¿Cuántos productos lácteos puedes comer en una dieta mediterránea?

La dieta mediterránea es una valiosa herencia cultural, de inmensa flexibilidad. Descubre su propuesta entorno al consumo de lácteos

La dieta mediterránea propone priorizar el consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y lácteos moderados.
La dieta mediterránea propone priorizar el consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y lácteos moderados.
Foto: Foto de Jennifer Murray en Pexels / Pexels

No existen dudas: la dieta mediterránea, sigue siendo clasificada como la mejor y más saludable pauta alimenticia. Lo cierto es que va mucho más allá de ser una “dieta de moda”, se trata de una valiosa herencia cultural que representa un estilo de vida que se caracteriza por reunir maravillosas costumbres, tradiciones, celebraciones, recetas y productos típicos. Y es por ello considerada una de las opciones más sostenibles y equilibradas. Entre sus puntos clave se destaca como una alternativa de dieta, en la que se pueden incluir algunos lácteos con moderación.

Entre los aspectos que la hacen tan popular, se encuentra su inmensa flexibilidad. Lo cual la hace muy realizable y poco restrictiva, de tal manera que no será necesario eliminar los carbohidratos o evitar los alimentos grasos por completo; en cambio, esta forma de comer implica muchas frutas y verduras, junto con opciones saludables de los otros grupos de alimentos. No en vano se ha posicionado por cuarto año consecutivo como la mejor dieta del año, y esto se relaciona en gran parte con su versatilidad y también con sus potenciales cualidades para perder peso y beneficiar al corazón y el cerebro.

Si bien es un estilo de alimentación relacionado con grandes bondades, para muchos se trata más bien de una guía básica de alimentación, más que una dieta en sí. Y para algunas personas este plan de alimentación relativamente poco estricto, despierta varias dudas sobre el consumo de algunos alimentos. Tal es el caso puntual de los lácteos. 

Lo cierto es que el consumo de lácteos en la dieta mediterránea deberá ser cauteloso, sobre todo en comparación con la dieta occidental en la cual se incluyen la leche, el queso y el yogurt, como grupo principal de alimentos. Adicionalmente se cuenta con referencias interesantes como es el caso del Plan de Alimentación mediterráneo Saludable para el Corazón de Clínica Mayo, en el cual se enfatiza que se puede “disfrutar de algunos lácteos.” Y con esto hacen énfasis en el consumo de productos lácteos como el yogurt griego bajo en grasa y una variedad de quesos.

Así que si te interesa iniciar con este estilo de alimentación, es importante que sepas cómo elegir productos lácteos saludables que se ajusten a una dieta mediterránea. Así que aquí van algunos consejos basados en la experiencia de reconocidos nutricionistas, para integrar en en tu dieta diaria las mejores fuentes de lácteos. 

  • Apuesta por elegir productos lácteos de la región mediterránea: Es decir selecciona los productos lácteos autóctonos de la región mediterránea. Entre los más populares se encuentran; el yogurt griego y el queso feta. Están llenos de nutrientes y se ajustan perfecto a todo tipo de alimentos.
  • Los mejores quesos: Otras alternativas de quesos relativamente saludables de la región, son el manchego, el parmesano y el brie. Recuerda que los quesos más duros tienden a tener más proteínas y menos grasas, por lo que el parmesano puede ser una opción más saludable que el brie. El queso parmesano también es rico en vitaminas y minerales, y en realidad no tiene lactosa. El secreto siempre estará en la porción.
  • El mejor yogurt: Apuesta siempre por el yogurt griego, en sus presentaciones que se distingan por un mayor contenido en proteína. Es una gran fuente de nutrientes contiene mucha vitamina B12 y calcio, que ayudan con la función cerebral y el crecimiento óseo, respectivamente. También es rico en probióticos o bacterias buenas que pueden beneficiar el funcionamiento digestivo e inmunológico.
  • La importancia de las porciones: Las bases de la dieta mediterránea promueven un consumo controlado de lácteos, se recomienda limitarlos a 2 tazas al día. Apuesta por una porción de yogurt por las mañanas y utiliza los quesos como un complemento en todo tipo de platillos ricos en frutas, verduras, granos integrales y mariscos.