Ron Rivera, entrenador en jefe de Washington, gana la batalla contra el cáncer de piel

Rivera estuvo en tratamiento a lo largo de siete semanas, incluidas tres rondas de quimioterapia y terapia de protones cinco días a la semana

A pesar de estar en tratamiento, Rivera no se perdió ningún partido de la temporada.
A pesar de estar en tratamiento, Rivera no se perdió ningún partido de la temporada.
Foto: Getty Images

En agosto del 2020, el head coach de Washington Football Team, Ron Rivera anunció que fue diagnosticado con cáncer de piel, pero aseguró en ese entonces que se encontraba en una etapa temprana del mismo. Ahora, este jueves, la esposa y la hija del entrenador de 59 años, revelaron que su tratamiento fue exitoso y ha logrado vencer al cáncer.

“Las oraciones han sido respondidas. Gracias a todos los doctores y enfermeras que nos ‘entrenaron’ a @RiverboatRonHC y a mí y nos dieron el plan de juego ganador para derrotar al cáncer. ¡La tomografía por emisión de positrones lo dijo todo, cáncer, perdiste esta pelea! #RiveraStrong “, escribió su esposa Stephanie Rivera en Twitter.

En octubre, tras dos meses de haber hecho el anuncio de células malignas en su cuerpo, Ron Rivera anunció que había concluido su tratamiento contra el cáncer, lo hizo tan solo un día después de aplastar 25-3 a los Cowboys de Dallas en la semana 7 de la temporada regular de la NFL.

“Gracias a todos por el amor y las oraciones. Acabo de hablar por teléfono con mamá y papá saliendo del hospital @RiverboatRonHC Está oficialmente libre de cáncer !!!”, anunció su hija Courtney, también en Twitter.

Rivera estuvo en tratamiento a lo largo de siete semanas, incluidas tres rondas de quimioterapia y terapia de protones cinco días a la semana, estuvo fuera de tres prácticas con Washington, pero nunca se perdió un partido de temporada regular, terminando con una marca de 7-10, que le alcanzó para clasificarse a la ronda de comodines donde fue eliminado por los Buccaneers 31 a 23.

Te puede interesar:

La laureada poeta Amanda Gorman recitará un poema en el Super Bowl