El liderazgo en Albany: luchando por la libertad, respeto y seguridad para TODOS los neoyorquinos

La prohibición conocida como 'Walking while trans' ha afectado desproporcionadamedente a las mujeres transgénero, en particular a las de color

Las mujeres transgénero también pueden sufrir violencia y abuso en la cárcel.
Las mujeres transgénero también pueden sufrir violencia y abuso en la cárcel.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Imagínese recibir una llamada de su amiga, prima o sobrina indicándole que fueron detenidas mientras estaban paradas en la calle después de una fiesta o tras salir de un club, porque vestían una falda y una blusa cortas. Suena incorrecto. No fueron violentas o problemáticas y no causaron problemas. Sin embargo, bajo la actual ley del estado de Nueva York, la policía puede y ha arrestado a personas, especialmente mujeres transgénero y mujeres de color, por este tipo de razones.

En la década de 1970, cuando la delincuencia en la ciudad de Nueva York se disparaba, la sección 240.37 de la Ley Penal se aprobó en el estado de Nueva York con el propósito de ayudar a limpiar el área de Times Square. Esto permitió a la policía realizar arrestos según el aspecto de las personas y su vestimenta. Cincuenta años después, la ley está completamente desactualizada, pero aún existe. El estatuto tiene que desaparecer y la Legislatura del Estado de Nueva York aprobará hoy una legislación para su derogación.

Lo que hace la ley actual es permitir que la policía se enfoque en ciertas personas para arrestarlas. Permite arrestos basados ​​en la suposición estereotipada de que alguien parado en la calle lo hace con un propósito ilegal, incluso si la suposición no está basada en la evidencia. Además, permite que observaciones arbitrarias, como la vestimenta o la apariencia, sean un motivo para la detención. En los informes policiales se mencionan frases como “llevaba falda”, “saludaba a un coche” y “estaba de pie en un lugar que no es una parada de autobús o taxi” como las razones para realizar un arresto según la ley.

Esta ley ha afectado desproporcionadamente a las mujeres transgénero, en particular a las de color, por lo que a menudo se denomina esta prohibición como “caminar mientras trans” (walking while trans). Para agravar el problema del arresto discriminatorio y arbitrario, las personas transgéneros con frecuencia experimentan abusos físicos, sexuales y verbales a manos de la policía. También pueden sufrir violencia y abuso en la cárcel. Esto no es justicia: las leyes están destinadas a proteger a los ciudadanos, no a atacarlos.

En 2020, la ley apenas se aplicó, con solo 6 arrestos realizados. El estatuto, simplemente, ya no es necesario para ningún propósito legítimo. Además, existen leyes vigentes, como la ley por conducta desordenada de Nueva York, de modo que, si una persona se comporta en público de una manera que incómoda, molesta o impertinente con otros, puede ser arrestada.

Necesitamos derogar esta ley draconiana y dañina. Nadie debería tener miedo de ser arrestado simplemente por caminar por la calle con un vestido ajustado o por reunirse con amigos en público. Es una injusticia no solo para nuestras vecinas y amigas transgéneros, sino para todos los que creen que todos merecemos el derecho a la libertad, el respeto y la seguridad.

-Amy Paulin es la asambleísta estatal por el Distrito 88