6 bebidas muy populares y cotidianas que según la ciencia causan daños severos el cuerpo

Algunas de las bebidas más comunes, esconden aterradores efectos secundarios

Cuando se trata de estar más saludables, es igual de importante cuidar lo que bebemos. Presta cuida especial con las bebidas industriales, están llenas de azúcar y calorías.
Cuando se trata de estar más saludables, es igual de importante cuidar lo que bebemos. Presta cuida especial con las bebidas industriales, están llenas de azúcar y calorías.
Foto: Fernanda Latronico / Pexels

Hoy en día todos queremos estar más saludables. Y lo más normal es que el primer paso para lograrlo sea examinar nuestros hábitos alimenticios, sin embargo lo que solemos beber podría estar causando el mismo daño al bienestar general.

En muchas ocasiones no somos tan conscientes de las bebidas que ingerimos de manera cotidiana, parece que por el simple hecho de ser bebidas solemos descartarlas como nocivas y la realidad es que existen muchas populares alternativas, que son muy altas en calorías, azucares y otras sustancias que ponen en riesgo nuestra salud. De tal modo que las bebidas pueden estar contribuyendo a un mayor riesgo de padecer enfermedades graves, como es el caso de: diabetes tipo 2, alteraciones en la presión arterial, padecimientos cardíacos, aumento de peso y debilidad en los huesos.

Con base en lo anterior nos dimos a la tarea de recopilar las 6 peores bebidas cotidianas, que pueden estar deteriorando tu salud y causando un silencioso aumento de peso ¡Sin saberlo!

1. Refrescos de color oscuro

Es bastante sabido que los refrescos no tienen nada de saludables, sin embargo a pesar de las recurrentes advertencias sobre su consumo, se ha comprobado que aunque muchas personas han reducido su ingesta de refrescos; un alto porcentaje de estadounidenses que continúan consumiendo diariamente una buena dosis de refrescos (hasta 4 latas). De tal modo que sabemos que los refrescos tienen una pésima reputación nutricional y cuando se consumen en exceso generan muchos problemas de salud y una especie de adicción. Sin embargo de manera específica se ha comprobado que los refrescos negros, pueden tener otro tipo de consecuencias no deseadas para la salud más allá de agregar calorías vacías a su dieta. La razón principal podría ser su contenido en ácido fosfórico, se cuenta con un estudio en el cual se comprueban los efectos de esta sustancia en exceso. De manera concreta se relaciona con afectaciones en los huesos ya que puede hacer que pierdan gradualmente el calcio, razón por la cual los estudios han relacionado la ingesta de refrescos con una menor densidad mineral ósea y un mayor riesgo de fracturas.

coca cola gaseosa refresco
Coca cola./Foto: Shutterstock

2. Seltzers con Sodio

Probablemente una de las bebidas más de moda y candentes en la actualidad son los seltzers, que llegaron para llenar de frescura, colores y diversos sabores. Es cierto que las versiones de seltzers sin sabor contienen un bajo aporte calórico, sin embargo se recomienda tener especial cuido con su contenido en sodio. El exceso de sodio puede tener consecuencias graves consecuencias para la salud, ya que es un nutriente que en exceso se relaciona con un aumento en el riesgo de hipertensión y accidente cerebrovascular. La mejor recomendación es siempre revisar las etiquetas nutricionales y elegir aquellas opciones bajas en sodio o mejor aún sin sodio. 

Agua mineral
Seltzer de fresa. /Foto: Pixabay

3. Jugos de fruta 

En los últimos meses diversas tendencias de nutrición han recomendado el consumo de ciertos jugos naturales, que brillan por sus propiedades para depurar el organismo y potenciar la pérdida de peso. Sin embargo es muy importante que estos jugos se elaboren con la combinación correcta de ingredientes, es decir una buena mezcla de frutas, especias antiinflamatorias y vegetales de hoja verde. Es importante tener en cuenta que el hecho de una bebida tenga la palabra “fruta” en el nombre no significa que el jugo que estemos bebiendo sea saludable. Lo que sucede con los jugos de fruta industriales, es que suelen ser muy altos en calorías y azúcares. De tal modo que beber de manera recurrente estos jugos es consumir azúcar pura, la cual evita la mayor parte del proceso digestivo y se absorbe directamente en el torrente sanguíneo, esto se relaciona significativamente con un mayor riesgo de sufrir picos de azúcar en la sangre y provoca resistencia a la insulina. 

Jugos
Jugos de fruta. /Foto: Silviarita/Pixabay

4. Tés helados comerciales

No queremos que este punto se mal entienda, sobre todo cuando el té es considerado la bebida más saludable del planeta. En sus versiones naturales y sin azúcar, es una bebida que está llena de propiedades medicinales y es una de las mejores fuentes de antioxidantes, relaja al sistema digestivo, promueve la eliminación de toxinas y potencia el adelgazamiento. Sin embargo, el té dulce embotellado, que con frecuencia adquirimos en cualquier esquina contiene grandes cantidades de azúcar y cafeína, puede tener efectos muy perjudiciales para la salud. Es por ello que aquellas personas que suelen beber demasiado [té dulce], pueden padecer de recurrentes dolores de cabeza y problemas para dormir. Además de las grandes cantidades de azúcar que se encuentran en el té dulce, que pueden conducir a un aumento de peso y aumentar el riesgo de diabetes tipo 2. Según un artículo de 2015 publicado en el New England Journal of Medicine encontró que beber una gran cantidad de té helado negro comercial, puede contribuir a la insuficiencia renal debido al consumo excesivo de oxalato, un ácido orgánico. 

Té helado
Té helado. /Foto: Pixabay

5. Bebidas de café 

Claro el café es un ejemplo bastante similar al té, en sus versiones naturales y sin aditivos de cualquier tipo, se trata de una bebida poderosa en antioxidantes que se asocia con magníficos beneficios para la salud. Sin embargo no todas las versiones de café son iguales, aquellas versiones embotelladas o esas delicias dulces que venden en las cafeterías más famosas, aportan muchas calorías, grasas saturadas y claro, azúcar ¡Mucha! Más claro imposible: Un frappuccino de caramelo grande puede tener alrededor de 500 calorías en sí mismo. Por lo tanto, en una simple bebida estarás aportando calorías adicionales, que no solo se derivan en alteraciones de peso, desequilibran los niveles de azúcar en la sangre y son altamente adictivas. Lo mejor que puedes hacer es consumirlas únicamente en ocasiones especiales, el tamaño pequeño y verlas como un postre, nunca como café. 

Café frío
Café frío. /Foto: Pixabay

6. Bebidas energizantes

Aunque no lo creas aún existen muchas personas que suelen ingerir bebidas energetizantes, como parte de su día a día para tener “más energía” o reponerse ante el cansancio. Si bien las bebidas energéticas pueden proporcionar un estímulo cuando nos sentimos lentos, su alto contenido de cafeína en realidad puede empeorar la fatiga y causa afecciones de salud a largo plazo. Además su consumo recurrente puede afectar negativamente el sueño, la cafeína “también inhibe la producción de colágeno en la piel, lo que lleva a un envejecimiento cutáneo prematuro con más arrugas. Además son un letal enemigo de la salud cardiovascular, causan hipertensión y deterioran el funcionamiento del corazón. 

Bebidas energéticas. /Foto: Shutterstock