Trump enfurece con sus abogados por sus discursos de apertura contra ‘impeachment’

El exmandatario teme ser acusado en una corte penal

El presidente Trump no está muy contento con la defensa de sus abogados.
El presidente Trump no está muy contento con la defensa de sus abogados.
Foto: EFE

El expresidente Donald Trump está furioso con las primeras intervenciones de sus abogados en el juicio político en su contra.

El mandatario está especialmente resentido con el discurso del abogado Bruce Castor, quien reconoció que los gerentes de la Cámara de Representantes, quienes son la parte acusadora, hicieron una presentación “bien hecha”, sobre el cargo de “inicitación a la insurrección” en contra del republicano.

“Trump se había estado preparando para una defensa mucho menos exitosa que la de su primer juicio político, pero se sorprendió por momentos al escuchar algunos de los argumentos, específicamente cómo Bruce Castor elogió la presentación de los gerentes de juicio político de la Cámara”, publicó la reportera Katherine Faulders, de ABC News.

En tanto, el periodista Jim Acosta, de CNN, indicó que el exmandatario teme ser acusado en un tribunal penal y reconoció la “desordenada” apertura de la defensa del republicano.

“Un asesor del equipo de Trump fue sincero sobre el desordenado día de apertura del equipo de juicio político del expresidente”, tuiteó Acosta. “El asesor dijo que Trump podría estar en grave peligro si es acusado en un tribunal penal: ‘Trump está jodido si alguien lo acusa. Nadie quiere trabajar con él'”.

En un reporte ampliado de CNN se indica que “Trump casi estaba gritando” mientras avanzaba el discurso de Castor, quien dijo a los acusadores que si tenían pruebas en contra del exmandatario podría haber sido detenido apenas salió de la Casa Blanca.

El Senado votó 56-44 confirmando que el juicio político es constitucional, por lo que el proceso continuará ester miércoles con la apertura de argumentos.

Dos fuentes cercanas a Trump dijeron a la televisora que el exmandatario se mantendrá oculto hasta el final del juicio, pero realiza reuniones con sus asesores sobre cómo resurgir y ayudar a los republicanos en las elecciones intermedias.