agencias se establecerán un Consejo Interagencial de Justicia Ambiental y un Consejo Asesor de Justicia Ambiental para atender las injusticias ambientales actuales e históricas.

“(Se) crea una Iniciativa de Justicia40 en todo el gobierno con el objetivo de entregar el 40 por ciento de los beneficios generales de las inversiones federales relevantes a las comunidades desfavorecidas”, adelanta.

Celebran acciones

Expertos celebraron las primeras acciones del presidente Biden, destacando su enfoque a las comunidades más desfavorecidas y la promoción de nuevos tipos de empleos.

“En su primera semana en el cargo, el presidente Biden ya está cumpliendo con sus audaces promesas de campaña de tomar acciones climáticas, crear nuevos empleos de energía limpia y proteger nuestros recursos naturales”, destacó la directora ejecutiva de Climate Power, Lori Lodes. “Ahora es el momento de que el Congreso trate la crisis económica y climática con la urgencia que ambos exigen y trabajan con el presidente Biden”.

El plan Justicia40 fue desarrollado y propuesto a la Administración Biden por una coalición que incluye expertos del Center for American Progress (CAP); Center for Earth, Energy and Democracy; Thomas Edison State University; Deep South Center for Environmental Justice, entre otros.

“El compromiso de la Administración Biden de incorporar las prioridades de justicia ambiental más profundamente en su toma de decisiones, e invertir en comunidades sobrecargadas por la contaminación, es un paso en la dirección correcta”, destacó la Dra. Ana Baptista, del New Jersey Environmental Justice Alliance y Tishman Environment & Design Center en New School.