Arranca ‘impeachment’ a Trump con video sobre toma violenta del Capitolio

Las imágenes muestran cómo el exmandatario "incitó a la insurrección"

El Senado realiza juicio político al expresidente Donald Trump.
El Senado realiza juicio político al expresidente Donald Trump.
Foto: Brent Stirton / Getty Images

Con un video sobre la invasión violenta al Capitolio, donde murieron cinco personas, el Senado comenzó el juicio político al expresidente Donald Trump que durará al menos dos semanas.

Tras cuatro horas de presentación del caso, por parte de acusadores y defensa, los senadores aprobaron con 56 votos a favor que el proceso de ‘impeachment’ continúe, al considerar que es constitucional.

A los demócratas se unieron seis republicanos: Bill Cassidy (Lousiana), Susan Collins (Maine), Lisa Murkowski (Alaska), Mitt Romney (Utah), Ben Sasse (Nebraska) y Pat Toomey (Pensilvania).

El exmandatario es acusado de “incitación a la insurrección” por el ataque al Capitolio, por lo que el video integra parte de su discurso en el mitin, pero se intercalan imágenes con el incremento de violencia de los seguidores MAGA.

También se integró parte del discurso del entonces líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell (Kentucky), quien reconoció que el expresidente Trump “difundió teorías de conspiración” tras perdes la elección del 3 de noviembre.

El el representante Jamie Raskin (Maryland), quien funge como el principal “fiscal” de la Cámara, introdujo las imágenes que forman parte de los argumentos en contra del expresidente, a quien se le escucha decir “luchamos como el infierno” y luego: “Vamos al Capitolio”.

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer (Nueva York), dio a conocer este lunes las reglas que regirán el proceso, donde la parte acusadora, es decir representantes de la Cámara, y la defensa del expresidente Trump, deberían hablar sobre la constitucionalidad del juicio.

El representante Raskin criticó a la defensa del presidente Trump por pretender que el Senado no puede realizar el proceso de ‘impeachment’. Dijo que con ello se corría el riesgo de permitir que el 6 de enero, fecha de la invasión, se convirtiera en “el futuro” de los EE.UU.

“Quieren cancelar el juicio antes de que se presenten pruebas”, lamentó Riskin. “Su argumento es que si comete un delito imputable en las últimas semanas en el cargo, lo hace con impunidad constitucional. Se sale con la suya”.

Joe Neguse (Colorado), otros de los fiscales o gerentes de la Cámara, quienes se encargan de presentar el caso contra el expresidente, hablo de lo que experimentó el día del ataque, pero enfatizó que Trump no podía “incitar a la insurrección” e irse.

“Lo que experimentamos ese día, lo que nuestro país experimentó ese día, es la peor pesadilla de los redactores hecha realidad… Los presidentes no pueden incitar a la insurrección en sus últimas semanas y luego marcharse como si nada”, consideró.

La defensa

El expresidente Trump es representado por Bruce Castor Jr.David Schoen y Michael van der Veen, aunque no todos han hablado, pero el primero –como abogado principal– señaló que los demócratas quieren bloquear al exmandatario para como “un futuro rival”.

Argumentó que si el exmandatario hubiera cometido algún delito, aunque fuera menor, ya se habría procedido penalmente en su contra.

“Después de que él dejó el cargo, vayan y arréstenlo”, dijo Castor, quien dijo que incluso el exmandatario no ha sido llamado co-conspirador del asalto al Capitolio. Enfatizó que se trata de una revancha política.

“Estamos realmente aquí porque la mayoría en la Cámara de Representantes no quiere enfrentar a Donald Trump como un rival político en el futuro”, afirmó Castor en referencia al objetivo de los demócratas de bloquear al republicano de competir en 2024. “Esa es la verdadera razón por la que estamos aquí, y por eso tienen que superar el obstáculo jurisdiccional, que no pueden superar”.

Desestimó el argumento de la parte acusadora de que el expresidente Trump “incitó” a la turba a invadir el Capitolio con su discurso previo el 6 de enero.

“No podemos sugerir que castiguemos a la gente por el discurso político en este país y que la gente vaya y cometa actos ilegales como resultado de sus creencias, y crucen la línea”, consideró Castor.

El abogado Schoen se refirió a la necesidad de que el país “sane”, pero consideró que el juicio político al expresidente Trump no ayudará a ello, luego acusó a los demócratas de desoyer a los 74 millones de electores que votaron por el republicano.

“Yo digo que nuestra nación no puede sanarse con eso”, expresó. “Muchos estadounidenses ven este proceso exactamente como es: una oportunidad para un grupo de políticos partidistas que buscan eliminar a Donald Trump de la escena política estadounidense y que buscan privar de sus derechos a más de 74 millones de votantes estadounidenses”.

Qué sigue

El miércoles inicia el proceso, el cual contempla hasta 16 horas para cada una de las partes para exponer su caso.

Habrá un periodo de preguntas de lo senadores, para lo cual se destinarán cuatro horas como máximo; habrá un debate de dos horas divididas equitativamente para el posible llamado de testigos y la presentación de documentos.

“Si se citan testigos o documentos, ambas partes podrán deponer testigos y realizar un cuestionamiento apropiado”, se indica en las reglas. “En ese caso, las disposiciones específicas para la realización de las deposiciones y el testimonio de testigos en el Senado, si así lo ordena el Senado, se incluirán en una resolución posterior”.

El experto Jesse Lee dijo a este diario que los senadores podrían llamar a policías del Capitolio que enfrentaron a la turba violenta, así como a oficiales estatales de elecciones, si se busca abordar las acusaciones infundadas del expresidente sobre el fraude electoral.

Los alegatos finales tendrán duración máxima de cuatro horas divididas en forma equitativa; habrá un tiempo de deliberación entre senadores antes de emitir su voto.

Biden descarta seguirlo

El presidente Joe Biden dijo que no seguirá el proceso de juicio político al expresidente Trump, pero su postura fue discreta, señalando que está enfocado en su trabajo, además de que el Senado hará una buena labor.

“El Senado tiene su trabajo. Está a punto de empezar. Estoy seguro de que lo harán adecuadamente. Y eso es todo lo que voy a tener que decir sobre el juicio político”, dijo el mandatario cuestionado por periodistas en la Casa Blanca.

Agregó que su prioridad es la batalla contra COVID-19 y la recuperación económica.

“Tengo un trabajo. Mi trabajo es mantenerlo; ya hemos perdido más de 450,000 personas y vamos a perder muchas más si no actuamos y actuamos con decisión y rapidez”, expresó.