Administración Biden ayudará a inmigrantes enviados a México, pero pide a otros evitar viaje

Autoridades procesarán casos bajo el programa Permanecer en México

Administración Biden ayudará a inmigrantes enviados a México, pero pide a otros evitar viaje
El secretario Alejandro Mayorkas enfrenta uno de sus primeros retos con el programa Permanecer en México.
Foto: GUILLERMO ARIAS / AFP / Getty Images

En una coordinación no especificada con el Gobierno mexicano, la administración del presidente Joe Biden comenzará a procesar peticiones de asilo de inmigrantes bajo el Protocolo de Protección al Migrante (MPP, por su siglas en inglés), mejor conocido como Permanecer en México.

Sin embargo, oficiales de la Administración Biden pidieron a otros inmigrantes fuera de ese programa evitar intentar su ingreso a Estados Unidos, aunado a que los peticionarios de asilo serán informados a través de distintos canales –y en coordinación con organizaciones civiles y de abogados– sobre los procesos a seguir.

La medida, dijeron tres funcionarios de la Administración Biden en una llamada con periodistas, forma parte de las órdenes ejecutivas que el mandatario ha firmado para modificar los procesos migratorios, incluidos las peticiones de asilo.

El plan se implementará a partir del 19 de febrero, cuando el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) arranque la fase uno con la cual se busca “restaurar el procesamiento seguro y ordenado en la frontera suroeste”, indicaron autoridades.

Se estima que unas 25,000 personas con casos activos serán procesadas en un periodo no determinado, aunque otros informes de organizaciones civiles indican que son más de 60,000 los inmigrantes enviados a México bajo el programa implementado por la Administración Trump.

“Esta última acción es otro paso en nuestro compromiso de reformar las políticas de inmigración que no se alinean con los valores de nuestra nación”, indicó el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas en un reporte posterior a la llamada con reporteros. “Sin embargo, especialmente en la frontera, donde las limitaciones de capacidad siguen siendo graves, los cambios llevarán tiempo”.

Tanto el secretario Mayorkas como los funcionarios que dieron más información sobre el plan pidieron a los inmigrantes registrados bajo este programa no acercarse a la frontera, sino hacerlo tras pasar un proceso de registro y recibir instrucciones precisas, además de advertir a otros extranjeros evitar un viaje inseguro e intentar ingresar si papales a EE.UU.

“Debido a la pandemia actual, las restricciones en la frontera siguen vigentes y se harán cumplir”, advirtió el secretario Mayorkas.

A quién aplica exactamente

Los funcionarios indicaron que el plan del DHS, en coordinación con el DHS, el Departamento de Estado y el Departamento de Justicia está enfocado a las personas que fueron devueltas a México bajo el programa MPP y tienen casos pendientes ante la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR).

“Las personas fuera de los Estados Unidos que no fueron devueltas a México bajo el MPP o que no tienen casos judiciales de inmigración activos no serán consideradas para participar en este programa y deben esperar más instrucciones”, advirtió la Administración Biden.

Se enfatizó que los inmigrantes bajo MPP, pero que están en Estados Unidos, recibirán información por separado.

Los funcionarios enfatizaron que este programa no es un “llamado” o una “interpretación” a otras personas a que migren como indocumentados a Estados Unidos.

“Este anuncio no debe interpretarse como una oportunidad para que las personas migren de manera irregular a Estados Unidos”, adelantaron.

De hecho, aquellos inmigrantes con MPP serán informados y orientados de tal forma que solamente “podrán podrán ingresar a través de los puertos de entrada designados en horarios designados”, advirtieron los funcionarios.

Habrá un sistema de registro en forma remota, pero la Administración Biden insistió en que se seguirán cumpliendo las leyes migratorias y la seguridad en la frontera.

Las personas que ingresen a EE.UU. bajo el nuevo programa serán integradas a un sistema de rastreo de sus casos y ubicación.

¿México ayudará?

A pregunta expresa de este diario, aunque sin precisar cómo, los funcionarios de la Administración Biden afirmaron que el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador colabora en el proceso.

“Hemos trabajado con el Gobierno mexicano muy de cerca, yo creo que es muy importante, porque el Gobierno mexicano colabora obviamente con organizaciones internacionales… ellos saben cuáles son las condiciones, las distintas ubicaciones a lo largo de la frontera y ellos han intentado… implementar este programa”, dijo una funcionaria de la Administración Biden, enfarizando que hay una relación “muy cercana” con el Estado mexicano.

¿Y las pruebas de COVID-19?

La Administración Biden adelantó que en el proceso a iniciarse se tomarán “todas las precauciones de seguridad necesarias”, bajo las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), incluidas el uso de máscaras y el distanciamiento social, además de un examen de COVID-19.

“Las pruebas de COVID serán implementadas por organizaciones internacionales”, indicó una de las funcionaria, aunque el plan será apoyado financieramente por el Gobierno de los EE.UU.