Qué sucede en la salud intestinal al dejar de beber alcohol, según un experto gastroenterólogo

Un excesivo consumo de alcohol, deteriora significativamente la salud digestiva, intestinal y el microbioma

La salud intestinal se relaciona con el funcionamiento de absolutamente todo el organismo. Es clave en un sistema inmune fuerte, en la prevención de enfermedades y en la pérdida de peso.
La salud intestinal se relaciona con el funcionamiento de absolutamente todo el organismo. Es clave en un sistema inmune fuerte, en la prevención de enfermedades y en la pérdida de peso.
Foto: Foto de Helena Lopes en Pexels / Pixabay

Es un hecho que la pandemia por COVID-19 se ha derivado en un aumento en el consumo de alcohol. De tal modo que diversas encuestas han reportado un aumento considerable en las ventas de alcohol en línea y también numerosos estudios hablan sobre el tema. Si bien es un tema complejo que se basa en los hábitos de cada persona, se ha comprobado que en muchos casos una mayor ingesta de alcohol se relaciona con el estado emocional y los niveles de estrés. Y es por ello que como parte de los propósitos de año nuevo, muchas personas han decidido, darle un descanso a su consumo de alcohol.

Si te encuentras en ese momento en el cual tomaste la decisión de dejar el alcohol por un rato, primero que nada ¡Felicidades! Darte un descanso es una buena medida para depurar al organismo, bajar de peso e inclusive para crear nuevos hábitos y costumbres. Lo mejor de todo es que al dejar el alcohol estarás beneficiando tu estado de salud general en diversos aspectos, de tal modo que rápidamente podrás notarás cambios significativos como una piel radiante, mejor calidad de sueño, mayores niveles de energía y un óptimo estado de ánimo. Solo por mencionar algunos.

Sin embargo existe una ventaja particularmente importante, es muy fácil notar una mejor digestión que se manifiesta a través de diferentes bondades, de las que hablaremos más adelante. Lo primero que debes saber es que la conexión entre el alcohol y la salud intestinal, es contundente. Recientemente el reconocido especialista Niket Sonpal, médico internista y gastroenterólogo con sede en Nueva York, habló al respecto para la revista Well + Good. “Por muy divertido que sea el alcohol, tiene su parte de efectos negativos para la salud, especialmente para el estómago y el esófago”. De tal modo que ingerir alcohol en forma excesiva, puede provocar gastritis o inflamación del estómago, lo que provoca acidez, reflujo ácido y, a veces, daño esofágico a largo plazo.

Ahora bien, en lo que respecta a la salud intestinal resulta sorprendente la estrecha relación. Una vez que el alcohol sale del estómago y se metaboliza, llega al intestino delgado y es en este punto cuando el alcohol puede dañar el revestimiento conocido como vellosidades, lo que dificulta la absorción de ciertos nutrientes y, al mismo tiempo, elimina las bacterias buenas y malas que habitan en el intestino de manera natural. Lo cierto es que las bacterias malas tienden a crecer más, por lo que eventualmente las personas que consumen alcohol recurrentemente terminan teniendo desajustes en el microbioma. Además el alcohol provoca deshidratación, que suele relacionarse con estreñimiento.

El organismo humano está lleno de billones de bacterias, virus y hongos. Los cuales se conocen colectivamente como microbioma. Si bien algunas bacterias están asociadas con enfermedades, otras son en realidad extremadamente importantes para el sistema inmunológico, corazón, peso corporal y muchos otros aspectos de la salud. Es por ello que un microbioma saludable, es la llave de la buena salud.

La buena noticia es que revertir cualquier condición digestiva y afectación en el microbioma, es posible dejando el alcohol por un período, no tiene que ser definitivo. Según las declaraciones de el Dr.Sonpal, el estómago es un órgano resistente que se recupera con bastante rapidez. De tal modo que en tan solo pocas semanas de evitar el alcohol, la gastritis sanará. También se han comprobado extraordinarios beneficios para mejorar las úlceras ya que el alcohol interfiere directamente con su curación.

Complementario a ello, los especialistas en medicina recomiendan optar por la suplementación con prebióticos y probióticos, es un sencillo hábito que potenciará la recuperación del microbioma intestinal. Otra de las grandes genialidades de dejar el alcohol, es que de manera natural comenzamos a generar otros hábitos y un estilo de vida más saludable.

En lo que respecta a la alimentación, es importante integrar el consumo de otros líquidos naturales y saludables. Apuesta por una mayor ingesta de agua natural para acelerar el proceso de depuración. Complementa con jugos y licuados elaborados con frutas y verduras frescas, son el aliado perfecto para promover la hidratación y aumentan el consumo de fibra. Las infusiones herbales y de especias medicinales, también resultan maravillosas y se asocian con otros beneficios terapéuticos.

Lo cierto es que darnos un descanso del alcohol, nos hará sentir increíblemente bien y sin lugar a dudas abre la puerta para ser más cautelosos con su consumo a largo plazo. Finalmente un sistema digestivo saludable, se conecta en infinitas formas con el funcionamiento cerebral, la inmunidad, el peso corporal e inclusive el estado de ánimo. ¿Cómo conservar los beneficios a largo plazo? Aprende a conocer tus límites, limita la ingesta de bebidas alcohólicas a ocasiones especiales y nunca olvides la palabra clave: moderación.