Hallan muerta a la modelo Kasia Lendhardt, exnovia del futbolista Jerome Boateng

La maniquí de origen polaco tenía 25 años

Luto.
Luto.
Foto: Cortesía

La policía de Berlín ha confirmado este miércoles que el cuerpo sin vida de la modelo Kasia Lendhardt, conocida por su participación en un programa de telerrealidad en 2012 y, sobre todo, por ser la novia del futbolista Jerome Boateng hasta literalmente la semana pasada, fue hallado en su piso de la capital alemana en la noche de ayer martes. La investigación que, sobre tan sorprendente deceso, han iniciado las autoridades alemanas descarta de momento la posibilidad de que la joven de 25 años haya sido asesinada.

La maniquí de origen polaco y la estrella del Bayern de Múnich, quien acaba de abandonar la concentración de su equipo en Catar para regresar cuanto antes a Alemania, mantuvieron una azarosa relación sentimental durante los últimos quince meses que -especialmente en su tramo final- se vio marcada por toda clase de noticias que hacían referencia a profundas desavenencias e incluso sonadas discusiones. El detonante que motivó la ruptura el pasado 2 de febrero, como desveló el propio deportista, residía en el aparatoso accidente de tráfico que sufrió Kasia al conducir un potente Mini, propiedad del jugador, bajo los efectos del alcohol.

Una vez confirmada su separación, Kasia aseguró que hablaría largo y tendido del supuesto lado oscuro de su expareja cuando estuviera preparada para hacerlo, aunque no dudó en calificar al alemán de “demonio” a modo de adelanto del retrato tan poco favorecedor que se disponía a ofrecer sobre él, en el que tendrían cabida acusaciones de “infidelidad” constante y demás “mentiras” vertidas por Boateng en el marco de su romance.

El defensa germano, por su parte, respondió públicamente con unas declaraciones en las que recriminaba a Kasia sus intentos de “arruinar” su vida familiar y profesional con falsedades e inexactitudes acerca de su tiempo juntos, además de aprovechar la ocasión para disculparse con sus seres queridos y con su anterior pareja, madre de sus dos hijos, por el impacto tan negativo que tuvo en ellos su ya extinto noviazgo con la modelo.

“Tengo que asumir mi responsabilidad y cuidar los intereses de mi familia, disculpándome con todos aquellos que he lastimado, especialmente con mi exnovia Rebecca y nuestros hijos. A menudo [Kasia] me amenazaba con destruirme, con arruinar mi carrera y hacer que perdiera a mis hijos”, explicaba el futbolista de 32 años.