Más de 75,000 residentes de NJ no han recibido beneficios extendidos por desempleo

Los habitantes de este estado del nordeste de EE.UU. no son los únicos que sufren retrasos en la llegada de los pagos

Algunos estadounidenses llevan meses esperando porque llegue su primer cheque de desempleo.
Algunos estadounidenses llevan meses esperando porque llegue su primer cheque de desempleo.
Foto: Karolina Grabowska / Getty Images

Cientos de miles de personas en Nueva Jersey esperan por sus beneficios de desempleo más de un mes después de que se supone que les llegara la ayuda.

El Departamento del Trabajo del estado contabilizó más de 75,000 residentes que experimentan retrasos, aproximadamente, el 5% de todos los solicitantes, estaban dispuestos a recibir el incentivo a principios de enero.

Aproximadamente, 200 habitantes del estado han denunciado a ABC 7 el retraso en el procesamiento de pagos.

Una de éstas es Savannah Krout, quien dijo que su familia ha tenido que tomar medidas drásticas para llegar a fin de mes.

“Nosotros estamos en el proceso de vender nuestro auto para comprar pañales para nuestra hija”, declaró Krout a la cadena.

Entre lágrimas, Kristen López, otra beneficiaria afectada por la dilación expresó: “Nosotros no sabemos cómo vamos a pagar nuestra hipoteca el 1 de febrero”.

Los denunciantes forman parte de un grupo en Facebook crítico de la gestión del Departamento.

Los ciudadanos se quejaron de que cuando llaman a la agencia para que le aclaren el estado del pago, reciben respuestas diferentes de distintos empleados.

Por su parte, la entidad local alega que el problema es de las autoridades federales y del poco tiempo que concedieron para que los estados reprogramaran sus sistemas.

Gobernador de NJ desconoce estado de los pagos

Por su parte, el gobernador de NJ, Phil Murphy, no tuvo una respuesta precisa sobre la razón del problema y cuándo sería resuelto.

A la pregunta de cuánto se pagará el dinero adeudado, declaró: “Yo espero que la respuesta sea pronto”.

De paso defendió la labor de las autoridades estatales en el suministro de los fondos.

“Pondría nuestro historial en contra de cualquier estado en este momento, incluso el año pasado durante la crisis, la crisis de COVID, o como asunto general en una 96 % de las personas que son elegibles han recibido al menos el primer pago”, indicó Murphy.

“Me gustaría hacer un seguimiento contigo y llegar al fondo de esto de nuevo, yo lo haré. Yo no estoy tratando de que alguien se sienta mejor. Si ellos no han recibido el dinero, obtendrán cada centavo que se les debe por derecho”, puntualizó el funcionario.

Un problema generalizado

La situación en NJ no es la excepción. Un reporte de NBC este miércoles revela que el problema se reporta en muchos estados.

El grupo de expertos no partidista Century Foundation estima en millones el número de personas que aún no han recibido su primer cheque por desempleo, mientras que otros recipientes han experimentado grandes retrasos.

Según explicó Andrew Stettner, investigador principal de la fundación, muchos estados están saturados de solicitudes. Mientras que en otros, los sistemas para evitar solicitudes fraudulentas se han desacelerado.

“Ha sido muy difícil y muy frustrante. Algunas personas han esperado semanas o incluso meses por sus beneficios. Es un gran problema”, señaló Stettner a la cadena.

La organización descubrió que bajo el programa se debió haber pagado $11,500 millones de dólares por semana en enero. En cambio, los pagos reales reportados por el Departamento del Tesoro para todos los beneficiarios por desempleo ascendieron a $28,700 millones a finales de enero, alrededor de $17,300 millones menos que los $46,100 millones en beneficios que se tendrían que haber pagado si todos hubieran recibido la ayuda prometida a tiempo.

El 27 de diciembre, el expresidente Donald Trump firmó la segunda ley de estímulo que autoriza 11 semanas más de desempleo adicional hasta marzo mediante los programas Asistencia de Desempleo Pandémico (PUA) y Compensación de Desempleo de Emergencia Pandémica(PEUC). Esto se suma a los $300 dólares semanales en fondos federales que ya han distribuido la mayoría de los estados que se acogieron a la orden ejecutiva que firmó Trump para la entrada en vigor de Lost Wages Assistance (LWA).